23/07/2019

Miguel Bosé: “Tengo 4 hijos”

27 mayo, 2014

Una tarde de finales de junio de 2013, Miguel Bosé nos invita a su –espectacular– residencia en Somosaguas. Acaba de regresar de Sudamérica, donde ha triunfado con la gira de presentación de Papitwo. Aceptó aparecer en portada en la revista más especial y de mayor alcance de todo el año, el que coincide con el Orgullo gay. Pero no nos avisa de antemano de que está dispuesto a romper con ciertos tabúes relacionados con su habitual secretismo, a desmontar ideas preconcebidas sobre él y a hablar de circunstancias personales que hasta ahora había mantenido en privado, sin compartir con ningún medio. Nos recibe en polo y vaqueros, absolutamente relajado y sonriente. Nada que ver con ese Bosé en guardia que regularmente es protagonista de anécdotas y encontronazos con los medios.

Es momento de hablar de las novedades que han cambiado por completo la vida de Miguel Bosé, que combina las labores de padre con su carrera. Tiene ganas de hablar de su familia, lo cual no deja de resultar sorprendente, él es el primero que lo dice. “En mis ruedas de prensa durante la gira está prohibido que me hagan preguntas sobre temas personales. Aunque, en passant, digo cosas como que tengo ganas de volver a casa para ver a mis hijos. Pero ya está”. En esta ocasión quiere contar mucho más.

Shangay ⇒¿Por qué quieres hablar con nosotros abiertamente de tu familia?

Miguel Bosé ⇒ Por ser quienes sois. Y porque tengo una familia que es diferente, y a priori solo voy a encontrar solidaridad en un ámbito de diferencia. ¿Tú crees que la revista Familia cristiana me daría una portada?

Shangay ⇒ ¿No te ha hecho ¡Hola! una oferta?

Miguel Bosé ⇒ ¡Hola! ni se me acerca, creo que prefieren no intentarlo. Yo no comercio con este tema. La vuestra es una publicación gratuita, y si quiero compartir algo, como es el caso, debe ser gratuitamente, como hago ahora

«Mis hijos me han cambiado la vida y la agenda»

Shangay ⇒ Estás en una etapa distinta, con una nueva vida…

Miguel Bosé ⇒ Con energías renovadas y con mis niños, sí. Me han cambiado la vida y la agenda. No trabajo de la misma manera ya. He estado recientemente un mes entero haciendo conciertos por todo México y ha sido el periodo más largo que he estado fuera de casa sin ellos. Lo he llevado bastante mal, la verdad. Volví para actuar en Colombia y Perú y ahora ya me quedo todo el verano, para presentar la gira de ‘Papitwo’ por provincias. Antes a lo mejor estaba fuera dos meses o tres, ahora no, voy y vengo todo el tiempo. El año pasado, cuando fui jurado de ‘La Voz’ en México, me los llevé. Y a las nannies también.

Shangay ⇒ Tu equipo ha crecido, necesariemente.

Miguel Bosé ⇒ Sí, claro. Si quieres disfrutar de los niños hay que organizarse bien. Porque tengo una vida ahí fuera, un trabajo…

miguel bose

Shangay ⇒ ¿Te has vuelto más celoso de tu vida privada a raíz de ser padre?

Miguel Bosé ⇒ Más es difícil. Esa actitud ha sido constante en mi vida. La intimidad es el último refugio. Si se pierde o se sacrifica, ¿dónde vas? ¿Qué te queda? ¿Qué haces cuando quieres desaparecer? ¿Dónde te das una pausa? Toda tu vida no puede ser fagocitada por tu profesión. Si no tuviera un rincón en que sé que puedo desaparecer me volvería loco. Mejor dicho, abandonaría esta profesión y me dedicaría a otras cosas. Pero es que mi profesión es el noventa y cinco por ciento de lo que hago. Bosé lo comparto con todo el mundo: todo el mundo sabe lo que piensa, lo que construye, cómo se relaciona… Miguel, el ciudadano que ocupa el otro cinco por ciento, tiene una vida muy familiar, casera, corriente, bastante aburrida.

Shangay ⇒ ¿De verdad?

Miguel Bosé ⇒ Una vez entro en casa me dedico al jardín, al huerto, a la cocina y a la familia. Ejerzo de ‘amo de casa’ en toda regla.

Shangay ⇒ Ese cinco por ciento despierta el cien por cien del morbo que provocas.

Miguel Bosé ⇒ Porque aquello a lo que no se tiene acceso despierta ganas de conquistarlo y de diseccionarlo. Es muy difícil reservarlo, pero por suerte ya tengo un mecanismo creado que todo la gente que está en mis equipos tiene muy asumido. Y a mis amigos no necesito decirles que no cuenten nada, me tratan con la misma discreción que yo a ellos. Para tener una vida normal dentro de la excepcionalidad no hay más remedio que actuar así.

Shangay ⇒ Neil Tennant afirma, unas páginas después en el mismo número del que tú eres portada, que el mayor atractivo de un artista es que mantenga cierto isterio. ¿Estás de acuerdo?

Miguel Bosé ⇒ Totalmente. Por eso nunca he querido comerciar con mi vida privada ni compartirla. Algunos aspectos han podido trascender, pero al mezclarse lo real con cosas inventadas al final no se sabe qué es cierto y qué no, lo que forma parte del mito y lo que es real.


«LA INTIMIDAD ES MI ÚLTIMO REFUGIO»


Shangay ⇒ ¿Por qué decidiste anunciar, vía redes sociales, que habías sido padre hace dos años (la edad de Diego y Tadeo)?

Miguel Bosé ⇒ Porque lo filtró un programa de televisión. Los niños tenían ya tres meses, y cuando vi lo que se desató, que podía llegar a ser bastante molesto, decidí dar la noticia. Aun así, durante meses tuve varios coches en la puerta de casa, que se rindieron al darse cuenta de que dentro de casa lo tenemos todo para vivir sin necesidad de salir. Y hasta que los niños no tengan edad de ir al colegio probablemente no tengan que salir; al principio, hasta el pediatra venía aquí a verles.

Shangay ⇒ ¿Te sorprendió el revuelo?

Miguel Bosé ⇒ No, porque al fin y al cabo ser padre soltero sigue resultando algo muy inusual. Para empezar, porque es una situación que aquí parte de la ilegalidad, porque no hay leyes que te protejan. Nuestra querida Bibiana Aído, cuando estuvo en el Ministerio de ‘Igual-da’, se preocupó mucho por asuntos relacionados con la mujer (muy importantes, sí), pero se olvidó de las que tienen que ver con el hombre, y con quienes tienen una opción sexual que no es la predominante no hizo tanto. En Estados Unidos ‘money makes the law’, se dieron cuenta del gran negocio y la cantidad de puestos de trabajo en torno a la opción por la que me decidí para ser padre, y gracias a los vientres de alquiler miles y miles de personas han podido crear una familia. Unos, como yo, de manera individual; otros, en pareja, de cualquier género y opción.

miguel bose

Shangay ⇒ ¿Por qué esperaste hasta haace apenas tres años para estrenarte como padre?

Miguel Bosé ⇒ Primero, porque una carrera como la mía me exigía entregarme durante un periodo a full time. Segundo, porque no quería hacerlo con una pareja. Así tengo a dos hijos maravillosos que llevan mis apellidos y que nadie me puede quitar. Estoy harto de ver cómo se utiliza a los niños en las separaciones, cómo pagan los platos rotos y sufren las consecuencias de una relación que se rompe. Cuando tomé la decisión comprobé que con cincuenta años se te cierran las puertas en todo el mundo para adoptar, y entonces Ricky Martin me sugirió esa opción que al final escogí. Tiré toda la casa y la rehice entera, para empezar ese ciclo nuevo desde cero, con nueva casa, nueva familia y nueva vida.

Shangay ⇒ ¿Compartes con Ricky Martin tus experiencias como padre?

Miguel Bosé ⇒ Por supuesto. Si fue él quien me guió… De hecho, es padrino de Tadeo. Y Juanes, de Diego. Cuando iba a Los Ángeles me quedaba en casa de uno o de otro, eran los únicos que lo sabían todo. Fue Ricky quien me descubrió la posibilidad que ambos utilizamos para ser padres, y de su mano fui.

Shangay ⇒ Representas, como él, uno de los tantos modelos de familia…

Miguel Bosé ⇒ En octubre estaré en un foro en el que se va a debatir sobre estos nuevos modelos de familia, y en el que obviamente pediremos que se regule nuestra situación. Hay personas que no tienen los medios económicos para ser asistidos en su propio país… Son modelos poco testados, pero con un índice de felicidad muchísimo más alto que el de las familias tradicionales. Precisamente porque cuando quieres conseguir algo así le dedicas todo tu esfuerzo, tu vida y tu sangre.

«MIGUEL Y BOSÉ SON DOS SERES COMPLETAMENTE DIFERENTES, QUE NO SE SOPORTAN»

Shangay ⇒ Hablas de esta cuestión cuando tanta gente se reúne en Madrid, y otras tantas ciudades, para celebrar el Orgullo gay, reivindicar su diferencia y pedir respeto para sus opiniones vitales.

Miguel Bosé ⇒ Lo sé. Y he tenido contactos con muchas familias como la mía, de padres y madres solteros, de padres gays, de lesbianas y de heteros que, por los motivos que sea, no han podido tener hijos… Todos hemos encontrado una legislación que nos ha amparado, aunque fuera en otro país. El cien por cien de esas familias que he conocido están llenas de amor y felicidad. Son situaciones entusiasmantes y esperanzadoras.

Shangay ⇒ Una causa más por la que luchar, como el sida y otras. ¿Necesitas siempre involucrarte en causas que te tocan?

Miguel Bosé ⇒  El ciudadano Miguel necesita hacerlo, y agarra a Bosé para que le ayude. Todos necesitamos causas para realizarnos enteramente. Ser solidarios nos hace sentir mejores seres humanos, aunque no todo el mundo encuentra una causa con la que identificarse. Bosé ha hecho suyas muchas causas gracias al ciudadano Miguel: el sida, el comercio justo, la defensa de los océanos, las aldeas indígenas…

Shangay ⇒ Sigue resultando chocante que separes al artista de la persona y seas capaz de hablar de ti mismo en tercera persona.

Miguel Bosé ⇒  Es que Miguel y Bosé son dos seres completamente diferentes, que no se soportan pero comprenden que uno no puede vivir sin el otro. Sin el orden de Miguel y su normalidad, Bosé no se podría haber desarrollado como lo ha hecho. Porque Bosé es un demente sin reglas.

miguel bose

Shangay ⇒ ¿Todavía a estas alturas?

Miguel Bosé ⇒ Sí. En cuanto Bosé sale por la puerta se le olvida hasta la familia. Ha nacido para crear un mundo y un lenguaje dentro de la música que no atienden a nada ni a nadie. Pero sabe que es Miguel quien paga las facturas.

Shangay ⇒ ¿Sigue teniendo Bosé intacta esa necesidad de seducir al público allá donde va?

Miguel Bosé ⇒ Nunca he necesitado seducir, sino comunicar. Y para eso me ha hecho falta siempre un púlpito desde el que poder explicarme. Lo que sucede es que la gente tiene una necesidad brutal de ser seducida, y esa demanda provoca la oferta. Encontrar a alguien que nos seduzca implica lograr una enorme inyección de autoestima.

Shangay ⇒ ¿Tú también buscas que te seduzcan?

Miguel Bosé ⇒ Sí, sí, sí, ¡constantemente! Busco personas, ideas y cosas que me seduzcan. Porque suponen un boost y por la posibilidad de abrir nuevos horizontes. Artistas que me seduzcan de verdad, como solían hacerlo en los setenta y los ochenta, ya no encuentro. Como lo hacían T. Rex, Roxy Music, David Bowie, The Police, Duran Duran y Pet Shop Boys, no. En todo caso, artistas relacionados con el dance, que es lo que más escucho. Ahí están las ideas, sonidos y frecuencias más interesantes, por eso me acerqué al mundo de Armin van Buuren, Carl Cox, Ferry Corsten o Deadmau5. Hace dos décadas que no es la música que escucho la que me anima a componer; me siento a hacerlo porque me inspira un libro, una exposición, una conversación o un edificio.

Shangay ⇒ Después de años reivindicando tus éxitos con ‘Papito’ y ‘Papitwo’, ¿Te quedan ganas de seguir cantándolos?

Miguel Bosé ⇒ No, creo que ya está bien. Y eso que aún podría hacer un ‘Papitrés’… Pero no, ¡basta de duetos! Si en treinta años de carrera hice apenas diez o doce, desde ‘Papito’ a aquí creo que soy el artista que más duetos ha grabado en el mundo latino. Unos sesenta. Encima, desaté la fiebre de los discos de duetos… Entremedias hice Cardio, pero me da la sensación de que pasé de puntillas por él. Así que cuando acabe con la gira de Papitwo me centraré en canciones nuevas que ya estoy componiendo, en agosto empiezo a trabajar en las maquetas.

Shangay ⇒ Un buen broche a esta etapa será el homenaje que te va a rendir en Noviembre la latin Recording Academy, que te ha hombrado Person of the Year y te ofrecará una gala homenaje. ¿Agradeces reconocimientos así que te alimentan el ego?

Miguel Bosé ⇒ No soy una persona con mucho ego. En este caso lo importante es la lectura que hago de este premio, importantísimo porque entro a formar parte del Pabellón de la Fama junto a monstruos como Caetano Veloso, Plácido Domingo, Vicente Fernández y Ricky Martin. Se premia a Miguel y a Bosé a la vez, manda huevos. Porque es verdad que se premia al creador por una manera de entender y hacer la música diferente, con un sello único. Pero el premio no es al Artist of the year, se premia a la persona. Se reconocen unos compromisos filantrópicos notables y palpables que tengo con el sida, con Oceana, con Intermon Oxfam y Aldeas Infantiles. Y también se está reconociendo el trabajo de todos los equipos que me han ayudado a llegar hasta aquí, y eso es muy importante para mí. Porque por mucho talento y predisposición que tuviera, no habría podido llegar a nada si no hubiera tenido el apoyo de los equipos que me han acompañado.


«SOY UNA PERSONA CON MUCHO EGO»


Shangay ⇒ ¿Que opina el ciudadano Miguel de las celebraciones del Orgullo gay y de las trabas que pone el Ayuntamiento de Madrid para que sigan creciendo?

Miguel Bosé ⇒ Resulta incomprensible que, si se intenta traer el mayor número de eventos posibles, llámense ferias u olimpiadas, para que provoquen inyecciones económicas, el Orgullo no se meta en el mismo paquete de negocio. Todos sabemos lo que sucede durante esos días: es una bendición para los hoteles, los restaurantes, los locales, las boutiques… Y hasta que no se conoce la postura del ayuntamiento, lo que destaca es la imagen de tolerancia que da Madrid. Llegará un momento en que ante la evidencia se soltarán lastres. Aunque con este ayuntamiento heredado que tenemos y su falta de calidad humana y tolerancia no debería extrañarnos lo que está pasando.

Shangay ⇒  ¿No se ha invitado al artista Bosé a actuar en el Orgullo?

Miguel Bosé ⇒ Solo canté una vez con Kylie Minogue en un concierto suyo [en el MTV Day de 2009]. Ya llegará el momento, hay tiempo, por supuesto.

Shangay ⇒ ¿Cómo te sientes dada la situación actual que atraviesa el país?

Miguel Bosé ⇒ Cabreado. Muy cabreado. Estamos viviendo una involución tan grande… Llevo treinta años invirtiendo en el desarrollo de este país con mis impuestos, que pago muchos, para que se desarrolle toda una infraestructura de servicios públicos que nos habían hecho ser ejemplares, y en un año y medio se ha ido todo a la mierda. Estoy que lo que quiero es arrancar una yugular.

miguel bose

Shangay ⇒ ¿Y cómo ves el futuro?

Miguel Bosé ⇒ Con cero esperanza. El partido en el gobierno se ha camuflado de demócrata con la intención de dinamitar la democracia desde dentro. Deberían garantizar a todos los ciudadanos bajo su cielo, como mínimo, sanidad, estudios, vivienda, trabajo y retiro. Pero tenemos a cuarenta y cinco mil titulados que el año pasado se fueron del país, por mucho que Esperanza Aguirre diga que deberíamos estar orgullosos de exportarlos. Como es la política más loca y tóxica que existe, la excuso en base a su condición… [risas]. Viajo por el mundo y me encuentro ciudadanos españoles allá donde voy, que me cuentan su situación. Y a la vez compruebo la increíble expansión de todo el continente latinoamericano, que no tiene nada que ver con nuestra situación. Por eso estoy tan ‘rebotao’.

Damos por finalizada la charla con grabadora de por medio. Al menos por unos minutos. Al salir al jardín, de repente, Miguel duda, se para y dice: “Vamos un momento dentro otra vez, me ha quedado una cosa por contarte”. Busca de nuevo la intimidad de su enorme salón –que preside una no menos enorme réplica de El increíble Hulk, por cierto–, recupera su asiento y sus ojos se humedecen. La primera sensación es que va a compartir algo terrible, porque la emoción le embarga. “Vamos a por ello”, dice nervioso. Y se arranca: “No tengo dos hijos, tengo cuatro”. Y ya no puede retener las lágrimas. Pero son de alegría, por suerte. Bebe agua y continúa. “A los siete meses de nacer Diego y Tadeo llegaron otros mellizos, Ivo y Telmo. Muy poca gente lo sabía. Hasta ahora…”. Un arranque de sinceridad que sabe que traerá cola. “Ahora la pelota está en vuestro tejado”, afirma, como aliviado. Pregunta la hora, se da cuenta de que ya se habrán despertado de la siesta y nos invita a conocerlos. Y a sus nannies. Diego y Tadeo tienen los ojos de color verde pardo (“como yo”). Ivo y Telmo los tienen azules. Miguel Bosé permite por primera vez la entrada a un medio en su espacio personal. Nos enseña el dormitorio que comparte con ellos, su sala de juegos… Terminamos saliendo al jardín y les dejamos a todos jugando en el parque, encantados de la vida. Porque aunque sigue promocionando Papitwo, el ‘papi’ tiene cuatro motivos de peso que son los que realmente le han transformado. ¿Una familia diferente? En todo caso, poco corriente. Y numerosa.

Fotos Bernardo Doral

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.