19/07/2018

Si aprueban las bodas gays, se divorcian

11 junio, 2015
4

Prepárense, llega la absurdez de la semana, o incluso del mes. A Nick y Sarah Jensen, una pareja australiana, les molesta tanto que se pueda aprobar el matrimonio igualitario en su país que han decidido tomar medidas. Hace 10 años que se dieron el ‘sí quiero’, pero eso ya no importa, pues su homofobia ahora es la prioridad.

En unas declaraciones a Canberra City News, argumentan en la medida de lo posible su convicción: si se legalizan las bodas gays, se divorcian. Eso sí, rizando el rizo de lo estrambótico, cuentan que nada cambiaría entre ellos. “Continuaríamos viviendo juntos, espero que por otros 50 años. Y si Dios quiere, tendremos más hijos, también nos referiríamos el uno al otro como marido y mujer ante Dios y la Iglesia”. A veces es mejor no preguntar.

Y la retahíla de siempre: “Matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, como parte fundamental del orden y la creación. Como cristianos no creemos que el matrimonio sea una invención humana”. Continuando para bingo: “Mi mujer y yo nos negamos a reconocer cualquier ley gubernamental que incluya a homosexuales y matrimonio en la misma frase”. Tampoco debemos oponernos así a su felicidad. Lo que Dios ha unido, si es menester, que lo separe la homofobia.

Siguiente artículo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.