12/12/2019

El implante que convierte tu pene en un vibrador

4 mayo, 2015
Léetelo en 2 minutos

No es cuestión de no saber utilizarla sino de convertirla en una herramienta que ofrezca mayor placer. Esta es la idea de Rich Lee, un vendedor de 32 años de edad de St. George, en el estado de Utah (EE UU), que ha creado un dispositivo que ha llamado Lovetron9000. Una especie de vibrador con varias velocidades que se implanta quirúrgicamente debajo del hueso púbico masculino y hace que el pene vibre de manera automática.

“Es como convertir a tu novio en un vibrador”, asegura el inventor.

El Lovetron9000, que todavía está en la fase de prueba, es un pequeño motor incrustado en una capa cercana al pubis y que permite al hombre activar una vibración adicional al movimiento de la penetración, lo que podría facilitar los orgasmos de su pareja.

Al igual que un vibrador estándar, contará con diferentes intensidades de vibración, movimientos y ritmos. De primeras, puede resultar poco atractivo o incómodo, sin hablar de la intervención quirúrgica necesaria para implantarlo en tu cuerpo, pero Lee asegura que no es diferente de los implantes mamarios, y que se trata de una operación sencilla y reversible.

«La gente usa  juguetes en la cama. No veo que esto sea algo diferente. Yo lo veo como una mejora tecnológica», argumenta Lee.

Lee se describe así mismo como un biohacker. Podríamos definir el término biohacking como el proceso por el que las personas tratan de aumentar o mejorar los sistemas biológicos de su cuerpo. Lee pertenece a un subconjunto de biohackers bajo la línea ‘do-it-yourself cyborgs’ (cíborgs hechos a sí mismos), especializado en hardware para el cuerpo humano.

Si os estáis preguntando si esto es legal o ético, la respuesta es que hay un vacío. Lee y otros  biohackers continúan sus investigaciones sin esperar a que las autoridades se postulen frente al tema. Un ejemplo de esto es Amal Graafstra, un biohacker que implanta identificadores por radiofrecuencia (RFID), un microchip bajo la piel de la mano que convierte a estas en herramientas interactivas con otros aparatos informáticos.

El objetivo es utilizar el cuerpo humano como un lienzo. Pero a diferencia de una modificación del cuerpo, como proponen otros biohackers, el Lovetron9000 respeta la anatomía del cuerpo y tiene solo fines utilitarios no estéticos ¿Te animarías a ponerte uno?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.