20/01/2019

Denham Fouts, el prostituto más caro del mundo

14 julio, 2015
Léetelo en 5 minutos

Haciéndonos eco de un artículo aparecido hace unos días en El País S Moda, hemos querido recuperar la historia de Denham Fouts, un galán y miembro de la alta sociedad que supo seducir a los hombres más relevantes de su época, se convirtió en musa literaria y prostituto de las altas élites y fue la inspiración a escritores como Truman Capote, Gore Vidal, Christopher Isherwood y Gavin Lambert.

El libro que cuenta su historia es  Best-kept Boy in the World, que la editorial Riverdale Ave Books ha recuperado. Una obra del ensayista Arthur Vanderbilt que nos muestra a Denny Fouts como prostituto de las altas esferas, el capricho de los hombres más influyentes del momento.

Pero no fue el único libro que se escribió sobre él, media docena de novelas muestran cómo el joven sedujo a escritores que se inspiraron en Denny como ejemplo para crear sus personajes literarios. Por ejemplo, el magnífico Truman Capote. Se sabe que el escritor fue uno de sus mejores amigos y que se inspiró en Denny para escribir la novela Plegarias atendidas. Un libro que contaba las desventuras de un chapero de lujo cuyas virtudes se cotizaban muy bien entre una élite compuesta por auténticos monstruos y magnates sin escrúpulos.

Pero no fue el único que se inspiró en la vida del prostituto. En 1956 Gore Vidal escribió un libro de relatos llamado A Thirsty Evil: Seven Short Stories, basado en historias que el autor conoció de la mano de Denny y que quiso plasmar en papel, para deleite de sus lectores.

¿Qué tenía Denny para lograr que tantos hombres, incluso reyes, cayeran rendidos a sus pies? Dicen que su belleza era comparable a su tono de seducción, su voz y sus gestos. Hijo de una buena familia, nació en 1914 en Florida, con 12 años escribió una carta a Time Magazine protestando contra el abuso de animales en las filmaciones. Un niño muy despierto, según los que le recuerdan en sus años de infancia. Con 18 años se mudó a Nueva York, y allí comenzaría su prodigiosa carrera como prostituto de lujo. Sus atributos físicos, su atractivo y una excelente educación le sirvieron para codearse con los hombres más importantes.

Era “un hombre fatal, un tipo que tenía que haber escrito sus memorias y nunca lo hizo”, comentó Gore Vidal en una ocasión. Quienes lo conocieron lo describen como un poderoso imán que todo lo atraía, una aglomeración de encantos que lo convertían en un ser irresistible. Su cuerpo iba pasando de cama en cama, y pese a que todos lo sabían, ninguno quiso prescindir del placer de su compañía.

Con 21 años, su adicción al opio le producía continuos cambios de humor que acabaron con su relación con Watson, su pareja, un coleccionista de arte. “No compartíamos ninguna inquietud intelectual y, pese a que solo nos separaban seis años, me convertí en una especie de padre que lo único que hacía era dar dinero a Denham”, cita que recoge Vanderbilt en su libro.

Conoció también al novelista británico Christopher Isherwood, quien se inspiró en él para un personaje del libro Down There on a Visit. Isherwood lo definió como “el prostituto más caro del siglo XX”, pero también decía que era “el tipo más guapo del mundo”, algo en lo que coincidía con Capote, que hizo la misma afirmación más de una vez.

En una ocasión, Capote dijo: “Si se hubiera acostado con Hitler habría salvado al mundo de la Segunda Guerra Mundial”, haciendo hincapié en el efecto que tenía Denny en otras personas.

Pero no penséis que Denny Fouts era un prostituto cualquiera, no era de los que se acostaban una noche con un cliente y hacía que le dejaran luego el dinero en la mesilla de noche. Más bien era una especie de trofeo al mejor postor, el chico que todos querían pero al que únicamente los poderosos podían conservar a su lado. Solo si disponías de los medios para mantenerlo eras digno de su círculo; eso, o al menos ser un escritor afamado o artista.

Si bien muchos de sus amantes eran mayores que él, también los hubo más jóvenes o de su misma edad. No eran ningún secreto sus escarceos con chicos adolescentes que no alcanzaban la mayoría de edad; siempre, por supuesto, hijos de hombres adinerados o de buenas familias.

El que fuera su pareja más duradera, Peter Watson, nació seis años antes que él. Un joven coleccionista de arte cuya fortuna era tal que le regaló a Deny  La chica leyendo, cuadro de un tal Picasso.

Denham Fouts tuvo una vida corta e intensa, y como todo mito que se precie dejó un bonito cadáver. Murió a los 34 años, víctima de sus excesos con las drogas (era adicto al opio y la cocaína). Un ataque al corazón lo fulminó en la ciudad eterna, Roma, un decorado casi perfecto, un final poético para uno de los personajes más fascinantes del siglo XX.

Otro artículo que te podría interesar es: La prostitución masculina, un oficio en auge.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.