20/06/2018

Ataque homófobo al Pride de Kiev

9 junio, 2015
13
Léetelo en 3 minutos

Al menos 10 participantes y 5 policías resultaron heridos en los ataques producidos el pasado sábado 6 de junio, cuando se celebrara la marcha del Orgullo Gay en Kiev. Las autoridades ucranias conocían las amenazas que pesaban sobre la marcha del Orgullo Gay, por eso habían tomado medidas y creado un cordón policial que acompañase el desfile, un total de 1.500 policías y soldados de la guardia nacional para proteger a los asistentes.

Pero de poco les sirvió esta barrera cuando un grupo cuantioso de homófobos quiso atacar a los participantes. Lo hacían con armas, piedras y gases lacrimógenos. Según Amnistía Internacional, el gobierno de Kiev no tomó todas las medidas de seguridad necesarias para evitar estos ataques. La falta de coordinación con los organizadores del evento y la inexistencia de un plan de evacuación hicieron que, a pesar de la presencia policial, el ataque fuera perpetrado.

“Hoy, las calles de Kiev se han manchado con una horrible violencia homófoba. Para tratar de evitarla deberían haberse tomado medidas previamente. La policía no decidió hasta ayer proteger la marcha, en lugar de responder a las amenazas violentas tomando medidas para garantizar la seguridad de sus participantes. Si se hubiera dedicado más tiempo a la planificación y la coordinación, el número de heridos podría haber sido menor”, ha dicho Denis Krivosheev, director adjunto del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Ya tenían antecedentes de celebraciones anteriores con similares resultados. En 2012 y 2014, la policía comunicó a los organizadores que no podría garantizar su seguridad tras las amenazas recibidas. Este año volvieron a repetirse las amenazas de los grupos radicales de extrema derecha Svoboda y Pravyi Sektor, por lo que la policía se reunió varias veces con los organizadores para tratar de disuadirlos de celebrar el evento, pero al final accedieron a proteger la marcha en una reunión que tuvo lugar el 5 de junio.

Por motivos de seguridad, el recorrido de la marcha se mantuvo en secreto hasta el último momento, y el evento se inició a las 10 de la mañana con más de 250 participantes. Las agresiones comenzarían pocas horas después, cuando los radicales conocieron el itinerario de la marcha y acudieron de forma violenta y organizada.

Aunque la policía actuó para proteger a los participantes, ejerciendo resistencia a los ataques y deteniendo a más de 28 agresores, algunos incidentes fueron inevitables, ya que escaparon al control policial, algo que según Amnistía internacional podría haberse evitado si se hubiera coordinado un plan específico de seguridad.

“Es muy triste que un evento cuyo objetivo es celebrar la igualdad, la diversidad y los derechos a la libertad de expresión y reunión atraiga este tipo de homofobia violenta y que las autoridades no hagan suficientes esfuerzos para proteger a sus participantes”, ha dicho Denis Krivosheev.

“No obstante, el hecho de que la marcha se haya celebrado significa que Ucrania ha pasado una importante prueba de tolerancia. Sin embargo, el examen no ha sido fácil ni indoloro y está claro que el país sigue teniendo un largo camino por delante hacia una sociedad más tolerante”.

Algo similar ocurría hace unos días en la marcha del Orgullo Gay en Moscú. Solo que en este caso, recordamos que era un acto que estaba prohibido.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.