fbpx
27/09/2022

Alejo Sauras: “Ayudé a muchos a salir del armario”

3 febrero, 2015

CAMISA Y JERSEY: PENGUIN

Lo de El Eunuco fue una corazonada. Fue empezar a leer la función y ver claro que tenía que interpretar a Lindus, el pícaro falso eunuco que desencadena todos los enredos del espectáculo que actualmente representa en Madrid. “Dije que sí antes de acabar de leerla. Llevaba 20 páginas, estaba a punto de entrar a grabar una secuencia de Algo que celebrar [serie que ha cancelado Antena 3 sin haber llegado a emitir la primera temporada completa], tenía que dar una respuesta rápida y llamé para decir que la hacía”.

Lo que Alejo Sauras, de 35 años, no sabía cuando aceptó el proyecto era que se iba a pasar casi toda la función en paños menores, y que de esa guisa iba a promocionar la obra por toda España en los carteles y programas de mano. “Lo llevo bien, cuando las cosas están justificadas se hacen con gusto. En Madrid lo peor es el frío que paso, sobre todos los miércoles, porque el teatro [La Latina] está cerrado los lunes y los martes. Eso sí, yo pensaba que en el cartel se vería sobre todo a Anabel [Alonso] y a Pepón [Nieto], que son los auténticos protagonistas. Cuando me tropecé con él por primera vez, en el Festival de Mérida, y me vi en primer plano me quedé flipando. Da un poco de reparo”.

Es evidente es que cuando las circunstancias exigen que esté más o menos desnudo, no tiene ningún problema, que para eso es un profesional de lo suyo. Mientras realizamos este reportaje deambuló por el estudio en ropa interior cuando hizo falta –y hasta se puso en el suelo a hacer flexiones para entonarse de cara a las fotos a pecho descubierto–. Pudor, ninguno. Ganas de agradar y estar a la altura, todas. “Lo primero es cuidar la salud. Obviamente, un buen físico resulta atractivo, pero es un complemento”, apunta. “Voy al gimnasio porque tengo que salir desnudo en la función, no porque busque que digan ‘hala, este tío está cuadrado’. No había pisado un gimnasio hasta que empecé a preparar esta obra, y probablemente cuando la acabe dejaré de ir”.


“SI QUIERES HACERME SENTIR BIEN, DIME QUE TE GUSTA MI TRABAJO, NO MI CARA



CAMISA VAQUERA: F&M
CORBATA: ANTONY MORATO
PANTALÓN DE CUERO: JUST CAVALLI

El cuerpazo de Alejo se ha convertido en un aliciente más para disfrutar de una comedia que llena allá donde va desde que se estrenó en la última edición del Festival de Mérida (“algo que guardaré en mi corazón para siempre, porque fue muy fuerte”). Una alocada adaptación del clásico de Terencio firmada por Pep Anton Gómez y Jordi Sánchez, con un afinadísimo reparto (“lo mejor es la piña que hemos hecho”), enriquecido con canciones de Asier Etxeandia y Tao Gutiérrez y coreografía de Chevi Muraday. A pesar de la estupenda acogida del público, Alejo se queja: “El IVA nos come. Hay plazas en las que hemos llenado y aun así se ha perdido dinero”. Y es que son 9 actores en escena. “Algo que rara vez se da, es un lujo. Encima, nos hemos cogido muchísimo cariño. Cuando terminemos la función [una vez acaben en Madrid el 22 de marzo tienen gira confirmada hasta finales de año] lo que más pena me va a dar es perderles de vista”. Alejo asegura tener buenos amigos actores, porque hay muchas cosas que les unen: “Jugamos con nuestras emociones y siempre tenemos los sentimientos a flor de piel, con lo cual la compenetración es mucha, y compartir nuestras experiencias nos ayuda a profundizar más en el trabajo”.


PANTALÓN: ANTONY MORATO.
CHAQUETA EN MANO: DOCKERS.

¿Con qué guapo actor se mide en su nueva película? Pasa página


ABRIGO: BURBERRY
PANTALÓN: PEPE JEANS

Lo siguiente será el estreno de Solo química, la primera película que ha dirigido en solitario Alfonso Albacete tras romper su alianza con David Menkes. Alejo tuvo una breve participación en Mentiras y gordas, y ahora comparte protagonismo con Rodrigo Guirao y Ana Fernández. “Trabajar con Alfonso es un gusto, es un director maravilloso que te lo da todo”, asegura. “Aún no la he visto, pero estoy convencido de que va a ser una comedia romántica sofisticada estupenda”. En la que sabemos, por los pequeños avances que se han ido compartiendo, que salen todos ellos guapísimos. “Eso dicen, sí”, y se echa a reír.

Apenas coincidió con el argentino (“solo tengo una secuencia con él”), otro de esos actores que se considera que ejercen de guapos oficiales. “Yo no me considero un guapo oficial, y si lo soy, quiero dejar de serlo, prefiero que ese título se lo lleve Rodrigo”. Es evidente que es una cuestión que a Alejo le incomoda. “Prefiero destacar por mi trabajo, es algo que llevo persiguiendo desde que empecé. Agradezco que me llamen guapo, pero si de verdad quieres hacerme sentir bien, dime que te gusta mi trabajo, no mi cara. Creo que es algo que voy consiguiendo cada día, pero queda mucho trabajo por hacer”.


“VOY AL GIMNASIO PORQUE TENGO QUE SALIR DESNUDO EN ‘EL EUNUCO’, Y PROBABLEMENTE CUANDO LA ACABE DEJARÉ DE IR”



CAMISA GRIS: MODAS CABEZÓN
PANTALÓN BEIGE: ANTONY MORATO

No se puede quejar de cómo le fue 2014, ni de cómo empieza 2015, a pesar de la cancelación de la serie Algo que celebrar (“me duele porque estaba funcionando”), puesto que seguirá con El Eunuco (“aunque no sé cómo habría podido compaginar cinco días de grabación de la serie con cinco de funciones”) y en unos meses estrenará Solo química. “El último ha sido un año redondo. Muy bonito, porque no he parado de trabajar, pero duro a la vez. Esta profesión es así. 2013 me lo pasé metido en casa y en 2014 no he parado un minuto”.

¿Cómo sobrevivió a todo un año de paro forzoso? “Formándome y viajando”. Aprovechó para conocer China, que asegura que era una asignatura pendiente (“prefiero Japón”), y para afianzar otra de sus pasiones. “Terminé de sacarme la licencia de vuelo, llevaba años queriéndolo hacer. De pequeño, ser piloto era uno de mis sueños, ahora ya no, me gusta volar por placer”. De momento, los únicos destinos a la vista para Alejo son aquellos a los que les lleve la gira de El Eunuco. Cuando vuelva a tener tiempo libre, ya sabe hacia dónde poner rumbo. “Me quedan varios países de África por conocer. Estuve en Mali hasta que empezó la guerra civil, con un proyecto de Voces [donde impartió un taller de interpretación junto a Raúl Peña], y es algo que me gustaría retomar”.


¿Qué recuerdos tiene de su personaje gay en Al salir de clase? Pasa página


GABARDINA: HACKETT
CAMISA: JUST CAVALLI
PANTALÓN: MODAS CABEZÓN
ZAPATOS: ÁNGEL INFANTES

Le marcó su experiencia solidaria en Mali, como también lo hizo el primer papel televisivo –mucho después vendría Los Serrano– que le hizo destacar, el Santi de la serie Al salir de clase, que hizo historia por ser el primer personaje gay con peso de nuestra ficción, y que reconoce que le ha marcado tremendamente. “Estoy muy orgulloso de ese trabajo, lo recuerdo con mucho cariño”. Cuando se lo ofrecieron corría el año 1999 y él, por entonces con 20 años, lo vio como una gran oportunidad. “Mucha gente me preguntaba si no me daba reparo interpretarlo, y yo no entendía por qué lo decían, ¡si era la hostia, un personaje precioso! Solo siento orgullo por haber interpretado al primer personaje homosexual serio de la televisión en España”.

No solo tiene excelentes recuerdos intangibles de aquella experiencia. “Guardo con un cariño tremendo en casa de mi abuela cajas y cajas de zapatos con cartas de gente contándome sus experiencias y agradeciéndome que les hubiera hecho replantearse muchas cosas. Porque, en definitiva, ayudé a mucha gente a salir del armario”. Alguna vez que se ha tropezado con capítulos en reposiciones, ha terminado viéndose, pero no consigue ser muy objetivo. Aunque sigue considerando, como tantos, que su personaje es de lo poco que merece la pena rescatar: “Me da vergüenza lo malo que era. Igual que me llena comprobar que la gente se sigue acordando de mí en la serie”.


“SIENTO ORGULLO POR HABER INTERPRETADO AL PRIMER PERSONAJE HOMOSEXUAL SERIO DE LA TELEVISIÓN EN ESPAÑA”



GABARDINA: HACKETT
CAMISA: JUST CAVALLI

Al salir de clase no supuso su primera toma de contacto con la realidad gay, ni mucho menos. “Desde pequeño siempre ha habido homosexuales en mi círculo de amistades. Y nunca he entendido por qué hay que diferenciar a la gente por su sexualidad. Pero bueno, como tantas otras cosas que no entiendo de las mentalidades retrógradas”. Sauras se muestra muy comprometido con cuestiones sociales que le preocupan, de igual manera que ignora las posturas que no entiende. “Cuando me encuentro con personas que tienen prejuicios, sus opiniones me pasan desapercibidas”, afirma tajante. “El mundo es una lucha constante contra aquellos que no quieren que cambie nada”. El actor se muestra orgulloso y esperanzado cuando ve cómo ha cambiado en España en las últimas décadas la realidad del colectivo LGTB. “Cuando yo era pequeño, si eras gay estabas condenado en muchos casos a abandonar tu ciudad o tu pueblo y marcharte a Madrid o Barcelona si querías vivir abiertamente tu sexualidad. Los cambios en las últimas dos décadas han sido importantes; ahora celebramos una vez al año en las principales avenidas de Madrid la libertad sexual. Queda mucho por hacer, pero estamos en el buen camino. Y esta no es una batalla exclusiva de los gays, es una lucha por la libertad en la que debemos implicarnos todos”.


LA OBRA EL EUNUCO SE REPRESENTA HASTA EL 22 DE MARZO EN EL TEATRO LA LATINA (PZA. DE LA CEBADA, 2) DE MADRID.


FOTOS: VALERO RIOJA
MAQUILLAJE Y PELO: MARIO RUBIO
ESTILISMO: MIGUEL GRACIA

Más sobre ‘El Eunuco’:

> ‘El Eunuco’, la comedia musical polisexual

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.