Magüi Mira: “El teatro nos ayuda a comprender el mundo”

Con años de experiencia sobre las tablas y muchas banderas aún que defender, Magüi Mira se pone al frente de ‘Festen’, obra que plasma una sociedad clasista y cruel que verá cómo se tambalean sus cimientos. Un mensaje de lucha y libertad que Mira defiende a capa y espada.

POR: Daniel Ródenas Muñoz

Con una trayectoria desbordada de trabajos como actriz y directora, Magüi Mira se une al Centro Dramático Nacional para estrenar en el Teatro Valle-Inclán la obra Festen. El texto de Thomas Vinterberg y Mogens Rukov fue llevado al cine en el año 1998 (Celebración), dando como resultado una desgarradora cinta sobre el abuso de menores, que recibió numerosos premios y una gran acogida por parte de la crítica internacional. Pionera en el movimiento cinematográfico Dogma, ideado por los directores Lars Von Trier y el propio Vinterberg, la película se adapta ahora en Madrid a las tablas bajo la batuta de Mira, que mueve los hilos de un reparto de renombre encabezado por Roberto Álvarez y Carmen Conesa. Con años de experiencia a sus espaldas y unos ideales muy bien forjados, Magüi Mira necesita seguir mostrando la luz en una triste realidad que a veces supera la ficción. 

SHANGAY ⇒ Con una trayectoria tan rica y variada, ¿cómo afrontas nuevos proyectos como Festen?
MAGÜI MIRA ⇒ A medida que voy creciendo como profesional y voy alimentándome de cada proyecto, soy más consciente de las responsabilidades que tengo como directora. Al principio quizá hacía las cosas por intuición, ahora sé todo lo que está en mi mano, y eso da vértigo. Sin embargo, al ser capaz de ver ese paisaje y conocer mis limitaciones, he aprendido también a priorizar en el trabajo, y por tanto a estar más tranquila.

SHANGAY ⇒ ¿Qué te hizo ponerte al frente de la obra?
MAGÜI MIRA ⇒ Cuando vi la película me impactó por la brutalidad de su historia y la belleza con la que está contada, porque te pone delante el abuso de un padre a sus propios hijos, algo que ni los medios de comunicación nos suelen enseñar. Una de las razones por las que quise contar la historia de Festen es porque, a la par que aparece un agujero negro de putrefacción en el texto, también surge una luz blanca y limpia que lucha por un mundo justo y que acaba consiguiéndolo.

SHANGAY ⇒ A pesar de no ser un texto actual, los problemas que se tratan en la obra están, lamentablemente, a la orden del día...
MAGÜI MIRA ⇒ A medida que voy creciendo como profesional y voy alimentándome de cada proyecto, soy más consciente de las responsabilidades que tengo como directora. Al principio quizá hacía las cosas por intuición, ahora sé todo lo que está en mi mano, y eso da vértigo. Sin embargo, al ser capaz de ver ese paisaje y conocer mis limitaciones, he aprendido también a priorizar en el trabajo, y por tanto a estar más tranquila.


“Si cuento con un buen equipo, el teatro me empodera”


 

SHANGAY ⇒ ¿Crees en el teatro como un instrumento de denuncia social?
MAGÜI MIRA ⇒ No creo que el teatro cambie el mundo, pero sí nos ayuda a comprenderlo. En Festen hablamos de un sistema clasista y opresor, análogo de otros que tachan la figura de la mujer, la inmigración o la homosexualidad, y considero que es una realidad que necesitamos mostrar al público para que reflexione. 

SHANGAY ⇒ ¿El teatro te hace más valiente?
MAGÜI MIRA ⇒ El teatro consigue que lo que comunico alcance un lugar infinitamente mayor que lo que cuento fuera de él. Si además cuento con un equipo técnico y artístico que me apoya, esa capacidad se multiplica y puedo alcanzar a muchísimas más personas. Y eso me empodera.

SHANGAY ⇒ A la hora de contar una historia, ¿te sientes más cómoda como directora o como intérprete?
MAGÜI MIRA ⇒ Son dos cosas que no tienen nada que ver. Ahora que dirijo Festen he contado los ensayos que me quedaban porque para mí es una tragedia dejar de ensayar. Me gustaría interpretar a todos y cada uno de los personajes de la obra, porque no voy a saber lo que ellos sienten en contacto con el público. Así que no puedo decantarme por ninguna, amo las dos facetas, aportan energías muy distintas.

SHANGAY ⇒ ¿Nunca te has planteado dirigir en el cine?
MAGÜI MIRA ⇒ Es otro formato distinto en el que yo no estoy preparada técnicamente para entrar. Como actriz he hecho cosas, pero como directora aún no me atrevo.

SHANGAY ⇒ Hace unos meses fuiste galardonada con la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes. ¿Cómo has vivido esta recompensa a tu trabajo?
MAGÜI MIRA ⇒ Para mí ha sido todo un honor. Es un reconocimiento que otorga el Estado y tiene un significado especial. Soy una mujer de izquierdas, republicana y con una manera muy ‘anarquista’ de vivir la vida, y me siento orgullosa de ser española y de que mi país valore mi trabajo en un momento en el que estamos a la deriva sin encontrar nuestro sitio. Todo ello sin despreciar otros galardones que he recibido.

SHANGAY ⇒ Tras décadas de trabajo, ¿qué te queda por hacer?
MAGÜI MIRA ⇒ Me queda seguir respetándome a mí misma para poder respetar a los demás y continuar trabajando. Aún quiero contar muchas cosas. Tengo 72 años, y lo digo como algo positivo, no quiero parar de enfrentarme a nuevos proyectos. Reivindico que las personas mayores puedan aportar muchas ideas a la sociedad sin que sean apartadas. Defiendo la libertad a cualquier edad.

 


LA OBRA FESTEN SE REPRESENTA EN EL TEATRO VALLE-INCLÁN DEL CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL EN MADRID HASTA EL 9 DE ABRIL.