08/04/2020

“Las parejas gays no deben llamarse matrimonio”

15 julio, 2015
Léetelo en 2 minutos

A pesar que Angela Merkel parece estar muy ocupada estos días con el tema griego, siempre tiene un hueco para acordarse de la comunidad LGTB y dedicarnos unas palabras. “Para mí, personalmente, el matrimonio es un hombre y una mujer que viven juntos. Ese es mi concepto, pero apoyo las uniones civiles entre parejas del mismo sexo, solo que estas no deberían llamarse matrimonio”.

Estas son las declaraciones que nos dejaba Merkel en una entrevista con el youtuber alemán Florian Mundt, alias LeFloid, una estrella mediática de Internet que quiso reunirse con la canciller como parte de la campaña Gut Leben (buen vivir), y que le preguntó sobre ciertas cuestiones en referencia al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Me considero alguien que brinda un gran apoyo a la comunidad LGTB, para nosotros es prioritario eliminar toda discriminación”, afirmaba Merkel cuando se le preguntó por su postura ante el matrimonio igualitario.

“Hemos recorrido un largo camino, recuerdo que hace 25 años muchas personas no se atrevían a decir que eran gays o lesbianas. Por suerte superamos esto, y ahora también pueden unirse como pareja, en una asociación, pero una asociación civil, no necesita llamarse matrimonio”.

Recordamos que los miembros del Partido Demócrata Cristiano de Merkel enviaron una carta abierta advirtiendo que el matrimonio igualitario acabaría con la institución del matrimonio, y que la propia Merkel se negó a la propuesta de cambio de término para pasar de unión civil a matrimonio; os lo contábamos en este artículo: Por qué a Merkel no le gusta el matrimonio gay.

“Yo apoyo que no se les discrimine en las diferencias que puedan surgir a la hora de pagar impuestos, así como de eliminar cualquier otra discriminación donde las haya, pero no el cambio de terminología”.

Mundt acusó a Merkel de sutilezas y de querer hacer una distinción entre parejas tradicionales y del mismo sexo. Llamarlo matrimonio supondría equidad total, que quedasen reflejadas del mismo modo en un documento, además de la diferencia de derechos que derivan de la palabra matrimonio frente a unión civil.

A lo que la canciller contesto: “Es que para mí, todavía hay una diferencia. No es lo mismo, pero ellos [las parejas del mismo sexo] quieren hacernos creer que lo es. Todo lo demás es una exclusión para mí”.

“No deseo la discriminación y quiero la igualdad, pero hago una diferencia por ahora, porque a mi parecer la hay”, explicó Merkel. A lo que Mundt replicó: “Así que se podría decir que usted dice no a la discriminación, pero sí a la diferenciación entre las uniones. Suena un poco contradictorio”. Pues sí.

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.