19/06/2018

Ángeles Martín: “Estoy satisfecha de mi tesón”

13 marzo, 2015
14

Apasionada como ella sola, locuaz como pocas y tremendamente expresiva, Ángeles Martín es de esas personas que con cada gesto y cada palabra dejan claro si algo les gusta o no. Y es de esas actrices que tienen muy claro hacia dónde dirigir sus esfuerzos profesionales: hacia aquello que le llama. La vocación se le presentó con claridad a los 6 años, explica. “Me crié en un hostal, lleno de habitaciones y de gente de todo el mundo que entraba y salía. Utilizaba la cortina que separaba el comedor del salón como telón, y allí empecé a hacer mis espectáculos: cantando por Karina, haciendo monólogos…”.

Así comenzó su formación, aprovechando además para observar a todos los huéspedes e ir –inconscientemente entonces– aprendiendo de ellos. Muchos años después, cuando se enfrentó a sus primeros protagonistas teatrales, pensó que el destino era sabio. En 1997 se midió a Nati Mistral en Café cantante, de Antonio Gala, y asegura que varios de sus consejos se le han quedado grabados a fuego. “Una vez me dijo: siempre que hagas una amenaza, cúmplela, si no, dejarán de tenerte en consideración y no creerán en tu palabra”. Poco después trabajó con la recientemente desaparecida Amparo Baró en La opinión de Amy. “Me marcó cuando en una rueda de prensa le preguntaron por su hobby favorito y respondió: ‘mirar’. También se me quedó grabado”. Y poco a poco lo puso en práctica. “Porque al principio de mi carrera me miraba sobre todo el ombligo”, confiesa entre risotadas.


“AL PRINCIPIO DE MI CARRERA ME MIRABA SOBRE TODO EL OMBLIGO”


Su primera gran oportunidad se la dio la televisión, el programa Sin vergüenza la convirtió en un personaje popular de la noche a la mañana, y supo disfrutarlo. “La gente me recuerda por lo cercana que era. Tuve grandes maestros como Emilio Aragón y La Trinca, que me animaban a no ser nada artificial, a ser yo. Esa simpatía, un poco circense, que utilizaba para presentar llegaba a la gente. Mi espontaneidad no era fingida, soy así, y es una cualidad que me ha dado muchísimas alegrías a lo largo de mi vida personal y profesional”. Aunque también es consciente de que no todo el mundo acepta bien esa forma de ser. “Hay quien te tacha de frívola, piensa que pasa por encima de las cosas. Pero no soy así, simplemente mis padres me enseñaron a ser sociable y es algo que he mantenido, a pesar de las decepciones que te llevas a lo largo del camino”. Asegura que aquella etapa fue muy enriquecedora. “Cuantas más experiencias acumules y más reales sean, mejor vas a interpretar tus personajes”. Presentó durante dos años, 1993 y 1994, el coloquio que desde Torrespaña se realizaba durante el festival de Eurovisión, y es otro de esos trabajos que recuerda encantada. “Porque yo siempre he sido de ver el festival, así que imagínate lo que era conducir aquel programa. Siempre lo veo rodeada de amigos, igual que los Oscar, los Goya o la Gala Drag Queen”.

¿Cómo recuerda su paso por Yo soy Bea? ¿Qué papel hace ahora en la obra Salvator Rosa o El artista? ¿Por qué se siente tan comprometida con el mundo LGTB? Pasa página

A finales de los 90 decidió dejar de lado la popularidad televisiva –que volvería a paladear cuando se incorporó a la serie Yo soy Bea (“todavía hay gente que me habla de La Chali, seis años después”)– y se volcó en su gran pasión, el teatro. “Llevo ya 26 obras y estoy muy satisfecha de todos mis trabajos, de mi esfuerzo, de mi tesón, de los directores que he tenido y de los autores a los que he interpretado: Saramago, Gala, Paco Nieva, Camilo José Cela, Zorrilla, Calderón…”.

Puesta a destacar trabajos de los que esté especialmente orgullosa, cita dos: “Uno es la Nora en Casa de muñecas, de Ibsen. Aunque cuando la hice era demasiado joven para el papel. Ese portazo que daba ella en la función me dio la fuerza para después dar alguno en la vida real”. La otra función que destaca está por llegar a Madrid, Fisterra de Ferran González. Primero tuvo como compañera a Eva Hache, y después a Blanca Portillo. “Es una comedia divertidísima en que interpreto a una burguesa catalana que vive una historia tipo Thelma & Louise. La gente se ha reído muchísimo en la gira y espero de corazón que el público de Madrid pueda disfrutarla pronto, para que vea la comicidad que soy capaz de transmitir”.


“QUE EN PLENO SIGLO XXI SE SIGA JUZGANDO A LA GENTE EN BASE A SU IDENTIDAD SEXUAL ME PARECE INAUDITO”


De momento está feliz de formar parte de Salvator Rosa o El artista, de Francisco Nieva, en el teatro María Guerrero de Madrid. Es la tercera obra de Nieva que representa, tras El manuscrito encontrado en Zaragoza y Tórtolas, crepúsculo y telón. Una sátira sobre el poder y un canto a la pasión ambientada durante una revolución popular en el Nápoles de 1647, dirigida por Guillermo Heras, que protagoniza un extravagante pintor romántico –al que interpreta Nancho Novo–. Martín da vida a una de sus amantes, la cortesana Floria. “Una mujer libre, independiente, cuyas decisiones las guía su corazón”, explica. “En esta función, Francisco Nieva habla de que las únicas bendiciones reales son el amor y la pasión, y que todo lo demás son añadidos. Es un texto tremendamente actual, porque, igual que en él, nosotros como sociedad hemos plantado cara a lo que está sucediendo. E invita a reflexionar sobre algo que tantos pensamos: que hay que prescindir de las etiquetas que nos ponen y ser libres. Que, por ejemplo, en pleno siglo XXI se siga juzgando a la gente en base a su identidad sexual me parece inaudito”.

Para Ángeles sentirse a gusto con uno mismo es fundamental. “Es lo que quiero transmitirles a mis hijas, que ahora tienen 13 y 11 años, que siempre sean honestas y se sientan felices como son”. Y considera que obras como Salvator Rosa… de ese gran innovador que es Nieva tienen tantas lecturas que pueden fascinar a espectadores de cualquier edad y predisposición. “Ideología, poder y amor son sus tres elementos clave, y ante cualquiera de ellos reaccionas”.


LA OBRA SALVATOR ROSA O EL ARTISTA SE REPRESENTA HASTA EL 5 DE ABRIL EN EL TEATRO MARÍA GUERRERO (C/TAMAYO Y BAUS, 4 · MADRID) DEL CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.