TLC: “Nuestro radar anti-chulos funciona bien”

Tras 15 años de silencio, TLC se autorreivindican con nuevo álbum, que será el último que publiquen. Aunque ‘Chili’ nos confirma que este no es el fin de la legendaria banda, que ha sabido sobreponerse a mil y un dramas.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

T-Boz y Chili, de nuevo a la carga

 

Cuando a mediados de los 90, el concepto ‘girl band’ estaba considerado poco menos que un insulto –machista, además–, el trío estadounidense TLC –acrónimo nacido de las iniciales de los nombres de guerra de sus integrantes– se plantó. Lo hizo con actitud, talento y canciones que ya son historia, porque del 92 al 98 publicaron un montón de clásicos intocables.

La muerte de Lisa ‘Left Eye’ Lopes, la más carismática de las tres, dejó al grupo en 2002 herido, pero no de muerte. Desde entonces, solo publicaron el álbum 3D (2002), y el resto fueron reality shows, colaboraciones varias (con Stooshe o J Cole) y hasta una TV movie contando su atribulada historia; nada relevante a nivel artístico. Hasta que en 2015 iniciaron una campaña en Kickstarter para financiar su quinto álbum, que por fin es una realidad, el homónimo TLC. Lo presentaron en directo en mayo en Londres –allí estuvimos para contártelo, y de ese concierto afirma Chili: “Fue una de las mejores experiencias de mi vida. La energía en esa sala fue indescriptible. Sentí tanto amor que no puedo explicar con palabras cómo fue esa noche”–, y ahora se encuentran embarcadas en una gira estadounidense, a la que seguirá una europea. Si es su último álbum, tal y como han confesado, ¿es este el fin de TLC? Chili nos cuenta.

SHANGAY ⇒ De 1 a 10, ¿cómo estáis de emocionadas ante este regreso?
ROZONDA ‘CHILI’ THOMAS
⇒ El 10 se nos queda corto, ¡te diría 12!

SHANGAY ⇒ ¿Por qué ha sido justamente ahora cuando habéis decidido publicar nuevo disco?
CHILI
⇒ Hemos vuelto por nuestros fans. Siempre nos ha encantado hacer música, es una parte muy importante de nosotras, pero durante estos últimos quince años hemos pasado por circunstancias complicadas que hacían difícil que publicáramos material nuevo. Tionne [‘T-Boz’ Watkins] no estuvo por la labor durante mucho tiempo, le costó decidirse, por motivos personales. Yo seguía insistiéndole, nunca me rendí, porque creo firmemente en nuestro grupo. Cuando los astros se alinearon y ella dijo que sí... ha sucedido.

SHANGAY ⇒ ¿Fuiste tú entonces quien convenció a T-Boz?
CHILI
⇒ Fue una combinación de varios elementos. A raíz del estreno de la película [la TV movie CrazySexyCool: The TLC Story], sentimos que una nueva generación empezó a mostrar su fascinación por nosotras. Entre ese empujón y que yo no dejaba de insistirle, se decidió. No la culpo por no haberlo hecho antes, actuó de una manera honesta en todo momento.

SHANGAY ⇒ ¿A quién se le ocurrió lanzar una campaña de crowdfunding para financiar vuestro disco?
CHILI
⇒ A nuestro mánager. Nosotras no habíamos oído hablar de Kickstarter en la vida, ¡no teníamos ni idea de cómo funcionaba! [risas]. Cuando supimos que mantendríamos total libertad artística y que, de paso, involucraríamos activamente a nuestros fans en el proyecto, nos pareció maravilloso.

SHANGAY ⇒ ¿Fue complicado elegir canciones y productores para el disco?
CHILI
⇒ Lo único realmente complicado fue cuadrar las agendas de todo el mundo que iba a participar. Nos propusimos trabajar con gente nueva, con la excepción de Marqueze Etheridge, uno de los autores de Waterfalls. A todos les pedimos lo mismo, que no intentasen recrear lo que ya habíamos hecho en el pasado, queríamos que el disco sonase a hoy, bien fresco. Antes de que la industria fiche a todos estos grandes talentos, queríamos darles nosotras una oportunidad.


“Siempre nos definíamos como marimachos, y orgullosas de serlo”


SHANGAY ⇒ ¿Por qué no jugasteis sobre seguro y recuperasteis a colaboradores del pasado?
CHILI
⇒ Siempre lo hicimos igual. Si te acuerdas de No Scrubs, en aquel momento She’kspere [productor y coautor del tema] era un total desconocido, un talento emergente que formaba equipo con Kandi [Burrusso, otra de las compositoras del clásico]. Dallas [Austin] jugó un papel muy importante en aquella época en TLC, obviamente, porque nos conocía muy bien y supo ayudarnos a crear una fórmula que nos identificaba. Y ese espíritu siempre ha estado ahí, independientemente de nuestros colaboradores.

SHANGAY ⇒ ¿Os preocupa cómo se reciba este disco y que se compare con vuestros álbumes clásicos?
CHILI
⇒ Claro que nos preocupa. Pero hemos dado lo mejor de nosotras, así que estamos tranquilas. Lo único que podemos esperar es que la pasión que hemos puesto en él llegue a la gente. Y que algunas de estas nuevas canciones lleguen a convertirse en clásicos de ese repertorio del que nos sentimos tan orgullosas.

SHANGAY ⇒ Siempre hubo una química especial entre las tres, pocos grupos pueden presumir de ello como vosotras... ¿A qué crees que se debía?
CHILI
⇒ Fue una acción divina, no hay otra explicación. Porque esa química o existe o no, no se puede crear. Recuerdo perfectamente cuándo supe que existía esa conexión especial. Fue en una de nuestras primeras sesiones de fotos, a la que llegué mosqueada con ellas. Al principio no quería ni que me tocaran, vamos, ¡que ninguna me pusiera una mano el hombro! [estalla a reír]. En aquellos tiempos, las pruebas que veíamos eran como pequeñas polaroids, y cuando las vi, sentí esa magia, me di cuenta de que habíamos formado un grupo especial, que no había otro como el nuestro.

SHANGAY ⇒ Las tres jugabais con la feminidad y la masculinidad de un modo que quizá no se había visto antes en un grupo así...
CHILI
⇒ Nos ha salido siempre de un modo natural, y siempre nos definíamos como ‘marimachos’, y orgullosas de serlo. Nunca quisimos apostar por una imagen femenina típica, ese punto más masculino siempre estuvo ahí, y estábamos encantadas de reforzarlo. A pesar de que éramos muy distintas entre nosotras, las tres teníamos eso en común.

SHANGAY ⇒ ¿Era importante también apostar por ese mensaje de empoderamiento que siempre fue seña de identidad de TLC?
CHILI
⇒ Por supuesto. Porque cuando empezamos todavía imperaba esa idea de que la mujer debía someterse al hombre, y a mí si una mujer elige libremente quedarse en casa y dedicarse a su familia, me parece muy respetable, pero si no lo hace porque quiere, no. A ver, ¡que nosotras somos las que traemos a todos los bebés al mundo! ¡Y no sabes lo que cuesta hacerlo! [risas]. ¿Cómo no vamos a empoderarnos?

¿Por qué piensan que tienen tantos himnos gays? ¿Qué joven diva pop les confesó que era una gran influencia para ellas? ¿Cómo recuerdan la muerte de Left Eye? Continúa leyendo

Página 1 de 2