25/06/2018

Giorgio Moroder: “Me apasiona la música de baile”

29 mayo, 2015
11

Seguro que has bailado mil veces alguno de sus clásicos para Donna Summer. Seguro que asocias mil y una celebraciones a sus temas para la banda sonora de Flashdance. Y si eres fan de El precio del poder de Brian de Palma te habrás emocionado seguro más de una vez con su banda sonora. Incluso si no conoces la obra de este genio de la electrónica y el pop bailable, a saber cuántas veces habrás estado expuesto a su obra.

A la larga lista de artistas más o menos ilustres con los que ha colaborado en los últimos 40 años (Summer, Irene Cara, David Bowie, Berlin, Elton John) se unen ahora unos cuantos más. Tras ser reivindicado por Daft Punk en el épico tema que le dedicaron en su último disco, Moroder se animó a romper 30 años de silencio discográfico –desde Innovisions, en 1985, no publicaba disco– y presenta Déjà Vu, una celebración de su pasión por la música de baile y de su personal estilo y a la vez, autotributo en el que colaboran relevantes nombres del pop actual. Y Moroder consolida, una vez más, su relevancia. Otro déjà vu en su carrera.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué dejaste pasar 30 años antes de volver a firmar un álbum?
GIORGIO MORODER
 ⇒ Porque me cansé de la música, perdí el interés. Hice algunas pequeñas cosas puntuales (bueno, no tan pequeñas) como una pieza para los Juegos Olímpicos de Pekín [en 2008], pero en ningún momento se me pasó por la cabeza volver a dedicarme activamente a la música. A raíz de volver a pinchar y por influencia de Daft Punk [que le reivindicaron a lo grande en Random Access Memories], aquí estoy de vuelta.

SHANGAY ⇒ ¿Y qué tal sienta la vuelta a la actividad?
GIORGIO MORODER 
⇒ Maravillosamente. Estoy trabajando muchísimo y me sienta muy bien. No hay que olvidar que tengo setenta y cinco años, y poder celebrar que estoy de vuelta con nuevo disco, y que en él han colaborado artistas como Britney Spears, es una locura.

SHANGAY ⇒ No son pocos los que nunca se tomarán en serio a Britney como artista. No es tu caso, por lo visto…
GIORGIO MORODER
 ⇒ Una cantante que es capaz de hacer tantos millones en Las Vegas algo debe de tener que otras no tienen. La gente no paga dinerales por un show si piensa que va a ser malo. Ahora soy más consciente que antes de lo popular que es a nivel mundial: y sé que la gente la ama o la odia, no hay término medio. Puede que lleve años sin tener un gran éxito, pero sus primeras canciones eran increíbles, ¡tan bien hechas! Y tiene buena voz. No es Barbra Streisand, pero a mí me encanta. Es muy sexy.


“SIEMPRE QUE HE PINCHADO EN CLUBS GAYS SE VUELVEN LOCOS CUANDO PONGO I FEEL LOVE


SHANGAY ⇒ Viniendo de ti es todo un cumplido, dado que fuiste todo un pionero a la hora de introducir el sexo como un elemento clave en la música de baile.
GIORGIO MORODER
 ⇒ Le abrí el camino a muchos artistas en ese sentido, sí. Y con canciones como Love To Love You Baby [inmortalizada por Donna Summer] contribuí a que parte del público femenino, sobre todo en Estados Unidos, se liberase. Gracias a esa emancipación muchos productores vieron que el mundo estaba listo para canciones más sexys.

SHANGAY ⇒ ¿Te sorprendió el escándalo que provocó ese tema?
GIORGIO MORODER
 ⇒ No, me lo esperaba [risas]. Las primeras veces que dejé que la escucharan amigos y gente de los sellos discográficos, yo mismo me ruborizaba, me daba algo de vergüenza. Pensaba que nadie la publicaría, pero cuando vi que varias compañías estaban muy interesadas se me pasó.

SHANGAY ⇒ No tardarías en grabar con Donna Summer uno de los muchos himnos gays que has firmado en tu carrera, I Feel Love. ¿Por qué crees que el público gay ha sido siempre tan receptivo a tu música?
GIORGIO MORODER
 ⇒ Para empezar, porque soy un tío muy atractivo [risas]. Y ya en serio, todos sabemos lo mucho que le ha gustado siempre a los gays bailar y escuchar música de baile. Mi música se dio a conocer en las discotecas, y Donna [Summer] se convirtió en la diosa de los gays en sus inicios. Hasta que hizo aquellos estúpidos comentarios sobre el sida… Sin duda, I Feel Love se convirtió en una de sus favoritas. Siempre que he pinchado en clubs en donde predomina el público gay se vuelven locos cuando la pongo. Ay, tengo una anécdota que viví en una discoteca gay… Pero no debería contarla, no quiero que se me malinterprete…

SHANGAY ⇒ ¡Por favor!
GIORGIO MORODER
 ⇒ Pues me puse en ridículo, y me sentí fatal, por una tontería que hice con la mejor de mis intenciones. Estaba pinchando en un club gay y en primerísima fila había una pareja de tíos que no dejaban de mirarme y de mandarme besos. De broma, le dije a uno de ellos “A ti te quiero”, y al otro le dije “A ti, no”. ¡En qué momento! Al que le dije que no me gustaba se puso a llorar desconsoladamente, no sabía qué hacer. Le decía “Es una broma, ¡a ti también te quiero!”, pero no había forma de que dejase de llorar. Me emocionó mucho que gente a la que no conocía de nada me demostrase tanto amor, y desde luego siempre he hecho lo posible por agradecerlo. Por suerte, diez minutos después seguían bailando encantados como si no hubiera pasado nada.

¿Qué jitazo suyo le hemos descubierto que no falta en cualquier fiestón gay? ¿Quieres saber por qué no ha grabado nunca con Madonna? Pasa página

SHANGAY ⇒ Se acaban de cumplir 32 años desde que fue número 1 en Estados Unidos otro de tus grandes hits de los 80, el tema central de Flashdance
GIORGIO MORODER 
⇒ ¿Es una canción que gusta en el mundo gay? No tenía ni idea. Pensaba que la conexión era sobre todo a través de Donna Summer… Pero claro, el público gay al que le gusta el dance siente especial debilidad por las voces femeninas, eso es así desde los tiempos de la música disco. De hecho, yo no recuerdo artistas masculinos que tuvieran éxito en aquella época. El único era gay y por su tono de voz podías pensar que era una mujer. No recuerdo su nombre…

SHANGAY ⇒ ¿Sylvester?
GIORGIO MORODER
 ⇒ ¡Exacto! Si te fijas, es algo que sigue pasando. Las mujeres dominan tanto las listas de pop como las de música de baile. Estrellas como Rihanna, por ejemplo. ¿Gusta Rihanna a la comunidad gay? ¡A mí me encanta!

SHANGAY ⇒ ¿Nunca has trabajado con Madonna?
GIORGIO MORODER
 ⇒ Tenía que haber producido su primer single, a principios de los 80. Curiosamente, años después me enteré de que ella le dijo a su compañía que no quería que lo produjese yo; no porque no le pareciese bueno, sino porque quizá era demasiado bueno y conocido, y ella quería ser la estrella, no quería que su productor la eclipsara. En aquella época es cierto que los productores estaban muy reconocidos, más que ahora. El caso es que nunca me ha propuesto que colaboremos.


Giorgio Moroder con Marlene

SHANGAY ⇒ En Déjà Vu cuentas con un variadísimo plantel de vocalistas, que van de Kylie y Kelis –quien, por cierto, suena en Back and Forth como heredera de Donna Summer– a Sia, Charli XCX o Marlene. ¿Buscabas que fuesen lo más distintas posible entre ellas?
GIORGIO MORODER
 ⇒ No era algo premeditado. Si grabas con tantas cantantes distintas el disco va a salir necesariamente variado, y nunca habría intentado que sonasen todas parecido. El disco ha terminado siendo así porque las cosas se dieron para que el resultado fuese el que ha sido: colaborar con tantos coautores, coproductores e intérpretes ha sido decisivo para el sonido del disco.

SHANGAY ⇒ En él no falta otro icono gay, Kylie Minogue, la más experimentada de las artistas con las que has colaborado en esta ocasión…
GIORGIO MORODER 
⇒ Kylie es sencillamente adorable. Y debo decir que la canción que interpreta me encanta, es de mis favoritas. Es una artista maravillosa, a la que incluso acompañé en su reciente gira australiana.

SHANGAY ⇒ Right Here Right Now es un ejemplo perfecto de tema dance con fuerte carga emocional. A ti siempre te ha gustado –y se te ha dado muy bien– emocionar a la vez que haces bailar. ¿Eso sí lo buscas de forma consciente?
GIORGIO MORODER 
⇒ Lo único que he buscado siempre conscientemente con mis canciones es hacer bailar, porque me encantan los uptempos bailables. Rara vez he compuesto una balada, solo se me ocurre ahora mismo una que sí tuvo éxito, Take My Breath Away [por la que ganó su segundo Oscar a la mejor canción]. Pero lo que a mí me apasiona es el dance, la EDM, todo eso. Para mí, la música de baile es lo primero.

SHANGAY ⇒ De nuevo vuelves a ser pionero, en este caso por demostrar con hechos cómo a tu edad es posible seguir siendo relevante como productor y DJ…
GIORGIO MORODER
 ⇒ Es que en realidad tengo 25 años, aunque aparente 75 [risas]. El otro día me preguntaron en una entrevista por Ronaldo, el futbolista, que por lo visto quiere volver a jugar, y me pidieron un consejo para él. “Que no se lo piense”, contesté. “¿Qué más da la edad que tengas para hacer lo que te gusta?”. Lo único es que para jugar al fútbol él tiene que ponerse en forma, mientras que en mi caso lo único que he tenido que hacer es grabar música de nuevo. ¡Y me ha resultado tan fácil! Es algo que no se te olvida aunque lleves mucho tiempo sin practicar.


EL ÁLBUM DÉJÀ VU DE GIORGIO MORODER SALE A LA VENTA EL 15 DE JUNIO EDITADO POR SONY MUSIC

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.