23/07/2018

El factor gay de Mayumana

18 julio, 2014
10
Léetelo en 4 minutos

Adi Guy, mánager de la gira internacional de Mayumana, lamenta que Momentum, que se representa en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid hasta el 20 de julio, no haya coincidido con los actos del Orgullo gay de la ciudad por una cuestión de días. Eso sí, viene de celebrarlo en Tel Aviv, ciudad en la que vive desde hace catorce años y donde la compañía tiene su sede principal, la Mayumana House, en el antiguo barrio de Jaffa. “La casa, como la propia compañía, es multidisciplinar, con salas dedicadas a diferentes áreas artísticas. Es un lugar muy creativo para trabajar y no puede ser más colorida, como una bandera gay con luces de neón. Si caminas por Jaffa, es lo primero que llama tu atención”, nos explica Adi justo antes de que nos haga una curiosa confesión entre risas. “Esto que voy a decir a lo mejor resulta un poco decepcionante, pero la relación de la compañía con la comunidad gay es graciosa porque, en contra de lo que ocurre en la gran mayoría de compañías de danza que he conocido, en Mayumana no predominan los gays. De hecho, el porcentaje de bailarines gays es sorprendentemente bajo”. Todo lo contrario que en el apartado técnico. “En los puestos de producción de la compañía o en mi puesto, por ejemplo, siempre ha habido gays”. Como si eso hubiera sido alguna vez requisito imprescindible para que el elenco al completo mostrara su compromiso con la causa LGTB. Al contrario, sin ir más lejos, con motivo de la celebración del Orgullo en la ciudad, sus componentes posaron con la bandera arcoíris a las puertas de su sede. “La compañía no puede ser más gayfriendly. La sexualidad no es para nosotros una cuestión que merezca especial atención, tratamiento o discriminación positiva. Mientras hagas bien tu trabajo, puedes ser y expresarte como quieras”.

Lo mismo ocurre con la propia Tel Aviv, que se ha convertido en un lugar de referencia para la comunidad LGTB del Medio Oriente. “Cuando me vine a vivir aquí, la ciudad ya me pareció bastante abierta de mente. Desde entonces, no ha parado de evolucionar. Mientras Jerusalén es la capital oficial, demasiado religiosa, Tel Aviv vendría a ser la capital de la cultura gay de Israel. Puedo caminar de la mano con mi novio sin problemas y en todos los trabajos que he desempeñado sabían de mi condición sexual y nos invitaban juntos a todos los eventos”. El Orgullo gay, que este año tuvo lugar del 8 al 14 de junio, cada vez es más participativo. “Es la mejor fiesta de la ciudad y este año convocó a más de un millón de personas en la calle y la playa con un sol maravilloso. De hecho, en ese sentido, creo que Tel Aviv tiene mucho en común con Barcelona”, cuenta Adi, que también nos recuerda que aún queda trabajo por hacer en materia LGTB en Israel. “El siguiente paso es solucionar las propias diferencias que existen dentro de la comunidad gay, porque creemos que aquí hay espacio para todos y sin discriminación, ya seas gay, hispano, chino, transgénero…”. Y, por supuesto, el matrimonio entre personas del mismo sexo. “Aún no podemos casarnos, y la subrogación de vientre no es legal para las parejas homosexuales, pero ya existen fórmulas para que el estado te reconozca legalmente como una familia homosexual”.


    
“Madrid es como un segundo hogar para Mayumana. Tenemos nuestros bares y restaurantes favoritos, nuestros lugares de reunión… Por eso nos basta llegar con dos días de antelación para que el show esté listo a tiempo”, cuenta Adi. Muchos de los integrantes del elenco son españoles y una gran parte del equipo técnico es de Madrid –algunos llevan más de quince años trabajando con la compañía–. Por eso, traer de nuevo a la capital este espectáculo que se estrenó aquí hace seis años y que agrupa los tres pilares básicos de la compañía –el ritmo, la percusión corporal y el sincronismo– es lo más natural para ellos. A Madrid llegan con números renovados, música en directo, videoproyecciones y guiños personalizados para el espectador nacional. Momentum fue diseñado en su día para el público español y el elenco original se conoce todos los rincones de España, pero he viajado por Argentina, Chile, México y muchos otros países y te aseguro que el público no reacciona como con el resto de entretenimientos no verbales de la compañía. Este trata de la gente, es más divertido, poderoso y sorprendente. Lo he visto como cien veces y cada función me parece nueva por la interacción con los espectadores”, explica. “Y el elenco es muy guapo, aunque salvo un bailarín, me temo que todos son heteros. Siento decepcionaros otra vez”, remata.


> Así sintió Tel Aviv su Orgullo gay 2014 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.