23/05/2018

Lo mejor del ‘Life Ball’ de Viena

18 mayo, 2015
3
Léetelo en 4 minutos

El Life Ball (baile por la vida) se ha convertido en el mayor acontecimiento europeo de apoyo a los afectados de sida o VIH.  Una organización sin ánimo de lucro, creada en 1992 por Gery Keszler y Torgom Petrosian, celebra cada año este evento en la ciudad de Viena, en Austria.

Desde hace años busca concienciar sobre la enfermedad y riesgos del VIH y el sida, así como recaudar fondos para continuar investigando y encontrar una cura. Un evento que atrae un gran interés internacional y de importantes celebridades: diseñadores, actores, músicos, políticos y modelos, que manifiestan su compromiso personal con la causa.

Este año, los actores Sean Penn y Charlize Theron fueron el foco de atención de todas las miradas de la alfombra roja. Estas eran algunas de las declaraciones de la actriz: “Como sudafricana, el sida ha sido parte de mi vida. Recuerdo ver morir a mis vecinos, el contrabando de medicamentos para intentar salvar vidas. Miradnos ahora. Estamos luchando por ver llegar la primera generación libre de sida. Hemos avanzado tanto. Muchos de vosotros estáis en la primera línea: política, artística, social. Podéis cambiar las cosas”.  

Los destellos dorados y la ambientación al más puro estilo de Gustav Klimt se hicieron con la plaza del ayuntamiento de Viena para acoger una edición cuyo dress code era el oro, propio de las pinturas del artista austriaco, bajo el título “Ver Sacrum”.

A modo de personajes de una pintura de Gustav Klimt o tocados por la mano del Rey Midas, otros invitados hicieron presencia con sus atuendos dorados, como la soprano Anna Netrebko, la actriz Carmen Electra o la coreógrafa Paula Abdul.

La noticia continúa, pasa página

Una despistada Kelly Osbourne, de negro, se lamentaba de su desafortunado vestido fuera de tono… por no haber leído el mail. Cosas que pasan.

El tenor peruano Juan Diego Flórez fue el encargado junto a la actriz Dita Von Teese de entregar el galardón del evento  Crystal of Hope al príncipe Seeiso de Lesotho por su proyecto Sentebale (en español, “No me olvides”). Un programa que trabaja para ayudar a niños afectados el VIH en su país, el reino de Lesoto, en el sur de África, donde más de 37.000 menores de 14 años tienen sida.

La amarga sorpresa del evento fue la valiente confesión de Gery Keszler, el fundador de Life Ball, que hacía púbica su infección de VIH desde 1983. Todo un ejemplo de lucha, superación y normalización de una enfermedad con la que ya es posible tener una vida normal: “Yo fui uno de los primeros infectados en Austria, no sé porque estoy aquí arriba tan sano, y tantos de mis amigos están muertos”, declaraba en una emotiva intervención que enmudeció a los asistentes.

Conchita Wurst, la ganadora de Eurovisión 2014, fue la imagen del cartel y protagonizó una de las actuaciones de la gala, vestida en blanco y dorado de la mano de Jean Paul Gaultier se metió al público en el bolsillo. El propio diseñador francés tuvo unas palabras sobre el glamour que envuelve cada año al Life Ball: “Es increíble, se está volviendo un evento muy grande y muy internacional”.

El carácter caritativo y altruista de Life Ball ha hecho que esté patrocinado por todas las fundaciones de sus famosos participantes, como el Charlize Theron Africa Outreach Project, que la actriz ha promocionado en esta edición, o la Clinton Health Access Initiave, promovida por el ex presidente estadounidense Bill Clinton

El año pasado, el evento recaudó 2’3 millones de euros, y el resultado de esta noche se conocerá en las próximas semanas, aunque se prevé haber superado las cifras anteriores. Grande o pequeña, cualquier ayuda en la lucha contra el VIH resulta de agradecer.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.