24/05/2018

Lolita: “Cada día me veo más parecida a mi madre”

15 febrero, 2016
1
Léetelo en 6 minutos

Si has ido al instituto en Cataluña, es muy probable que hayas tenido que leer –obligado– La plaza del diamante, de Mercè Rodoreda. Pero también es muy probable que en el relato de su protagonista, Natalia, más conocida como ‘La Colometa’, hayas descubierto –sin querer– un testimonio íntimo y descarnado sobre cómo era la vida para una mujer en la Barcelona de principios de la posguerra. La última adaptación teatral de la novela, con Lolita en el papel de la Colometa y dirigida por Joan Ollé, regresa ahora a Madrid, al Teatro Bellas Artes, del 18 de febrero al 17 de abril.

SHANGAY ⇒ De Sofocos a La plaza del diamante, menudo cambio…
LOLITA
 ⇒ Es lo bueno de esta profesión, que tienes mucha variedad, como la vida misma. Me alegro mucho de que les vaya muy bien a mis compañeras de Sofocos. Yo ya he pasado por ahí, ese puente ya lo crucé. El arte es variedad y en el arte no hay límites. Lo mismo me pasará cuando termine en junio La plaza del diamante y retome Asamblea de mujeres de Aristófanes.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué tardaste tanto en decir que sí a La plaza del diamante?
LOLITA 
⇒ Me daba mucho miedo, no porque lo hubieran intepretado antes Jessica Lange, Ana Belén o Silvia Munt, sino porque yo no había hecho nunca monólogos, mucho menos de alguien tan consolidada como Mercè Rodoreda y para el Teatro Español. Fue mi amigo Joan Manuel Serrat quien me dio el último empujón y me dijo que no me lo pensara más.
 


“ESTO ES UN REGALO QUE ME HA MANDADO MI PADRE DESDE EL CIELO”


SHANGAY ⇒ ¿Qué crees que hubiera dicho tu padre al verte interpretar a su paisana la Colometa?
LOLITA
 ⇒ La gente siempre me habla de Lola Flores, pero yo creo que esto es un regalo que me ha mandado desde el cielo mi padre, que nació en la calle Fraternidad, muy cerca del Diamante. Me habría dicho que está perfecto, porque esa era su palabra favorita. Decía que sus hijos siempre eran perfectos.
 

SHANGAY ⇒ ¿Esto es lo más difícil que has hecho como actriz?
LOLITA
 ⇒ Sin lugar a dudas, al menos hasta ahora. No sé si la vida me planteará cosas más complicadas, pero un monólogo así es muy difícil. Todos los monólogos son complicados porque estás tú sola, pero es que en este yo ni entro ni salgo: estoy la hora y veinte ahí sentada y hasta tengo que poner el aire acondicionado porque me asfixio, no puedo coger aire de ningún sitio. Lo siento por el público, que se venga bien abrigado al teatro.
 


“DESPUÉS DE LA FUNCIÓN, ME VOY A POR MI CERVECITA Y A PICAR ALGO. Y SI HAY QUE ECHAR UN BINGO, PUES SE ECHA”


SHANGAY ⇒ ¿Y te preparas de alguna manera para cada función?
LOLITA
 ⇒ Vida de monje no hago. Me suelo levantar tarde, tipo 11’30 o 12h, desayuno, estoy en la cama un rato… Hago un poco lo que me apetece. Si quiero salir a comer, salgo, si estoy de gira, como en el hotel y luego me voy al teatro. Después de la función, me voy a por mi cervecita y a picar algo. Y si hay que echar un bingo, pues se echa, o me tomo un gintonic. Yo es que vengo de la indisciplina de la música, de terminar con la adrenalina a tope, y soy muy del desconcierto después del concierto o, en este caso, la función. A mí después de trabajar no me da el bajón hasta mucho tiempo después, por eso el otro día en la final de Tu cara me suena, a la que llegué después de hacer obra, aguanté hasta las 2 de la mañana. Y cuando llego al hotel, me dan hasta las 5 o 6 de la mañana escribiendo en Facebook, leyendo o viendo series, que me lo veo todo: Castle, C.S.I., The Americans, Marvel’s Agents... Soy un culo inquieto, lo que no sé es cómo Joan ha conseguido tenerme sentada en un banco.

¿Volveremos a verla en Tu cara me suena? Pasa página

SHANGAY ⇒ ¿Qué pasó la primera vez que te subiste al escenario, te sentaste en ese banco y te vista sola ante el peligro?
LOLITA
 ⇒ Me cagué, me tuve que tomar un Lexatín. Y aquí en Madrid me lo voy a tener que tomar otra vez. Pensé: “Que sea lo que Dios quiera”. Yo tengo nervios siempre, ya sea para cantar o para actuar. Me gusta mi profesión porque tiene una parte de juego, de disfrute, y con el personaje de Natalia, como está todo oscuro, desde el escenario suelo dibujar mentalmente los sitios. Por eso para mí la plaza del Diamante es cada día un lugar distinto, Quimet es un antiguo novio mío, y mis hijos a veces son mis propios hijos, y otras, pues son otros niños…

SHANGAY ⇒ ¿Y cuando viste el cartel de ‘no hay entradas’?
LOLITA
 ⇒ Qué bien, con esta obra ha sido la primera vez que vi el cartel ‘Exhaurides les entrades’ en Cataluña. Hay tres palabras que dice La Colometa al final del espectáculo que yo hago mías: “Gracias, gracias, gracias”. Ella se lo dice a su marido Antonio, pero yo miro arriba y se lo digo al público, a la vida y a Dios por lo que en este momento me ha dado.

SHANGAY ⇒ Habrás pasado por momentos de crisis preparando este espectáculo…
LOLITA
 ⇒ Un día me dio un ataque de ansiedad, me puse a llorar y le dije a Joan que no lo hacía. Pero ese fue el día en el que encontré por fin a Natalia. Yo no soy actriz de escuela, me dejo guiar por mis sentimientos, y unas veces fallo y otras acierto. Los 57 años que tengo me dan mucha ventaja, pienso en que esto es lo que tengo que vivir y en que tengo que hacerlo de la mejor manera.


“ESPERO QUE ME LLAMEN PARA LA NUEVA TEMPORADA DE TU CARA ME SUENA


SHANGAY ⇒ ¿Echarás de menos un formato como Tu cara me suena?
LOLITA
 ⇒ Ya lo echo de menos todos los viernes, pero hombre, yo espero repetir y que me llamen para la quinta temporada, la verdad. No me gustaría verlo desde casa.

SHANGAY ⇒ Convertiste tus anécdotas personales en un sello del programa. ¿En eso te ves cada día más parecida a tu madre?
LOLITA
 ⇒ Cada día me veo más parecida a ella, sobre todo cuando me recojo el pelo con un moño, por eso no lo hago casi nunca, porque me dan escalofríos. Y en su forma de ser, en los gestos, en la voz, en el cuerpo… Pero mi hermana también se parece un montón. Lo de las anécdotas no estaba en el guion, empecé un día a contar cosas y les hizo gracia. Yo es que no tengo guion, ninguno lo tenemos. Todo lo que sale es porque a Àngel Llàcer y a mí nos divierte pelearnos.

SHANGAY ⇒ ¿No te han planteado ningún proyecto teatral junto a tu hija Elena?
LOLITA
⇒ Me han ofrecido cosas y no puedo hablar más. Nunca se sabe, pero ya te enterarás…


LA OBRA LA PLAZA DEL DIAMANTE SE REPRESENTA EN EL TEATRO BELLAS ARTES (C/MARQUÉS DE CASA RIERA, 2) DE MADRID DEL 18 DE FEBRERO AL 17 DE ABRIL.


Fotos: Miguelangelfernandez.net

 

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.