23/06/2018

El chulazo millonario que vive en una caravana

5 mayo, 2015
36
Léetelo en 2 minutos

“Estoy más cómodo siendo pobre”. Daniel Norris es de todo menos convencional. Su talento natural le ha llevado a jugar en los Toronto Blue Jays de la Major League Baseball, pero él huye de todo lo que tenga que ver con el éxito, los flashes y el dinero. No traten de entenderle, él es feliz viviendo en su caravana Volskwagen Westfalia 1978 y durmiendo al lado del estadio donde juega.

“Es como el yin y el yang. Puede ser poco convencional, pero me siento bien con mi estilo de vida”, cuenta en un reportaje para la ESPN. Su contrato asciende a dos millones de euros, pero ha dado orden a sus asesores de que solo le ingresen 736, más que suficiente para vivir. Cuando lo firmó, lo celebró gastándose 12 euros en una camiseta. Humildad es su segundo apellido.

Con Shaggy (así llama a llama a su camioneta en honor a Scooby Doo) se mueve por un radio cercano, el suficiente para hacer surf y disfrutar de la naturaleza. Le lleva a los entrenamientos a 92 kilómetros por hora y en ella almacena los utensilios de cocina y libros de Jack Kerouac. “¿Dónde se puede ser tan libre como en medio de la nada?”, se pregunta. Y puede que tenga razón.

En el barrio es toda una atracción: le llaman Van-Man, surfista indigente, vagabundo espiritual o adolescente sin control, y a menudo se le puede ver haciendo ejercicios en lugares insospechados. Con 22 añitos, no es fácil tener tanta personalidad. Los Toronto Blue Jays le exigen que viva en un piso compartido cuando hay competición, pero él luego vuelve a su hábitat. Y además, tal y como reconocen en su equipo, “está en buena forma”. A ver quién dice lo contrario…

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.