Le llaman "maricón" y le sirven esta hamburguesa

Mientras pedía una hamburguesa le llamaron “maricón”. Luis Hernandez, un joven de 24 años, acudía a un restaurante de comida rápida y no se esperaba la que se le venía encima. Los hechos de desarrollaron el pasado domingo en Washington. Mientras hacía su pedido, Luis oyó cómo la encargada humillaba a la persona que estaba […]

23 abril, 2015
Se lee en 2 minutos

Temas:

Le llaman "maricón" y le sirven esta hamburguesa

Mientras pedía una hamburguesa le llamaron “maricón”. Luis Hernandez, un joven de 24 años, acudía a un restaurante de comida rápida y no se esperaba la que se le venía encima.

Los hechos de desarrollaron el pasado domingo en Washington. Mientras hacía su pedido, Luis oyó cómo la encargada humillaba a la persona que estaba tomando nota de su pedido, tal y como cuenta al portal gaystarnews. “Me pareció irrespetuoso y poco profesional y decidí expresar mi opinión al empleado que estaba tomando mi pedido», comenta. Y añade: “Le dije al chico que si esa mujer fuera mi superior, no toleraría esa actitud”. Hasta aquí todo más o menos controlado.

Entonces, el empleado y su jefa mantuvieron una conversación para aclarar lo sucedido. “Mientras hablaban, ella me miró, y cuando le quise argumentar, me dijo que le daba igual”. A raíz de la disputa, sin saber muy bien por qué, el empleado humillado decidió pagar su frustración con el cliente y comentar con un compañero: “Ves, esto me pasa por atender a maricones”. Para frotarse los ojos una y otra vez.

Total, que le humillan y decide pagar con la misma moneda al que le intentó defender. Y después, en un acto de cobardía, visto que Luis era ya un basilisco, decidió que lo más adecuado era justificar que no estaba refiriéndose a él. “¿Hay algún maricón más aquí?”, preguntó el afectado irónicamente. Él mismo reconoce que “no me visto como un heterosexual, soy afeminado y mi comportamiento demuestra que soy gay”, porque obviamente se dio por aludido.

La cosa iba a acabar mal, pero no tan rápido. Luis ya tenía su comida y se marchaba a casa, pero llegó la sorpresa final. “Mi hamburguesa tenía un olor horrible, me la encontré cruda y con sangre por todas partes”. Las fotos, en este caso, hablan por sí solas. De inmediato, intentó contactar con el restaurante, pero le colgaron el teléfono y no quisieron saber nada del asunto. Luis lo tiene claro: “Estos empleados trataron intencionadamente de hacerme enfermar. Esto es un peligro para la salud”. El caso está ahora en manos de la policía, tras un informe de un inspector que revela que se trata de un caso de “manipulación criminal”. Estaremos atentos para saber si quien se mancha el último se mancha mejor…

Toda la homofobia, AQUÍ

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 39
Portada de la revista Shangay Voyager 39
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023