‘Party’, memoria de un pasado gay no tan lejano al desnudo

Se recupera el legado de la pionera revista gay ‘Party’ en un libro muy exclusivo. Los responsables de este proyecto nos cuentan por qué fue tan importante para dar voz a la comunidad LGTB española hace 40 años.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

Ahora que tenemos a un golpe de click todo el sexo y desnudos que queramos, cuesta comprender el papel que jugó en la España de la transición una revista como Party, que apareció en abril de 1977 y se convirtió en un pionera a la hora de ofrecer contenidos directamente al público gay. Y de mostrar de manera explícita desnudos masculinos, hasta entonces un tabú más allá del universo pornográfico.

Valeria Vegas –que escribe ocasionalmente en nuestra web– y Juan Sánchez, documentalistas e historiadores fascinados por la evolución de la cultura gay y transexual en nuestro país, han recopilado imágenes y contenidos de Party para dar forma a un libro que sorprenderá a muchos. Una iniciativa de Los doscientos, un proyecto editorial creado por Rafael Doctor y nuestro colaborador habitual Guillermo Espinosa basado en una original variante del crowdfunding, y solo doscientos benefactores que hacen posible las ediciones, y las atesoran. Aunque en esta ocasión sus editores se están planteando hacer una pequeña edición para poner a la venta, de la que esperan poder informar en breve.


“Publicar desnudos integrales masculinos, cuando el hombre español aún no admitía ser objeto erótico, supuso un acto de liberación homosexual”


Vegas y Sánchez han buceado en los ejemplares de Party y se han enfrentado a este proyecto desde una perspectiva histórica, pero también estética y, cómo no, kitsch. “Recabamos información sociológica de aquellos años y damos un paseo por la estética de los setenta y los ochenta”, explica Juan. “La perspectiva kitsch tenía que estar por fuerza, porque no es una revista que destaque por la calidad fotográfica de sus reportajes, que eran baratos y descuidados... Pero eso es parte de su encanto”. Valeria añade: “Al final, es un ejercicio antropológico, porque se pueden analizar muchas cosas en una sola página”.

Los desnudos masculinos se convirtieron en el gran reclamo de esta revista que, además de dar cotilleos y noticias del mundo del espectáculo, comenzó a hablar del mundo gay, de las travestis de la época... y comenzó a apostar fuertemente por el destape masculino. “Fue la primera en publicar desnudos integrales masculinos, en un momento en que el hombre español aún no admitía de buena gana ser objeto erótico”, recuerda Sánchez. “De alguna manera supuso un acto de liberación homosexual, porque se sabía que esas imágenes iban destinadas mayormente a un público masculino”. Vegas va más allá: “La visibilidad estaba en el desnudo, y no todo iban a ser féminas desnudas en pleno destape”.

Para saber cómo se trataba la transexualidad en Party y por qué fue tan importante esta revista para los gays de provincias, sigue leyendo

Página 1 de 3

Lo que comentan nuestros seguidores