03/06/2020

Låpsley: “Mi disco es como mi muro de Facebook”

4 marzo, 2016

¿Te imaginas qué podría resultar de un cruce imaginario entre Adele y James Blake? Pues así te hace ya una idea de cómo suena Long Way Home, el primer álbum de Låpsley, el nombre de que ha escogido la precoz artista británica Holly Lapsley Fletcher –su segundo nombre es de origen escocés, explica–. 

Visitó Madrid recientemente y descubrimos a una joven alta, corpulenta, educada… y hambrienta. Está de gira promocional por toda Europa presentando su disco, y apenas encuentra tiempo para comer cuando le toca enfrentarse a las entrevistas. Comiendo jamón a dos carrillos, suelta: “De más joven viví en Valdepeñas”, así, sin atragantarse. Resulta que fue el destino que le tocó en un programa de intercambio, y la experiencia duró solo un mes. Lo suficiente para aprender a chapurrear lo básico y enamorarse del vino y el jamón.

Asegura estar más cómoda dando entrevistas en otros países que en el suyo propio. “En Inglaterra nunca saben si realmente les gusta lo que haces, por muy majos que sean en el cara a cara, hasta que lees el artículo”. Aunque no por ello se muestra a la defensiva, ni mucho menos. “Las entrevistas las veo como una terapia. Me vienen bien para intentar entender mejor por qué hago las cosas como las hago. A base de hablar sobre mí, he comprendido cuál es mi método de trabajo. Y también me ha ayudado a no tener miedo a verbalizar las cuestiones que inspiraron el disco”.

Sí, a Låpsley le ha pasado como a Adele en su momento. Un ex novio le rompió el corazón y ella volcó su dolor en las canciones que forman parte del disco. “Es curioso hablar con personas que no conoces de nada de una relación previa tuya, pero ya me he acostumbrado”. Su primer álbum es pues como un diario, aunque ella lo define de otro modo, más acorde con su edad: “Es como mi muro de Facebook en un momento dado. Me permite mirar atrás y recordar cosas que viví en ese periodo concreto; hay eventos muy tristes, pero pertenecen al pasado. Siempre va a ser un disco muy especial para mí porque lo que cuento en él es muy íntimo”.

De la seriedad pasa a la risa, en un instante, cuando vuelve a a atacar el jamón. “¡No puedo parar de comerlo! Yo que estaba intentando perder peso de aquí a Coachella…”. Sí, Låpsley está confirmada en el cartel del celebérrimo festival estadounidense, cuya próxima edición tendrá lugar en abril. “Estoy muy emocionada. Voy a poder tomar el sol unos días”. Así es Låpsley, con un humor bastante ácido, que contrasta con la emotiva fragilidad que despliega en sus canciones. Ya ha actuado en Glastonbury, así que es evidente que su carrera va a un ritmo endiablado. “Es increíble todo lo que he conseguido incluso antes de que el disco estuviese en la calle”.


“Me llevó tiempo acostumbrarme a cantar en público, y me sigue asustando”


Realmente la suya es una historia de cuento. Aplicada estudiante de música, creció tocando el piano, la guitarra, la batería y el oboe, centrada en una educación clásica. Hasta que a los quince años descubrió las raves y entró en contacto con la electrónica. La ‘niña buena’ se empezó a desmelenar y a ampliar sus horizontes. “Me iba a escondidas a raves, me volví un poco loca”, recuerda, “y mis padres se han enterado ahora, porque lo estoy contando en mis entrevistas”.

Conectó de un modo muy fuerte con la música que escuchaba en esas fiestas de música electrónica y empezó a plantearse cómo incorporarla a sus composiciones. Que empezó a subir a Internet y que propiciaron su fichaje por el sello XL; el mismo de Adele, sí. Como ella, compone sus canciones, y confiesa que todavía le cuesta defenderlas. “Tengo menos confianza como cantante que como compositora. Según empezó a crecer el interés en mi música, tuve que empezar a dar conciertos, algo que me aterraba. Me llevó tiempo acostumbrarme a cantar en público, y me sigue asustando. Lo hago mucho más relajada en el estudio cuando nadie me ve”.

¿Qué artistas le han influido en su primer disco? ¿Realmente lleva ella sus redes sociales? ¿Por qué le sale a veces la vena feminista? Pasa página

No es que rechace el contacto con su público, ni mucho menos. “Soy muy activa en redes sociales, contesto al 90% de los tuits que recibo. Igual llega un momento en que no pueda hacerlo, pero de momento me esfuerzo para que se vea que soy yo de verdad quien lleva las riendas de mi carrera”. Por eso se explica que admire tanto a Grimes. “Me identifico mucho con su actitud DIY”.

Puestos a hablar de artistas a los que admira, de los actuales cita también a Caribou y James Blake. Como ellos, apuesta por producciones electrónicas para revestir sus canciones. “Siempre nacen al piano o a la guitarra, pero me encanta incorporar ese espacio único que proporcionan los sintetizadores y las programaciones. Pero como también escucho muchísimo a genios como Joni Mitchell, es inevitable que se junten ambas influencias cuando hago canciones”.


“Soy muy activa en redes sociales para que se vea que soy yo quien lleva las riendas de mi carrera”


Si bien domina varios instrumentos, con la tecnología todavía no tiene tanta soltura. “Por eso estoy tan agradecida la productor Rodaidh McDonald, que me ha ayudado a conseguir que mi disco suene tal y como yo quería”.

Como artista ávida de mejorar que es, tiene claro que este verano no se tomará vacaciones. “Pienso irme a Estados Unidos y encerrarme en un estudio con un ingeniero para que me enseñe todo lo que pueda sobre los equipos y las técnicas de cara al próximo disco”.

No tiene problema Låpsley en reconocer que en su primer disco ha recibido mucha ayuda a la hora de materializarlo, pero le enfada que en ocasiones se dé por hecho que sus logros son todos obra de otros. “Me gusta que se me reconozcan mis méritos. Si fuera un tío es un tema que ni se plantearía, pero en mi caso me parece importante sacarlo a la luz en ocasiones para que nadie dude de lo que me he esforzado para llegar aquí”.

Se muestra optimista ante el futuro inmediato, vistos los reconocimientos que artistas como SOAK [cantautora abiertamente lesbiana a la que ya entrevistamos] o ella misma están logrando. “Cada vez somos más artistas femeninas las que nos dejamos ver y escuchar. Solo espero que llegue un momento en que nadie dude de lo que hacemos por nosotras mismas”.


EL ÁLBUM LONG WAY HOME ESTÁ EDITADO POR XL/POPSTOCK!

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.