20/06/2018

La calle de la ‘polla’

31 marzo, 2016
5
Léetelo en 1 minuto

¿Dónde vive usted humilde caballero? ¿Yo? En la calle de la polla.

En la preciosa y majestuosa ciudad de Barcelona, en el barrio del Poble Sec Alto, ha ocurrido un hecho que ha cambiado la vida de sus habitantes; bueno, más concretamente, ha cambiado el nombre de una de sus calles.

“El día que salí al balcón y lo vi por primera vez, no me lo podía creer. Pero ahora los chavales dicen que viven donde la polla, van a la tiendecilla de la polla o quedan en el bar de la polla”, declaraba una vecina del barrio.

Y es que frente al número 40 de la calle Radas de la ciudad condal podemos encontrarnos entre su cableado, como si fueran un par de zapatillas de deporte, un consolador de goma (de los gordos) que, desde las alturas, da la bienvenida a los viandantes. Unido fuertemente con un cordel y en mitad de los cables, parece que resulta imposible quitar el susodicho objeto si no es con una grúa, y es por ello que lleva más de un año ahí, balanceándose al ritmo del viento. Nadie tiene constancia de quién ha podido colgarlo de forma tan efectiva.

El nombre Radas va cayendo en el olvido merced a un falo de goma que tiene ya un protagonismo innegable entre sus vecinos, sobre todo entre los más jóvenes.

¿Qué pensaría Agustí Radas, capitán en la batalla de Montjuic de 1641, si su nombre fuera sustituido por el de un dildo? ¿Tomará Ada Colau cartas en el asunto? ¿Habrá referéndum para el cambio de nombre? Solo el tiempo lo dirá. 

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.