Manu Arregui: “Todos los tipos de amaneramiento son positivos”

Interesado desde siempre por el movimiento coreografiado y todo lo que se sitúa fuera de las normas –de lo trans a lo cursi– , Manu Arregui centra su aguda mirada en esa hoy tan polémica pluma: analiza biométricamente en su nueva exposición en Madrid el movimiento amanerado para darnos sus claves físicas y, de paso, lo convierte en un canon universal de otra belleza posible.

POR: Guillermo Espinosa

Ejercicios de medición sobre el movimiento amanerado del cuerpo.

 

SHANGAY ⇒ ¿Cómo se te ocurrió la idea de estos "Ejercicios de Medición sobre el Movimiento Amanerado"?
MANU ARREGUI ⇒ En una confluencia de referencias estéticas, como los estudios fotográficos de Eadweard Muybridge y las acciones de las performances de los 70, con un interés por los avances tecnológicos como la captura de movimiento digital y su aplicación fuera de la industria del entretenimiento.

SHANGAY ⇒ ¿Qué es para ti el movimiento amanerado? ¿Qué poder tiene?
MANU ARREGUI ⇒ Un movimiento masculino es recto y enérgico, y contiene desplazamientos grandes y cortados que se oponen a los ondulantes, suaves, vacilantes y pequeños. El principio que guía el mantenimiento de una imagen masculina es que un hombre debe permanecer fijo. Dentro de la estructura normativa del orden de los géneros, los movimientos femeninos serían curvos y flexibles, implicando una predisposición escasa a la agresividad o resistencia y comunicando ‘aproximabilidad’, dulzura o sumisión, condiciones que garantizan la continuidad de la hegemonía del hombre dentro de las áreas dominantes de poder. Creo que somos pocos los que consideramos esa forma de expresividad como una cualidad cuando se da en un hombre, fuera de ámbitos muy determinados es un estigma.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo vives ahora la polémica sobre la pluma? ¿Qué piensas de esos gays que la critican o que, por ejemplo en sus perfiles sexuales online, especifican su rechazo?
MANU ARREGUI ⇒ Creo que revelan un problema estructural de la sociedad machista. Es inexcusable que se dé ese rechazo dentro del colectivo, pero no podemos culpar más a los gays que a los que no lo son por tener este comportamiento homófobo cuando todo lo que ocurre fuera de Grindr es aún peor. Es como censurar a una mujer más que a un hombre por el mismo comportamiento misógino.

SHANGAY ⇒ ¿Exagerar la pluma es una formula para poner en su sitio a los todos los que tratan de estigmatizarla?
MANU ARREGUI ⇒ Hay muchos tipos de amaneramiento y muchas fórmulas para hacerse respetar, y creo que todas son positivas. Lo triste es elegir adecuar tu comportamiento a un patrón restringiendo todas las posibilidades de inventar y desarrollar tu vocabulario gestual.


"Es inexcusable que dentro del colectivo gay se dé ese rechazo a la pluma, sobre todo en apps. Aunque lo que ocurre fuera de Grindr es aún peor"


SHANGAY ⇒ Has huido en este vídeo deliberadamente de la canonización del yogurín o el efebo. Estos movimientos amanerados los realizan personas desnudas de todas las edades. ¿Es esto también un posicionamiento político hoy?
MANU ARREGUI ⇒ Sí. En estos trabajos estaba muy interesado en que la diversidad morfológica y de edades estuviera representada. Ha sido complicado porque los bailarines o performers en activo son jóvenes y están en forma, y las personas con cuerpos fuera de ese canon o de edades avanzadas están menos animadas a participar en un trabajo de este tipo.

SHANGAY ⇒ Esta exposición incluye otra pieza, sobre el entonces soldado y hoy licenciada de lo militar, Chelsea Manning. ¿Qué te interesó de su historia?
MANU ARREGUI ⇒ Me tenía interesado por su valentía, por poner toda su vida en juego por desvelar una verdad que debería preocupar a todo el mundo, la de las actividades ilegales que llevan a cabo los ejércitos durante los conflictos bélicos. Cuando entró en la cárcel y salió del armario, haciendo público su deseo de ser mujer con aquella icónica fotografía posando con una peluca rubia y maquillada, pensé que no era casual que hubiese sido una transexual la que había asumido ese papel que ya forma parte de la historia reciente...


Chelsea; amanecer .

 

SHANGAY ⇒ Has realizado también una escultura, Dating App. Es un dispositivo, y una serie de celdas allí donde deberían ir perfiles de dating, que encierran muy diversos tipos, algunos incluso alusivos a la tecnología. ¿Por qué la ideaste?
MANU ARREGUI ⇒ Estos dispositivos de comunicación, así como las redes sociales, son herramientas ineludibles para valorar nuestra identidad en el presente. Me pareció interesante dar un tratamiento escultórico, sólido y estático, a algo tan plano como un móvil y tan inmaterial como un software, que además sirve de ejemplo para hablar de la volatilidad de las relaciones sentimentales propiciadas por Internet.

SHANGAY ⇒ ¿Crean monstruos las aplicaciones de dating sexual?
MANU ARREGUI ⇒ Lo que me parece preocupante de estas aplicaciones es el uso del ‘big data’ que generan. Creo que es muy positivo que existan herramientas de comunicación para los ciudadanos LGTB, y me parece injusto sacar conclusiones acerca del colectivo a partir de los peores ejemplos de racismo, clasismo, xenofobia y LGTBfobia que encontramos ahí. Es fácil caer en el pensamiento de “tantos sacrificios de activistas por las libertades para que esta panda de lerdos se meen encima de ese gran proyecto de la modernidad”, pero es injusto exigir al colectivo una pulcritud ética que no aparece en ningún otro lado. Creo además que detrás de la censura de este tipo de aplicaciones se esconde un afán represor que es el mismo que hace que se pierda la ternura hacia, por ejemplo, una mujer mayor o un discapacitado cuando se revelan como personas sexualmente activas. El heteropatriarcado es más tolerante con el estereotipo de la bollera monjil y del marica sacerdote que con los que follan.


Manu Arregui

 


La exposición de Manu Arregui Chelsea: Amanecer puede verse del 27 de mayo al 22 de julio en la Galería Espacio Mínimo (Dr. Fourquet, 17 · Madrid). Más información en www.espaciominimo.es