17/10/2018

Pop Non-Stop

11 junio, 2014
54
Léetelo en 1 minuto

Cuando creíamos que el pop art era una corriente agotada –incluso en su variante más gay–, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid nos recuerda que aún puede dar mucho más de sí. Mitos del pop es la primera gran antología que se celebra en nuestro país sobre este movimiento en más de dos décadas –la anterior fue en 1992 en el Museo Reina Sofía–, un tiempo en el que las interpretaciones sobre el pop art se han multiplicado y renovado desde muy diferentes perspectivas. Como decía el propio Richard Hamilton, “el pop es un arte efímero, prescindible, barato, producido en serie, joven, ingenioso, sexy, divertido, glamuroso y un gran negocio”.

La exposición, que puede verse hasta el 14 de septiembre, reúne más de cien obras que van desde los pioneros del pop británico hasta el pop clásico norteamericano y su expansión por Europa. El objetivo de Mitos del pop es demostrar que las icónicas imágenes de artistas tan significativos como Wesselmann, Lichtenstein, Johnson, Hockney, Hamilton, Equipo Crónica o los abiertamente homosexuales Warhol y Rauschenberg, entre otros muchos, anticiparon irónicos y novedosos códigos de percepción vigentes en nuestra realidad. A diferencia de otras retrospectivas, más centradas en la influencia del pop en los movimientos posteriores, Mitos del pop lo enlaza con la tradición pictórica para reivindicar sus raíces, plantear los puntos en común que comparten artistas de diferente nacionalidad y revisar las ideas preconcebidas que tradicionalmente les han acompañado. Géneros como el retrato, la naturaleza muerta, la pintura histórica y el paisaje se muestran aquí sin distinciones entre figuras del pop norteamericano, británico, españoles, italianos, alemanes o franceses.

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.