fbpx
25/05/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

‘La novia’, un Lorca estilizado y arriesgado

28 diciembre, 2015
Léetelo en 2 minutos

Favorita para los premios Goya –acumula 12 nominaciones, incluyendo mejor película–, La novia ha polarizado a público y crítica como pocas películas españolas desde su presentación en el Festival de Cine de San Sebastián. Porque la libre y estilizada adaptación que Paula Ortiz (De tu ventana a la mía) firma de Bodas de sangre, una de las tragedias más populares y representadas de Federico García Lorca, no está pensada para complacer a todo tipo de audiencias. Al contrario, Ortiz apela a la vertiente más telúrica y plástica de la obra del poeta (“que yo no tengo la culpa, que la culpa es de la tierra”) y abraza su simbolismo hasta las últimas consecuencias. Tanto, que en su afán por epatar, esta interpretación extrema del drama lorquiano enseña sus costuras.

Sí, el esteticismo de La novia puede resultar forzado y su simbolismo excesivo, pero esta dubitativa novia con rostro de Inma Cuesta esquiva lo impostado, aunque no ayude la tendencia de masticar cada uno de los versos del poeta como si de aforismos se trataran –no hay que olvidar que sus protagonistas son campesinos–. Lo cierto es que, acostumbrados a las adaptaciones ochenteras y noventeras de nuestros clásicos, La novia, más cercana al Jane Eyre de Fukunaga que al Bodas de sangre de Saura, se sostiene por su cualidad de excepcional, por obligarnos a buscar en nuevas fuentes la pasión carnal de la que hablaba Lorca

Los magníficos versos de Bodas de sangre prevalecen, apenas hay criba, y Ortiz arropa a su fatídico triángulo amoroso –cuesta encontrar a mejores representantes de toda una generación– con una exquisita partitura de Shigeru Umebayashi intercalada con canciones populares, una fotografía saturada de Migue Amoedo y un séquito de experimentados secundarios entre los que sobresalen Luisa Gavasa, Consuelo Trujillo y el desaparecido Carlos Álvarez-Nóvoa. Pese al ripio, ojalá La novia haya inaugurado una nueva corriente en nuestro cine consistente en adaptar más relecturas de nuestros clásicos. Será extrema y lírica, pero hay que verla.

También te gustará leer

Gala especial de 'OT' por su 15º aniversario

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.