21/10/2020

Fifth Harmony: “Nos gusta estar entre tíos buenos”

20 mayo, 2016

Mariah Carey, a la que tanto admiran –algo de lo que dejaron constancia explícita en su debut Reflection– estaría orgullosa de sus pupilas si viera la que liaron para dar a conocer su segundo trabajo. Citaron a medios de Brasil, Australia, Alemania, Japón, Portugal, Italia, Austria, Holanda y España en un lujoso hotel de Londres para conceder breves entrevistas con las que promocionar 7/27.

Liaron una pardísima, como en los tiempos dorados de la industria: grupos de fans con mantas montando guardia en la puerta, pendientes de sus idas y venidas, trasiego de periodistas arriba y abajo, más de una hora de retraso sobre los horarios previstos…

Cuando por fin nos dirigen a la suite en donde nos espera el quinteto, sale uno de sus asistentes con nuevas noticias y ruegos. Las chicas necesitan cinco minutos más “para refrescarse” y tomar té, y están prohibidas las preguntas sobre sus posibles carreras en solitario –cuando ya se sabe que la avispada Camila acaba de grabar una canción con Major Lazer–.

Una vez nos conducen al interior de la suite, vemos a las chicas tan sueltas y naturales como la primera vez que estuvimos con ellas. Y no están tomando té, sino hamburguesas con patatas y cocacola. Están agotadas, no lo ocultan, pero entre todas se ayudan para seguir con la promo.


“Nuestro principal objetivo no es ser ricas y famosas”


Camila es la que se muestra más retraída, participa poco. Y Normani sigue siendo la que pone la nota involuntaria de humor con sus despistes, porque cuando le da por responder una pregunta siempre resulta que no se ha enterado bien de cuál es…

Dinah Jane explica que en esta ocasión no han querido rendir tributo explícito a ninguna diva, como en el disco anterior. “Esta vez ha sido todo distinto. En nuestro primer disco acabábamos de salir de X Factor, no sabíamos mucho de este mundo y no teníamos muy claro cómo queríamos sonar, así que no dudamos en rendir homenaje a esas divas que tanto nos han inspirado. Esta vez hemos buscado la inspiración en nuestras propias experiencias durante el último año, que ha sido una locura”.

Suele ocurrir con la mayoría de los grupos que, como Fifth Harmony, saborean un éxito global. Una vez pagan la novatada, se interesan por involucrarse más activamente en la música que defienden. Así lo explica Ally: “Es un disco mucho más variado que el anterior. Hay muchos más ritmos, influencias de todas nosotras, han escuchado nuestras opiniones y se han tenido en cuenta”. Normani continúa: “En el primer álbum nos marcaron una directriz clara: teníamos que cantar sobre el empoderamiento de las mujeres, mandar un mensaje de fuerza y confianza en nosotras mismas. Esta vez queríamos explorar otros sentimientos, mostrar que somos mujeres que dudan y lloran”.


“Esta vez queríamos mostrar que somos mujeres que dudan y lloran”


Lo más desarmante de Fifth Harmony en las distancias cortas es su espontaneidad y sinceridad, dan una imagen muy distinta de la que ofrecen vídeos como el de Work from Home (Camila se emociona al recordar el rodaje: “Pudimos sacar a la luz nuestro lado más sexy, y había tanto tío bueno… ¿A quién no le gusta estar rodeada de tíos buenos?”).

Han titulado el disco con la fecha en que firmaron su contrato, y Lauren, que parece estar especialmente sensible, habla de lo importantes que son esos números para ellas. “Todas teníamos entre dieciséis y diecinueve años cuando firmamos, y nos encontramos juntas en años clave de nuestra formación compartiéndolo todo”.

El roce hace el cariño, pero tampoco tanto, por lo que confiesa, mientras las demás asienten. “No diría que somos mejores amigas, pero sí las personas más importantes ahora mismo en las vidas de todas las demás”. Dinah Jane apunta: “Nos vimos obligadas a separarnos de nuestras familias siendo adolescentes, y a asumir muchas responsabilidades muy rápido. Hemos madurado mucho juntas”.

No tienen interés en vender que en la vida de una estrella pop todo es de color rosa, aunque sí quieren recalcar que el nacimiento del grupo supuso algo grande para todas. De nuevo Dinah Jane explica: “La fecha que hemos utilizado para titularlo no queremos olvidarla nunca. Porque sí, ahora trabajamos muy duro y apenas tenemos tiempo libre, pero antes de esa fecha trabajábamos igual o más, pero no veíamos ninguna recompensa. Ese día cambió todo”.

El éxito no da la felicidad plena, ni mucho menos, y Lauren no puede reprimir las lágrimas cuando se desahoga. “Nadie te prepara para estar tanto tiempo alejada de los que quieres, de tu familia y amigos, es duro no poder compartir todo esto con ellos. Y cuesta abrirse a mucha gente que vas conociendo, porque siempre piensas que quieren algo de ti…”. Rompe a llorar y hay que consolarla entre todos.

Camila sale al paso. “En contra de lo que mucha gente pueda pensar, nuestro principal objetivo no es hacernos ricas y famosas. A veces puedes tener un single que llega al número 1 y sentirte desgraciadísima. Lo importante es sentirte realizada en lo que haces y poder dar rienda suelta a tu creatividad. El éxito es algo muy personal”. Todas asienten. Y Dinah Jane apostilla: “El éxito para algunas de nosotras también incluye haber aprendido a bailar mínimamente. Normani era bailarina profesional, pero yo, por ejemplo, llegué al grupo con dos pies izquierdos. Que no se note y que ahora tengamos todas un nivel también te dice lo mucho que nos lo hemos currado”.

EL DISCO 7/27 DE FIFTH HARMONY ESTÁ EDITADO POR SONY MUSIC.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.