27/05/2018

Un profesor gay demanda al director de su colegio

12 marzo, 2015
7
Léetelo en 3 minutos

Un profesor homosexual de Sevilla afirma haber sufrido un continuo “trato discriminatorio y humillante” por parte del director y de la jefa de estudios del colegio en el que trabaja. Un hecho que viene ocurriendo desde que se casó en 2013 y tuvo que poner en conocimiento del centro su homosexualidad. El director, por su parte, niega los hechos y espera la resolución judicial.

El profesor Francisco José Gutiérrez, harto del trato peyorativo que recibía de sus superiores del Colegio Buen Pastor en Sevilla desde que se conoció su matrimonio con un hombre, ha interpuesto una demanda por resolución de contrato en la que solicita al juez que condene a los demandados al pago conjunto y solidario de la indemnización prevista en el Estatuto de los Trabajadores.

Según su relato, desde principios de 2014  viene sufriendo por parte de la dirección del centro un permanente hostigamiento psicológico que le ha ocasionado finalmente un severo trastorno depresivo, motivo por el que permanece en situación de incapacidad temporal desde el pasado 13 de noviembre. Dicho acoso está protagonizado por el director del centro y su esposa, la jefa de estudios.

El profesor denuncia que durante los últimos meses se ha puesto en juicio su capacidad para enseñar su materia, el director ha intentado desprestigiarlo ante sus compañeros asegurando que le haría pasar un examen de conocimientos porque no tenía el nivel que requiere su colegio, e incluso solicitando que los exámenes ya corregidos por Francisco fueran revisados por otros profesores.

Otras de las medidas absurdas del director fue prohibir a Francisco tener tutorías a solas con los padres de sus alumnos; debería hacerlo en presencia de la jefa de estudios, porque según el centro Francisco hablaba mal del colegio a los padres. Otra condición a la que tuvo que someterse fue la de enviar sus exámenes al director para que este le diera su aprobación previa; exámenes que eran modificados a su antojo, además de someterse a juntas de evaluación donde el orientador y la jefa de estudios tenían más peso que su opinión como profesor de la materia. Un acoso diario que llevó a Francisco a una baja por depresión y un deterioro de su estado físico.

Según Francisco, el director le llamó una vez a su despacho para interrogarle sobre lo que había hecho un día fuera de su trabajo, de dónde venía y qué estaba tramando, refiriéndose a una comida con unas compañeras de su centro un día no lectivo. Este encuentro acabó con los tiempos de recreo para Francisco, que fueron sustituidos por sus horas de corrección, para que no se relacionase con sus compañeros en el patio y tramase ‘complots’ contra la escuela. Por su parte, sus compañeros fueron advertidos de que se irían a la calle si seguían confabulando con el profesor.

Una historia que nos recuerda a la película ‘El amor es extraño’, de la que hablabamos hace unos meses.

La gota que colmó el vaso vino por parte de la jefa de estudios, que solicitó que le bajasen de curso por sus escasos conocimientos en su materia. El profesor fue obligado a dejar su clase y tuvo que pasar a una de nivel inferior.

El director del centro, Joaquín Egea, ha explicado por su parte que en todos los años que lleva en el colegio jamás se le ha dicho nada que tenga que ver con la orientación sexual de Francisco, y afirma que espera tranquilo la resolución judicial: “En su momento, esto se verá en los tribunales y será la Justicia la que decida si esto es o no verdad, es mejor esperar a que eso ocurra y no entrar ahora en ese tema”, ha indicado. El juicio por estos hechos se celebrará el 18 de noviembre en el Juzgado de lo Social número 2 de Sevilla.

Desde Shangay le recomendamos a este director y a su mujer que lean nuestro artículo sobre Cómo evitar el bullying homófobo en la escuela. Quizá les resulte interesante implantar algunas de estas recomendaciones en su centro.

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.