19/06/2018

Carmena y el Orgullo gay de Madrid

16 junio, 2015
13
Léetelo en 3 minutos

Según un periódico de tirada nacional la ex alcaldesa del PP, Ana Botella, se olvidó de dejar cerrados los festejos para el Día del Orgullo Gay en la capital. Aunque la organización del  MADO contradice estas afirmaciones y confirma que la mayor parte de los aspectos de las fiestas ya están acordados.

Lo que sí es cierto es que no todo está zanjado, y la nueva alcaldesa Manuela Carmena podría tomar decisiones en el último momento muy esperadas por los organizadores y asociaciones LGTB. No obstante, resultaría bastante complicado cambiar el recorrido del desfile teniendo en cuenta los pocos días de margen para la celebración del Orgullo gay madrileño.

A solo 15 días de su inicio, el día 1 de julio, las fiestas del Orgullo Gay de Madrid podrían gozar de ciertas concesiones por parte del nuevo Ayuntamiento. No se espera que la marcha vuelva a Gran Vía, una propuesta que recoge firmas a través de la web Change.org, pues sería imposible con tan poco margen, pero sí ciertas ventajas frente a las limitaciones de ediciones anteriores.

Una situación candente, pues desde hace años no es una cuestión fácil de lidiar por los continuos conflictos entre Gobierno local, vecinos, organizadores y diferentes posturas a la hora de tomar uno u otro recorrido.

Manuela, siempre optimista, ya se ha reunido con su concejal de Centro, Jorge García Castaño, para ver las posibles soluciones a los festejos. Un tema que trajo muchos quebraderos de cabeza a Ana Botella, quien en las últimas ediciones hizo cambios de recorrido y eliminó festejos en algunas plazas, por lo cual recibió muchas críticas por parte de las organizaciones LGTB, que argumentaban que la “limitación de las celebraciones por el ruido” era solo una excusa para censurar las fiestas.

La ordenanza actual a la que se ven sometidas las fiestas del MADO marca un tope de 45 decibelios en horario nocturno, que puede modificarse o suspenderse con carácter temporal o duplicarse a 90 decibelios. No olvidemos que estos límites no están marcados para fiestas populares u otras celebraciones que pueden alcanzar niveles más altos.

En los últimos años, el Ayuntamiento ha impuesto multas a la organización del Orgullo de Madrid cada vez más elevadas, algo que parece ahogar los recursos del festejo. En 2010 fueron de 35.000 euros, en 2011 la multa ascendió a 50.000 euros, en 2012 a 42.000 euros. Pero la más alta fue en 2013, con la desorbitante cifra de 160.000 euros. Los organizadores denuncian que estas sanciones son abusivas y que, más que velar por el ruido, parecen una estratagema para acabar con el Orgullo gay madrileño. Además, advierten de que las mediciones son injustas, porque no todo el ruido proviene de los festejos.

De momento la alcaldesa se ha pronunciado poco al respecto, pero dice estar estudiando posibles cambios. Carmena ha confirmado que finalmente no encabezará la Marcha del Orgullo gay, tal y como le habían propuesto algunas asociaciones, pero que quizá sí acepte participara en el pregón. No obstante, este ella o no allí, asegura que hará todo lo posible para que sea una fiesta fantástica.

“El Ayuntamiento hará todo lo posible para que no moleste el ruido a los vecinos en este día Grande, muy emblemático de Madrid y muy importante”.

“Nos gustaría muchísimo que tuviera una gran resonancia y que fuera una fiesta de Madrid, en la que nos identifiquemos todos, ya que forma parte de Madrid”. 

Shangay tuvo el placer de conocer a Manuela Carmena en una entrevista previa a las elecciones municipales de mayo, si quieres ver cuáles eran sus posturas respecto a la celebración de las fiestas y el recorrido del desfile, te dejamos aquí su entrevista: “El Orgullo es una fiesta de todos los madrileños”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.