21/08/2018

De Ariana Grande a Femme: los discos del momento

10 junio, 2016
5

ARIANA GRANDE “DANGEROUS WOMAN” (REPUBLIC/UNIVERSAL MUSIC)

El mayor peligro que corría Ariana Grande era el de no saber asimilar la versatilidad que exige el volátil mercado pop. Tras un debut con un sonido muy marcado, abriendo la veda del revival del baladismo 90s, en My Everything se desdibujó su coherencia por culpa del dichoso EDM y de un exceso de relleno, disimulado gracias a tres singles excelsos. Dangerous Woman es un importante paso adelante, porque da la cara –aunque sea enmascarada– por un disco sólido, cuya principal virtud es su variedad.

Lo que más dice de Ariana es lo prescindibles que resultan los featurings en este álbum, con una única excepción, la de Macy Gray en Leave Me Lonely, un golpe de efecto revivalista en donde el contraste de sus voces es brutal. Porque Lil Wayne bien poco aporta a un temazo como Let Me Love You, el ejemplo más claro, junto con I Don’t Care, de que es la heredera clara del virtuosismo acrobático de Mariah Carey, que ya ejecuta mejor que su maestra. Cuando su misión es incitar al baile, no falla, tanto vía funk (Be Alright) como vía disco (Greedy). Y la oferta de medios tiempos –su gran fuerte– con sustancia es tan potente que incluso se permite reservarse algunos de los mejores como extras, véase Knew Better/Forever Boy o Jason’s Song (Gave It Away). Señal de poderío. Agustín Gómez Cascales ★★★★☆

FIFTH HARMONY “7/27” (SONY MUSIC)

Cualquiera diría escuchando su segundo disco que las tensiones internas hacen complicada la supervivencia del grupo. Porque necesitamos girl bands como esta para animarnos la vida. Y su segundo disco es una versión mejorada de su debut, con mucho menos relleno. Lástima de la balada de rigor, The Life, prescindible, y de Squeeze, copia de la insufrible Hundred Miles de Yall –a su vez, otra copia–. El disco arranca a lo grande con That’s My Girl, con guiño a Destiny’s Child y a las producciones de Rich Harrison. I Lied suena a hit de verano, y su mano a mano con Missy Elliott parece grabado en la era del Dangerous de Michael Jackson. Aguanten chicas, que nos lo hacen pasar muy bien. A.G.C. ★★★ 1/2

JAVIER SIMÓN “NIGHT SHIFT” (LITTLE RED CORVETTE RECORDS)

Este malagueño apasionado del r’n’b huye en su primer álbum de clichés adocenados del género y, como tantos otros artistas masculinos de su generación, se enfrenta sin miedo a su vulnerabilidad, que contribuye a engrandecer los logros de este álbum grabado en el Reino Unido, que poco tiene que envidiar a trabajos de artistas estadounidenses como SoMo. Night Shift rebosa sensualidad por los cuatro costados y está repleto de baladas y medios tiempos de un romanticismo nada rancio, y con armonías vocales de lujo (Red Lights es una joya). No oculta influencias evidentes, como la de las producciones de Timbaland para Justin Timberlake (All The Good Things), ni falta que hace. A.G.C. ★★★ 1/2


KAYTRANADA
 “99.9%” (XL/POPSTOCK!)

Se ha hecho de rogar el primer álbum del prodigioso productor y remezclador canadiense, pero la espera ha merecido la pena. Impresiona por su capacidad para fundir pasado y presente, hip-hop y electrónica, r’n’b y pop. Lo que ofrece es un mosaico revelador de sus gustos y una esplendorosa colección de canciones, variada, bailable y repleta de pequeños detalles. La selección de invitados, impecable, de AlunaGeorge a Vic Mensa, pasando por Anderson .Paak y Ricardo Cavolo –gran portada–, todos en su justo punto. Y cuando Kaytranada se arranca solo por Gal Costa –Lite Spots– brilla tanto como acompañado. Un debut afinado al 100%. A. G. C. ★★★★☆


MEGHAN
TRAINOR “THANK YOU” (EPIC/SONY MUSIC)

Avispada como ella sola, esta polifacética artista aprovecha su popularidad actual para desmarcarse del rollo 50’s con el que triunfó y apostar abiertamente por un género tan a reivindicar como el r’n’b de los ‘00. Abre Thank You con una maravilla funky titulada Watch Me Do, engatusa con sus himnos de empoderamiento negroides: la tropicalista Better, la soulera I Love Me o, por supuesto, NO, una de las cumbres pop de este año. Lástima que de vez en cuando se salga del registro, como cuando en Me Too resbala en el EDM, no era necesario, o cuando apuesta por un romanticismo de manual, no le pega. Pero lo cierto es que su segundo disco es un ejercicio de versatilidad pintón, que le sirve además para consolidarse como estrella de la autoayuda popera. Melanie Trigueros ★★★☆☆

JAMES BLAKE “THE COLOUR IN ANYTHING” (POLYDOR/UNIVERSAL)

Siempre a contracorriente, el mejor cantautor contemporáneo del universo pop entrega un tercer álbum de lo más otoñal casi en pleno verano. Un disco largo y torturado que evidencia su talento para volcar emociones a flor de piel sin apenas artificio (solo I Hope My Life destaca por su poderío funky). Impresiona su capacidad para regodearse en la melancolía y el dolor y extraer tal belleza, y que tenga ya una obra tan coherente. Y deja con ganas de escucharle feliz en el próximo. Iván Salcedo ★★★★☆

 

 

RADIOHEAD “A MOON SHAPED POOL” (XL/POPSTOCK!)

En ocasiones, cuando un grupo se recrea en sus propios logros, suena amable y revivalista sin más. Radiohead, no. Su noveno álbum nos recuerda, con hechos, por qué es una banda única, y tras el difuso The King Of Lambs recuperan su brío y ofrecen un disco que está muy cerca de sus obras maestras. Las melodías vuelven a reinar, y los inquietantes paisajes electrónicos que crean te atrapan sin remedio. Una nueva razón para enamorarse perdidamente de un grupo que ama el riesgo. I. S. ★★★★☆

 

 

FEMME “DEBUTANTE” (TAPE RECORDS)

Es muy total la propuesta de esta británica, que bebe por igual del girl pop ochentero de Shampoo o Transvision Vamp como del exotismo sinuoso de M.I.A. (escucha si no Bring It Back Round) y del electro-r’n’b de Sia (S.O.S.). Un debut con un punto intrascendente y lo-fi que se agradece, en un momento en que las féminas del pop gustan tanto de mostrarse hiperproducidas, en todos los sentidos. Kennny Beat ★★★ 1/2

 


ÓLAFUR ARNALDS 
“LATE NIGHT TALES” (LATE NIGHT TALES)

La versatilidad del músico islandés es a todas luces incuestionable. Y tanto en sus proyectos más clásicos como en los electrónicos destaca siempre su capacidad para envolver al oyente y transportarle a un mundo paralelo. Vuelve a hacerlo en esta entrega de la serie Late Night Tales, la primera vez que graba una sesión. Se luce de lo lindo con la que será sin duda la banda sonora de mil y un chill outs durante todo el verano –él afirma que representa la banda sonora de su vida–. El tracklist es impecable, y no faltan en él ni amigos islandeses como Samaris ni grandes nombres de sensibilidad similar a la suya, como Koreless, Jai Paul o James Blake. Incluye además tres inéditos, uno de su proyecto techno Kiasmos y una reveladora versión del clásico de Destiny’s Child Say My Name. Una exquisita y relajante sesión a la que apetece abandonarse una y otra vez. K.B. ★★★★☆

VV.AA.  “66 FAVORITAS DE IÑIGO Y PARDO 11” (RAMA LAMA MUSIC)

En la nueva escena de petardeo gay, las canciones del verano de toda la vida son muy apreciadas y coreadas. Y los veteranos enciclopedistas José María Íñigo y José Ramón Pardo llevan mucho tiempo rescatando y recopilando clásicos kitsch, que reeditan remasterizados. Para cualquier guateque veraniego viene fenomenal esta selección, recogida en formato físico en 3 CDs, en donde se repasan canciones del verano sobre todo de los 60 y 70. Encarnita Polo, Karina, Peret, Marisol, Los diablos, Fórmula V, Las Grecas, Miguel Bosé… y lo cierran Azúcar Moreno. ¡Qué verano tan feliz pasarás si te abandonas al espíritu chiringuitero de este disco! M.T. ★★★★☆

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.