22/07/2018

River Viiperi, malote pero no tanto

4 agosto, 2014
84

Con voz grave y sorprendentemente firme para sus recién cumplidos 23 años, es de esos interlocutores que te miran fijamente a los ojos mientras hablan contigo. Y menudos ojos azules los suyos. “Mi madre me enseñó a darme un guantazo a mí mismo siempre que noto que dejo de actuar con normalidad. Me educó muy bien, para no desviarme nunca de mi vida”.

Fue su progenitora quien le recomendó, cuando tenía 18, que probase suerte en la moda de manera profesional. “Me dijo que me veía potencial, y que siempre tendría tiempo para recuperar los estudios si no me iba bien, o cuando se me acabase esta carrera, que tiene fecha de caducidad”. Su madre no se equivocaba –como suele ocurrir. “A partir de los 18, cuando me fui a vivir solo a Londres, fue cuando empecé a sentir que sí iba a llegar a algún sitio en la moda, por mucho que me costase. Soy testarudo”.

No tardó en sentir que llegaba a algún sitio. “Fue a los tres meses, cuando me pilló Calvin Klein en exclusiva. Fui de 0 a 100 en un abrir y cerrar de ojos. No me dio por vivir por encima de mis posibilidades ni nada parecido. Soy una persona tradicional, nunca he entendido la manera de actuar de muchos artistas cuando triunfan, se meten en la droga y todo tipo de embolaos”.

Tiene claro lo mejor en su vida hasta ahora: “Haberle echado huevos”. Ahora tiene su base de operaciones en Los Ángeles, y espera quedarse allí por mucho tiempo. “Me encanta: tienes la playa, siempre hace buen tiempo y hay gente muy maja, supongo que porque la mayoría va fumada a diario. Al rollo más falsete de Hollywood no le hago caso”.


“En la moda ya he llegado a donde me propuse”


Su próximo reto es hacerse un hueco como actor. “Acabo de empezar con clases de interpretación, a ver qué tal se me da. Porque dedicarme a ella ha sido siempre el sueño de mi vida. Quería que la moda fuese mi trampolín al acting”. De lo que ya no ejerce es de bloguero, y eso que en su momento formaba parte de la élite. “Fui tonto por dejarlo; no tenía tiempo para actualizar el blog y terminé por eliminarlo. Me sirvió de mucho, y me ayudó a familiarizarme con las redes sociales”.

Aprende de los mejores, y su nueva aventura empresarial se llama como él, y es su marca de ropa, que vende a través de riverviiperioficial.com. Su intención era que fuese un simple instrumento para satisfacer las ansias consumistas de sus fans, pero confiesa que está resultando complicado. “Tener tu empresa implica mucho más trabajo de lo que imaginaba. Pero no me quejo porque me está yendo muy bien; una cadena de tiendas va a empezar a distribuir la marca en Los Ángeles. La idea es ir creciendo, y estar también pronto en España. El cielo es el límite”, asegura rebosante de confianza.

Si quieres descubrir al River más coqueto y cómo es su relación con Paris Hilton, pasa página


> Fotos: miguelangelfernandez.net 
> Agradecimientos: HOTEL ME MADRID
> Camiseta ELEVEN PARIS. Reloj y jeans del modelo

No solo comparte fotos para promocionar su marca; no es raro ver a River disfrutando de tratamientos estéticos, o con mascarillas faciales antes de participar en un desfile o sesión de fotos. El modelo representa a las mil maravillas ese nuevo ideal masculino del hombre que se cuida y no tiene ningún reparo en compartir secretos de belleza. “Me han surgido contratos con varias marcas a raíz de hacerlo, porque si subía fotos era porque me apetecía, con total naturalidad, y eso la gente lo agradece. Si estás todo el día promocionando productos de manera evidente, cansas”. En su caso, presumir de lo que se cuida también ha generado otro tipo de comentarios… “Me paso por donde ya sabes tú que escriban sobre si soy o no gay. Estoy muy contento de tener tantos seguidores gays, ningún problema. La camiseta Toy Boy de mi colección la diseñé como un guiño a mis admiradores gays, de hecho”.

¿Cómo se motiva River Viiperi para entrenar y así poder lucir cuerpo cuando toca? Pues como muchos de sus seguidores gays, de hecho. “Ves a esos futbolistas que se quitan la camiseta y están cuadraos y dices ‘ostia, yo también quiero un cuerpo así”. Encima, se puede sentir afortunado. “He tenido suerte con la genética, y no tengo que entrenar demasiado para verme bien. Aunque ahora quiero ensanchar un poco… Me despierto por la mañana, voy directo al gimnasio y soy feliz, me motiva mucho. Como a cualquier persona normal”.

Su normalidad se vio en cierto modo trastocada cuando empezó a salir hace dos años con la socialite y empresaria Paris Hilton. Aunque, siguiendo su filosofía de vida, no quiso dejar que la tontería se apoderase de él. “La he evitado normalizándola a ella un poco, sacándola hasta cierto punto de su mundillo. No es fácil, claro, porque entre su marca, sus hoteles, su música y ahora el trabajo como DJ viaja muchísimo. Pero cuando estamos juntos en Los Ángeles procuramos llevar una vida de lo más normal. Si tenemos que pararnos a que los paparazzi nos hagan cuatro fotos, lo hacemos, y así ya se van a venderlas y nos dejan tranquilos”.


“Soy una persona tradicional”


Este chico tiene controladísimo la estrategia para ser una buena celebrity, no queda duda. Al hacérselo ver, se le escapa una de esas expresiones pícaras que tan bien le funcionan para seducir, no solo a las cámaras. “Es que tiendo a tenerlo todo muy controlado, porque tengo OCD [un trastorno obsesivo-compulsivo], y si no lo hago me desquicio”.

Damos por hecho que entre sus DJs favoritos estará su novia Paris, y lo certifica. “Ya veréis cuando publique su nuevo disco, está grabando cosas muy hardcore. Y otro DJ que me gusta mucho es Martin Garrix, la está partiendo. Quién sabe, igual me meto yo a DJ para hacerles la competencia”. Porque River no entiende que se critique a quien se busca profesiones alternativas para sacarle más partido a su popularidad. “Ya que puedes, aprovéchate. Si me quiero meter a DJ, ¿por qué no? Nací en Ibiza, me he criado en la fiesta… ¿Por ser modelo no voy a poder pinchar? Me da igual que me juzguen en base a la envidia que pueda despertar. En la moda ya he llegado a donde me propuse y ahora toca el siguiente objetivo, next! Voy a ir de sueño en sueño”.

 
Siguiente artículo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.