16/07/2018

Phil Romano: “Sobra actitud en las fiestas gays”

28 octubre, 2015
54

Foto: miguelangelfernandez.net

Si eres habitual del circuito internacional de fiestas gays, Phil Romano no necesita ninguna presentación. El DJ italiano, afincado en Barcelona desde hace tres años, para poco tiempo en casa, su agenda se lo impide. Y él mismo se busca nuevas aventuras para viajar y pinchar todo lo posible. “Por mi carácter, necesito cambiar cosas en mi vida continuamente, y pensar en nuevos proyectos en los que volcarme”, asegura. 

Un nuevo sueño

Hace dos años, tuvo una revelación mientras pinchaba en una fiesta de año nuevo en Brasil. “Me pregunté por qué en España no hacemos como ellos y aprovechamos para ir en invierno de fiesta a los lugares de playa en que hace buen tiempo. En Europa solo lo permiten las Canarias, así que ¿por qué no montar un festival?”. Le ha llevado un tiempo poner en marcha el proyecto, porque quería tener todos los detalles bien atados. “Son ya diez años de carrera como DJ, y era el momento perfecto para utilizar todo lo que he aprendido, y contactar con toda la gente que he conocido a lo largo de este tiempo, y crear Together.

Un nuevo cuerpo

Phil Romano bromea: “Como verás, se nota que no soy el mismo que empezó hace diez años”. Se mira de arriba abajo y se echa a reír. “Cuesta mantener ya el físico que entonces no me suponía ningún esfuerzo tener”. A sus 36 años, ya no le da tanta importancia a ese hecho, algo que sorprende en alguien cuya imagen ha sido fundamental para labrar su éxito profesional en todo momento. “No puedes depender de tu físico siempre, me parece más interesante sacar lo que llevas dentro”.


“LOS COLEGAS DE PROFESIÓN ME RESPETAN MÁS DESDE QUE NO ME QUITO LA CAMISETA. NO PUEDES DEPENDER DE TU FÍSICO SIEMPRE”


El DJ y productor que revolucionó la escena gay cuando, tras abandonar el porno, se lanzó a las cabinas ligero de ropa, está en otro momento de su vida y su carrera. “Los colegas de profesión me respetan más desde que no me quito la camiseta”, asegura. Y lo agradece. “La música es lo más importante. No necesito lucir cuerpo para desviar la atención de ella”. Aunque confiesa que en ocasiones recae en su viejo vicio. “Si me estoy divirtiendo mucho en una fiesta, que no te extrañe que acabe sin camiseta…”.

Una nueva profesión

Nunca ejerció como piloto, aunque estudió para serlo. Cuando vio lo complicada que estaba la situación en Italia para encontrar trabajo de lo suyo, decidió probar suerte dedicándose a otra de sus pasiones: el sexo. Se fue a Estados Unidos y rápidamente empezó a trabajar como actor porno. “Fue poco tiempo, porque enseguida me desencanté. Parecía mucho más excitante de lo que en realidad era”.

Con lo que ahorró, regresó a Europa con la tranquilidad de poder tomarse su tiempo para aclararse la cabeza y ver qué quería hacer con su vida a partir de ese momento. Si ya en la época del instituto era él quien pinchaba en las fiestas para los amigos, pensó que lo mejor era recuperar su gran pasión y probar suerte como DJ profesional. “La primera vez que pinché fue en Milán, en una fiesta gay muy popular entonces, Billy”. Estaba muy bueno, sí, pero eso no significaba que confiaran mucho en su talento musical, por lo que cuenta. “Los dueños no tenían ninguna fe en mí, pensaban que la gente se iba a morir de risa cuando me viera pinchar. Pero salió bien”.

Phil Romano apareció en el circuito gay en el momento justo. “Acababa de nacer LoveBall, la antecesora de Circuit. Tuve la suerte de pinchar en la primera edición, y desde entonces no he parado”.

No hay gran fiesta gay en la que no haya pinchado y él, de nuevo, defiende ante todo su profesionalidad frente a su atractivo físico. “Soy un DJ que presta mucha atención al público para el que va a pinchar. Tengo colegas (a los que respeto igualmente) que entran en la cabina con la cabeza agachada y se centran en la sesión que se han traído preparada. Eso no puede ser, hay que fijarse en la gente a tu alrededor”. Da otra razón por la que cree que conecta tan bien con el público. “Siempre me han visto como uno de ellos. Porque soy de los que, en cuanto acaban su set, se van directo a la pista a bailar. Nunca he ido de diva”.

¿Cuál es su artista pop preferida para pinchar? ¿En qué país considera que el público gay controla muchísimo de dance? ¿Qué opina de las musculocas con actitud? Pasa página

Nueva música

Recientemente, Phil Romano ha lanzado un tema nuevo junto a Maya Simantov, Everybody’s Heart. “Como ella suele grabar con Offer Nisim, cuando volví a pinchar recientemente a Tel Aviv comprobé que allí la canción es muy popular, me la pedían mucho”. Tiene dos temas más en el horno, aunque les faltan condimentos, por lo que dice. “Los tengo a cocción bajita, porque estoy tan centrado en la producción de Together que no los he podido rematar aún”.

Hubo un momento en que parecía que Romano iba a apostar de manera clara por sus remezclas. La que firmó junto a Steven Redant para Timebomb de Kylie Minogue en 2012 funcionó muy bien, y otro espaldarazo fue que George Michael editará también oficialmente el remix que hicieron de White Light ese mismo año. Desde entonces se lo ha tomado con mucha calma. “Los remixes me cuestan más, solo me salen si me gusta la canción original, entonces en un día lo tengo. Si me los encargan y no me convence el tema, no puedo. Ni si vinieran Madonna o Lady Gaga con canciones que no me gustasen, porque no me van a salir. En ese sentido me considero artista, no funciono con encargos sin más”. No duda cuando se le pregunta por la artista pop cuyos remixes más disfruta pinchando ahora mismo: “Los de Ariana Grande. Me gusta mucho ese ser tan pequeñito con esa gran voz”.

Este gran amante de tech house cuenta que si pincha sobre todo progressive y tribal es porque su público lo demanda, y él obedece. Aunque fantasea con la posibilidad de sacar a la luz su venazo tech house en la primera edición de Together, en Maspalomas. “Lo serviré en mi menú, desde luego, y si el público tiene hambre de tech house, genial, me encantaría que pasara”.

Una nueva tendencia

El cliché manda, porque está muy extendido. La escena gay no es la misma de hace diez años, menos aún veinte. Se da mucha menos importancia a la música en el circuito de eventos consolidados, prima más el deseo de lucimiento de quienes asisten y las ganas de vivir colocones colectivos. ¿Lo ve así de claro Phil Romano? “Depende del país. En algunos, hay una tendencia muy fuerte impulsada por un público que sabe mucho de música y apuesta ante todo por la calidad, no se dejan engañar en la cabina. México es uno de ellos”.

Romano piensa que es en los festivales gays donde la música se relativiza y el cliché se cumple al 100%. “Cuando la gente viaja en busca de fiesta, en general va ante todo a follar, a drogarse, a salir. Puede que no se fijen tanto en la música, aunque cuando luego comparan unas fiestas con otras, lógicamente recuerdan más aquellas en que la música era buena, aunque probablemente ni recuerden quién pinchaba”.

Un nuevo festival

Phil y su equipo trabajan para que Together, el festival gay cuya primera edición tendrá lugar del 4 al 8 de diciembre en Maspalomas, en Gran Canaria, resulte novedoso. Para empezar, apuestan por un evento inclusivo, no enfocado exclusivamente a un sector del ambiente gay. Romano no quiere que Together  se convierta en una celebración del músculo, sino de la diversidad. “Todo el mundo será bienvenido. La actitud hay que dejarla en la puerta de embarque del vuelo de ida, porque el exceso de actitud arruina muchas fiestas gays. Es muy feo que alguien, por tener un cuerpo concreto y ser grandote, arruine la diversión de las demás con su manera de comportarse”.

Van a contar con aliados muy potentes, las marcas que más gente arrastran en la escena gay nocturna a nivel mundial: WE, Circuit, Papa“Vamos a respetar las filosofías de todas ellas, para que puedan trabajar con sus estándares y ofrecer todo lo que el público espera de cada una”. En la Main Party, para hacer honor al nombre y la filosofía del festival, se unirán todas. “Los partners estaremos juntos en esta fiesta de unión total que durará ocho horas”.


“EL EXCESO DE ACTITUD ARRUINA MUCHAS FIESTAS GAYS”


En Together presentará Romano una fiesta propia nueva, Cake, y también va a ofrecer en este festival un nuevo servicio, VIP House. “Nace con la intención de satisfacer las necesidades del cliente de alto nivel que quiere vivir la experiencia completa, y no tiene tiempo para organizarlo todo. Nosotros nos ocuparemos de dárselo todo hecho: vuelos, hotel, entradas VIP, acceso a afters… Quien así lo quiera, estará atendido de maravilla incluso desde antes de llegar”.

Nuevos talentos

Together nace con la intención de ser algo más que un fiestón de cuatro días. “Por eso he querido incluir dentro del proyecto el desarrollo de una escuela de DJs y productores”, explica ilusionado. Es algo que tenía en mente desde hace tiempo. “No soy de esos que quieren la fama solo para ellos, me gusta compartirla”. Para Phil es su manera de devolver lo recibido. “Conmigo lo hicieron. Tuve que probar que vivía para la música, y no siempre fue fácil”.

No le valdrán los aspirantes a DJ de sus fiestas que le lleguen sin camiseta, intentando conquistarle con su físico. “Lo importante es el talento musical, la técnica y el carisma”. Lo dice alguien que sí utilizó su facilidad para el exhibicionismo para empezar a triunfar. “Fui de los primeros, si no el primero, en promocionarme pinchando sin camiseta”, reconoce. “Pero me esforcé por trasladarme de un arte a otro, el musical, y me salió bien porque estuve en el momento justo en el lugar adecuado, tuve mucha suerte”. Ahora su vida es muy distinta. “Pasé por momentos muy locos de desfase, en todos los sentidos. Eso ya se acabó. Tengo pareja, y solo salgo y bailo cuando pincho. Es más que suficiente”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.