El pop hecho arte por Carles Congost

Carles Congost es el artista que más ha hecho por explicar ciertos resortes y contradicciones de la cultura actual a través del pop. En 2012, cuando presentaba en ARCO su muy cinematográfico vídeo Paradigm –que podía estar hablando de salir del armario con tu padre, angustia ante el sexo anal, conflictos interraciales, lucha de clases […]

Guillermo Espinosa

A mí lo que me tira es el underground.

15 junio, 2016
Se lee en 9 minutos

Temas: , ,

El pop hecho arte por Carles Congost

Carles Congost es el artista que más ha hecho por explicar ciertos resortes y contradicciones de la cultura actual a través del pop. En 2012, cuando presentaba en ARCO su muy cinematográfico vídeo Paradigm –que podía estar hablando de salir del armario con tu padre, angustia ante el sexo anal, conflictos interraciales, lucha de clases o incomunicación intergeneracional, entre otras muchas lecturas simbólicas posibles–, él mismo apuntaba las dificultades para mantener una carrera estable dentro del videoarte. Aunque no lo verbalizara, se palpaba cierto desencanto al no verse apoyado por ese sistema que lo había aupado años antes, con toda la razón, a una envidiable posición dentro de los creadores nacionales. 

Cuatro años después podemos decir que el tiempo ha puesto todo en su sitio, y a él más cerca del Olimpo. Tras dos años de ininterrumpidos logros, en formato de premios sobre proyecto para que continuara su impagable labor artística, produciendo vídeos personalísimos de un notable interés incluso para la memoria cultural del país, ha llegado el primero de sus venideros años de éxitos.

Hablamos con él –de forma algo más que informal y cómplice– de sus nuevos dos vídeos (uno lo acaba de estrenar en Barcelona, con motivo del Festival Loop), de su participación en el acontecimiento artístico del año, la Manifesta 11 de Zúrich y, cómo no, de la cultura pop y del precio de la fama. 

El pop hecho arte por Carles Congost

SHANGAY ⇒ ¿Cómo recibiste la noticia de que te hayan invitado a participar en una bienal como Manifesta 11?
CARLES CONGOST
⇒ Todo ocurrió tras una reunión que tuve durante ARCO 2015 con el comisario de la bienal, Christian Jankowski. Nunca había participado de esta manera ni en Documenta ni en Venecia ni en la Manifesta, los tres eventos artísticos internacionales que me parecen más relevantes. Fue una enorme alegría.

SHANGAY ⇒ ¿Se te pidió algo en especial o te dieron carta blanca?
CARLES CONGOST
⇒ Dentro de la Bienal hay diferentes formatos. El más interesante era este, donde Manifesta produce una serie de obras específicas. En esta categoría estamos 30 artistas de diferentes países: gente como Teresa Margolles, Michel Houellebecq o Maurizio Cattelan. Todos teníamos que seguir unas pautas que Jankowski diseñó en relación al tema propuesto, “Lo que hace la gente por dinero”, en torno al mundo del trabajo, las profesiones y la retribución. El primer paso era escoger, a través de una inmensa lista que nos dio, una de las profesiones existentes en Zúrich.

El pop hecho arte por Carles Congost

SHANGAY ⇒ ¿Y tú escogiste…?
CARLES CONGOST
⇒ Una opción que no pudo ser. Me decanté por Tina Turner, porque ahora vive en Zúrich. La de rock star podía ser perfectamente una profesión. En cualquier caso, no pudo ser, porque se retiró hace unos años, no quiere estar en el ojo público y mi propuesta también era un poco atrevida…

SHANGAY ⇒ Conociéndote, seguro que muy atrevida…
CARLES CONGOST
⇒ [Ríe] Era bastante atrevida… Digamos que la exponía bastante. A ver, era un poco ingenua: no la propuesta, sino el pensar que ella iba a aceptar. Al final me decanté por otra opción que encajaba dentro de los parámetros que el comisario pedía: el Departamento de Bomberos. Aun así, la referencia a Tina Turner existe, de hecho la pieza se titula Simply The Best. Ella es el elemento que, de alguna manera, une todo el mundo que he creado. Pero la pieza no va sobre ella, ni es la protagonista, ni aparece. 


“Las referencias a la cultura pop me salen de forma natural”


SHANGAY ⇒ Así que los protagonistas son los bomberos de Zúrich. ¿Qué motivos, aparte de los obvios, te llevaron a escogerlos?
CARLES CONGOST
⇒ Más que los obvios, pensé que los bomberos son un colectivo muy organizado, con grandes capacidades tanto humanas como físicas y técnicas. También presupones que es gente disciplinada, entrenada… Fueron siempre muy educados, abiertos a colaborar en este juego, pero me dejaron claro que había grandes limitaciones. Están quizá demasiado sometidos a unos protocolos estrictos. Un ejemplo: como grupo organizado, podía ponerlos a cantar o que se aprendieran una coreografía… Pues por ahí, no. Al final me lo llevé un poco a mi territorio. Los bomberos se presentan de una manera bastante épica, al modo heroico. Pero el vídeo realmente no trata de ellos, sino sobre las diferentes actitudes en torno al trabajo: desde la vocación a la actividad puramente destinada a subsistir o a acumular pasta. La historia contiene muchas subhistorias conectadas para crear un retrato de lo que sería la sociedad suiza, pero también cómo se organiza la vida moderna en el primer mundo, con sus contradicciones. 

El pop hecho arte por Carles Congost

SHANGAY ⇒ ¿Con elementos de la cultura pop?
CARLES CONGOST
⇒ Todo eso está, claro, porque me sale de forma natural. Hay muchas referencias a la música, obviamente. Hago una reflexión que creí oportuna, porque genera un gran contraste: una parte del vídeo parece una reflexión sobre el origen de la música negra, creada en el siglo XVII, cuando los esclavos son llevados a Estados Unidos, y habla del estilo espiritual, su origen como música en busca de la libertad perdida, con el condicionante del trabajo forzado, y su evolución hacia el jazz, el blues, el soul y todo lo demás. 

SHANGAY ⇒ ¿Es ese el único pensamiento digresivo que has incluido?
CARLES CONGOST
⇒ No. Luego hago un enlace con la sociedad actual, en la que el trabajo asalariado se considera una forma moderna de esclavitud. Hay unas teorías al respecto que se expresan con un acrónimo muy ad hoc, la palabra fuego, ‘FI/RE’ en inglés, que significa Financial Independence / Retirement Early (Independencia Financiera para un Retiro Temprano). Amasar la pasta cuanto más joven posible para ser libre, para jubilarte y disfrutar del dinero. A partir de estas teorías, y esa coincidencia del acrónimo, creé el quid del vídeo.

¿Qué obra le han inspirado los ‘one hit wonders’ del pop? ¿Qué artistas que vivieron el éxito efímero accedieron a participar en su vídeo? Pasa página

El pop hecho arte por Carles Congost

SHANGAY ⇒ Estrenas también Wonders en el Centro de Arte Santa Mónica. ¿Cómo lo has planteado?
CARLES CONGOST
⇒ Wonders es un vídeo que, siendo muy diferente, conecta con mi última producción tras obtener la beca de la Fundación Botín, Abans De La Casa / Un Biopic Inestable A Través Del Sonido Sabadell (2015). Era una especie de biopic sobre el “sonido Sabadell”: un fenómeno de música italodisco hecha en Cataluña a principios de la década de los ochenta. Con Wonders continúo con esta apropiación del género biopic musical, totalmente sui generis, hecho de una manera que transgrede cualquier ortodoxia de lo que sería el documental de música. Lo he centrado en el tema de los one hit wonders, artistas que triunfaron con un solo éxito a pesar de que, en muchos casos, tenían una voluntad de perdurar en el tiempo dedicándose a la música. Busqué a alguien que pudiera ser paradigmático y que hubiera trabajado en los ochenta.


“Mi acercamiento al fenómeno del ‘one hit wonder’ es respetuoso, no quería ser cínico ni ironico”


SHANGAY ⇒ Hay mucho donde escoger… ¿Cuál fue tu opción? 
CARLES CONGOST
⇒ Me puse en contacto con Dennis Seaton y Michael Grant de Musical Youth, un grupo de niños ingleses negros de Birmingham, que hacían reagge y que, de la noche a la mañana, en 1982, tuvieron un superéxito mundial con la canción Pass the Dutchie. Vendieron 5 millones de copias y fueron incluso nominados a los Grammy. Esto les permitió relacionarse con las grandes estrellas de ese momento, Paul McCartney, Quincy Jones… Con Donna Summer y Stevie Wonder llegaron a trabajar, e iban a casa de Michael Jackson a jugar. Vivieron el sueño pop pero, por cosas del destino, este momento de gloria duró aproximadamente 15 meses. Tuvieron que reaccionar frente a la idea de haberse convertido en algo que ya no era nada, y eran adolescentes al comienzo de su vida. Esto tuvo una repercusión emocional muy fuerte en ellos. Lo lidiaron con mayor o menor fortuna. De los cinco, dos llevaron lo que podemos llamar una vida normal. El resto no tuvo tanta suerte. Y sobrevolando todo esto está la canción que sigue sonando todos los días en cualquier emisora del planeta. Y ellos la escuchan constantemente.

SHANGAY ⇒ ¿Tu enfoque entonces trasciende la anécdota para centrarse en el drama?
CARLES CONGOST
⇒ Aquí se produce algo: la canción supera al artista, que se ve expulsado de ella. Ese es el tema de Wonders. Pero mi acercamiento lo ha hecho de forma respetuosa. No quería ser cínico ni irónico sobre el tema. Ya lo es la realidad: en Inglaterra les han dedicado bastantes programas tipo Qué pasó con… Quería un acercamiento más profundo y menos personalizado. Así que contacté con ellos, y usando un sistema documental que no es para nada documental, aunque ellos cuentan alguna anécdota, hablé con el ensayista Eloy Fernández Porta para que elaborara algunos textos sobre el éxito y su pérdida, sobre lo que es el artista devorado por su obra, y que ellos los leyeran, recitaran o incluso cantaran. Les pareció bien y lo hicimos. Son textos reflexivos y tristes, donde se comprende la disfunción. El resultado es muy emocionante e intenso, estoy realmente orgulloso.    

SHANGAY ⇒ ¿Tiene que ver esta temática con lo que tú viviste hace una década, cuando financiar la producción de tu videoarte te resultaba cada vez más difícil y te sentías en cierta medida abandonado por el sistema del arte español?
CARLES CONGOST
⇒ Bueno, a las bondades y miserias de mi trabajo como artista ya le dediqué una pieza muy anterior, The Artist Behind the Aura (2014). Ahí ya contaba cómo ser artista y tener cierto reconocimiento realmente no te protege de nada. Si a mí lo que me interesa es hacer vídeo, pues tengo que seguir haciendo vídeo. Cueste lo que cueste y le pese a quien le pese. Tiene que ser así. Por eso, y es curioso, cuantas menos oportunidades me han surgido, más me he especializado. Aunque esto no quita que me ponga a hacer cosas distintas en el futuro si considero que es el momento de hacerlas.


Wonders (proyecto ganador de la 2ª edición del Premio de Videocreación del Festival Loop) se puede contemplar hasta el 17 de Julio en Arts Santa Mónica (La Rambla, 7 · Barcelona). Simply the Best, vídeo con el que Carles Congost participa en Manifesta 11 Zúrich se exhibirá a partir del 6 de junio en la Fundación LUMA Westbau (Limmatstrasse 270, Zurich). Más información en westbau.com y en www.manifesta11.org


 

Shangay Nº 563
Portada de la revista Anuario 2023
  • Mayo 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023