06/12/2019

La peligrosa moda de la Viagra entre los jóvenes

28 abril, 2015
Léetelo en 4 minutos

En España, con la salida a la venta de medicamentos genéricos de sildenafilo, el principio activo de la Viagra, a un coste mucho menor en todas las farmacias, parece que se ha disparado el consumo irresponsable de este fármaco. Sobre todo entre los jóvenes, entre hombres homosexuales, pero también en adultos que aún no están en situación de necesitarlo.

Una moda extremadamente peligrosa que, mezclada con alcohol y drogas, puede tener consecuencias terribles, pues un exceso de esta provoca cardiopatías, hemorragias internas o erecciones prolongadas de más de 4 horas que pueden causar priapismo, con lesiones irreversibles en el pene, como deformaciones o problemas de erección permanentes.

Su consumo irresponsable no es una novedad, ya que se comercializaba mucho en el mercado negro. Pero ahora, con la liberación de la patente, podemos encontrar hasta ocho marcas distintas mucho más baratas que la famosa pastillita azul de Pfizer. Y aunque en teoría debe adquirirse con receta, no todas las farmacias llevan a cabo dicho control.

Así es como funciona este medicamento:

Su fin inicial, como es sabido, es tratar la disfunción eréctil. Sin embargo, su bajo coste y los problemas para alcanzar una erección que se les presentan a algunos varones bajo los efectos del alcohol y drogas, la han convertido en la panacea a todos los males sexuales. La pastilla azul ha pasado a ser uno de los reclamos de la vida nocturna de los fines de semana, y prolifera en el mercado negro, así que aquellos que no quieren tomarse la molestia de conseguirla en farmacias lo tienen bastante fácil.

El principio activo de estos medicamentos, el sildenafilo, a primera vista parece inofensivo. “Actúa como dilatador de los vasos sanguíneos del pene”, explica María Teresa Tejerina, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología (SEFC). Esto significa, advierte la especialista, que cuando se abusa de su consumo “y se mezcla con otras drogas estimulantes, los riesgos para la salud se multiplican y ya se han atribuido muchos ingresos hospitalarios a este uso indebido”.

Entre los efectos que este cóctel puede tener se encuentra uno muy peligroso: el infarto. Un uso a la ligera, en exceso y mezclado con otras drogas que pongan el corazón a mil, puede provocar cardiopatías que den lugar a isquemias e infartos al corazón.

“Es un problema muy grave y con riesgos para la salud contra el que estamos tratando de tomar medidas, no solo mediante campañas publicitarias de concienciación, sino también con la actualización de la ley de medicamentos sobre la prevención de la entrada de fármacos falsificados en la cadena de suministro legal e incorporando las directivas europeas de farmacovigilancia”, explican los responsables de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Pues otro de los grandes males de esta moda son las falsificaciones, medicamentos no originales que no pasan los controles necesarios y que suponen aún mayor riesgo que los adquiridos en farmacias. La propia Pfizer aseguraba en un comunicado que está “colaborando con las autoridades españolas para evitar que los productos falsificados puedan llegar a los pacientes”.

Otros de los efectos más indeseables de la pastilla mezclada con alcohol y drogas son las palpitaciones, taquicardias, hipotensión, hipertensión, dolores oculares y visón alterada, mareos, vómitos, y hemorragias.

Por último, cabe destacar el priapismo, un efecto peligroso, que puede dar lugar a erecciones que se prolongan por muchas horas. El priapismo es una enfermedad que puede causar intensos dolores, pues la sangre acumulada en el pene y la dureza de la erección tan prolongada puede dar lugar a lesiones de las cavidades cavernosas del miembro, deformarlas e incluso romperlas.

Cuando la erección es dolorosa y no desaparece, o el miembro presenta un color oscuro, es necesario acudir a urgencias médicas. Un priapismo severo no tratado puede dar lugar a disfunciones eréctiles crónicas, parciales o totales. No hay forma de prevenir estos ataques, pero sí de actuar a tiempo.

El priapismo suele producirse por una dosis excesiva de Viagra o medicamentos similares, como respuesta anómala a otros fármacos y también se conocen casos espontáneos en personas por etiologías desconocidas, como es el caso de este chico, que os contábamos en este artículo: Le reducen el pene por tenerlo «como un pomelo».

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.