Nada de bailar en mi fiesta si eres gay

América podrá estar cambiando, pero queda mucho por hacer. Nos trasladamos a Indiana, donde el Vincennes Lincoln High School tiene claro quién puede ir a su fiesta de año nuevo: “Solo parejas tradicionales”. Estamos ante una política discriminatoria ejecutada por un comité formado por padres y alumnos del centro. Argumentan que se trata de una […]

14 octubre, 2014
Se lee en 1 minutos

Temas:

Nada de bailar en mi fiesta si eres gay

América podrá estar cambiando, pero queda mucho por hacer. Nos trasladamos a Indiana, donde el Vincennes Lincoln High School tiene claro quién puede ir a su fiesta de año nuevo: “Solo parejas tradicionales”. Estamos ante una política discriminatoria ejecutada por un comité formado por padres y alumnos del centro. Argumentan que se trata de una fiesta “privada” a la que solo se puede acceder por “invitación”. Pero nada de gays claro, aunque parte de la lamentable celebración esté sufragada con fondos públicos.

Patrick Redmond, ex alumno gay, acudió en 1986 a la fiesta sin reconocer su condición sexual, por supuesto. Se personó en el convite con una mujer y harto de que siga habiendo trabas, ha puesto en marcha la campaña #ball4all con el objetivo de que se deje de marginar al colectivo LGTB en su ciudad. Mientras la homofobia se traspase de padres a hijos, complicado. 


¿Crees que estas actitudes son propias de este siglo?


> Érase un niño con vestido rosa
> Crece la homofobia y el miedo a denunciarla

Shangay Nº 563
Portada de la revista Anuario 2023
  • Mayo 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023