fbpx
05/02/2023

Y así fue como Madonna cautivó a Barcelona

25 noviembre, 2015

Las colas interminables, los comprensibles cacheos de seguridad, el frío y un retraso de más de una hora merecieron la pena. Estas son las cinco razones por las que el paso de Madonna por Barcelona fue único: 

1. Dio una vuelta por la ciudad

Podía haberlo hecho y, sin embargo, no se limitó a encerrarse en su hotel, dar sus conciertos y marcharse con la música a otra parte. Madonna aprovechó su estancia en la ciudad condal para hacer turismo y dar un paseo en bicicleta. Aunque iba camuflada detrás de un oscuro y poco favorecedor outfit, ese tipo de gestos son los que diferencian a unas estrellas de otras, y las que tanto gustan a los fans y autóctonos. ¡Molt bé por la rubia!

2. Demostró un spanglish resultón

Los momentos en los que interactúa el público son, sin duda, de lo mejorcito de su Rebel Heart Tour. En estos discursos, la diva baja de su trono y se muestra relajada, milimétricamente natural y divertida. Madonna salpicó sus speechs en el Palau Sant Jordi con palabras en castellano. “Venga, venga”, “muy guapo”, “estúpido”, “muchas gracias”, “yo te quiero mucho”, “caliente”, “un dos, tres”… Expresiones muy básicas, pero que exhibían las ganas que tenía la artista por meterse en el bolsillo al público español.

Incluso pidió que el público le tradujera al español el término ‘sin’… “Pecado no, ¡nunca!”, gritaba después de que varios fans coreasen la respuesta. 

El momento más emotivo lo protagonizó antes de cantar Rebel Heart. Madonna mencionaba a Nikolai, un símbolo de lucha y coraje cuyo nombre estaba estampado en la camiseta de varios de los asistentes en el foso y a los que Madonna se dirigió directamente.

Madonna se atreve con el flamenco y con Jon Kortajarena, pasa página

3. Pasó la prueba del‘flamenco fusión’

A sus 57 años sigue estando en plena forma y se atreve con todo. Si bien el momento ‘latin/gypsy’ forma parte del acto tercero de su espectáculo, ayer tenía el reto de ponerlo en escena delante de un público que –supuestamente– conoce bastante este tipo de música.

Desde el Living for Love con aire torero y pasos aflamencados, pasando por La isla bonita con toque gitano, hasta un popurrí de Dress You Up, Into the Grove, Everybody y Lucky Star con colofón de conga cubana, todo rebosaba latineo por los cuatro costados.

Madonna sabía dónde estaba, lo que se jugaba, y se la notó especialmente entregada en esta parte. Claro que nunca será una especialista en este tipo de bailes, pero hay que admitir que supo resolverlos con gracia y salero. Terminaba este acto brindando y bebiendo un chupito de tequila con sus bailarines. Se lo tenía bien merecido y ¡olé!  
 

Madonna demuestra que Jon Kortajerana es su media manzana, pasa página

4. Mostró a Jon Kortajarena sin complejos

Hace unos días, cuando sorprendía azotando a Jessica Chastain en su concierto de Praga, fantaseamos con la posibilidad de que la cantante subiese al modelo bilbaíno más internacional al escenario. Ayer nuestro vaticinio se confirmó y Jon Kortajarena fue el Unapologetic Bitch del primer concierto de la diva en Barcelona.

El vasco era una apuesta segura: es amigo y objeto de deseo inalcanzable de la reina del pop; y, además, ha aparecido en dos de sus vídeos, Bitch I’m Madonna (2015) y Girl Gone Wild (2012). 

Jon estaba totalmente entregado a la rubia: movió el trasero desenfrenadamente, se subió la camiseta, no tuvo problemas en quitarse la ropa y en participar del coqueteo y de los halagos de la material girl. “My amigo, mi amor, I’m your rubia”, le expresaba a Jon delante de todos los presentes. A continuación, mordieron a la vez una manzana de la amistad (o del pecado) y se citaron para verse más tarde.

Ahora nos preguntamos: ¿A quién subirá en su segundo round barcelonés? Sería un puntazo ver a Antonio Banderas meneándose en la pasarela. Hay que recordar que Madonna reconoció que el malagueño, cuando era un recién llegado a Hollywood, la rechazó cortésmente. Además, años más tarde, en 1996, protagonizaron el musical Evita. Sería una guinda perfecta para coronar su paso por la capital catalana.

Madonna se salta a la torera el independentismo catalán, pasa página

5. Consiguió unir España y Cataluña

El desmadre llegaba con su actuación final. Holiday llenaba de color el escenario y convertía la despedida en una auténtica fiesta con diferentes banderas del mundo de fondo y confeti. Los bailarines agitaban banderas de todo tipo alrededor de Madonna. La del Orgullo gay, la de España y también la del Fútbol Club Barcelona. Un detalle que no sabemos cómo le sentaría al sector independentista catalán, pero que a nosotros nos pareció muy divertido. “Madonna es del Barça”, presumían algunos tuiteros. ¡Madonna –que siempre abandera un discurso de amor, paz y reconciliación– puede con todo!

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.