20/09/2020

El obispo defensor de los gays

14 julio, 2014
Léetelo en 2 minutos

“Los que dicen que el homosexual es un enfermo, son los que están enfermos”. Así de rotundo se mostraba el obispo mexicano Raúl Vera en una entrevista concedida al diario El País. Perseguido, amenazado y de discurso incómodo por su contenido social, siempre defendió la libertad de elegir condición sexual y que sea cual fuere la opción se respetase. “La Iglesia tiene que acercarse a ellos no con condenas, sino con diálogo. No podemos anular toda la riqueza de una persona solamente por su preferencia sexual. Eso es enfermizo, eso es no tener corazón, es no tener sentido común”, explica.

A lo largo de su carrera se ha ido encontrando con detractores que han provocado incluso que desde Roma se le haya ninguneado en alguna ocasión. Sus declaraciones siempre han sido polémicas, y no es necesario recorrer muchos kilómetros para darse cuenta de ello. Hace unos días, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, afirmaba que “la identidad sexual no se elige”

Pese a todo, Vera ha encontrado en el Papa Francisco un aliado en la defensa de los derechos. El pontífice ya expresaba en 2013 su deseo de integrar en la sociedad a la comunidad LGTB: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”.

El obispo azteca, además, fue el encargado de impartir el bautismo a Natalia, la primera niña mexicana en recibirlo siendo hija de un matrimonio de lesbianas. En aquella ocasión se volvía a poner de manifiesto su lucha contra la desigualdad: “Si me encuentro a una niña hija natural de una de las dos mujeres, ¿cómo voy a negarle el bautismo? Si los progenitores lo buscan es porque hay fe cristiana”. Todo un revolucionario. 

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.