Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

Pier Paolo Pasolini acuñó la expresión ‘ragazzi di vita’ para hablar de aquellos chicos criados en los barrios marginales de Roma que experimentaban con su sexualidad de una manera casi febril y cuyo modo de vida consistía en robar en las calles todo aquello que pudieran vender. Desde allá no está ambientada en la Roma […]

21 junio, 2016
Se lee en 8 minutos

Temas: ,

Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

Pier Paolo Pasolini acuñó la expresión ‘ragazzi di vita’ para hablar de aquellos chicos criados en los barrios marginales de Roma que experimentaban con su sexualidad de una manera casi febril y cuyo modo de vida consistía en robar en las calles todo aquello que pudieran vender.

Desde allá no está ambientada en la Roma de los 50 sino en la Caracas contemporánea, pero Lorenzo Vigas, su director, y Guillermo Arriaga, su coguionista, le deben mucho al intelectual italiano en el retrato que hacen del joven protagonista, Elder (Luis Silva), un ratero que saca partido económico de su cuerpo cuando descubre el poder de fascinación que ejerce en un hombre mucho mayor que él. “Pasolini es una referencia innegable para esta película, a pesar de que no revisé sus películas antes de filmar. Temáticamente desde luego, pero desde el punto de vista formal considero más importante a Robert Bresson”, apunta.

Como hacían los neorrealistas, Vigas también escogió a Luis Silva, un actor no profesional, para interpretar a uno de los protagonistas. “Desde el momento en que conocí a Luis, supe que quería que encarnara a Elder. Poseía todos los elementos que yo estaba buscando: un fuerte impulso animal y el hecho de conocer la calle. Además de carismático, también tiene un lado oscuro, una mirada atormentada”, explica el director, que ni siquiera sometió al protagonista a una prueba de cámara. “Estaba seguro de que sería perfecto para dar vida a Elder. Solo tenía 19 años cuando rodamos, pero ya conocía la dureza de la vida, las pandillas y la violencia de las calles. Nació en un barrio venezolano aún más duro que el que retrata la película”.

Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

Armando –interpretado por Alfredo Castro, al que ya vimos en la no menos turbia El club– sale a las calles de Caracas al encuentro de chicos jóvenes a los que ofrece dinero a cambio de desnudarse. Ni siquiera llega al contacto físico, le basta con contemplar el cuerpo adolescente a cierta distancia. Lo que no puede controlar es la reacción violenta de Elder, que le agrede físicamente en su primer encuentro, pero con quien terminará entablando una relación tóxica, apasionada y nunca del todo sincera.

Al director no le preocupaba que un actor sin experiencia trabajara codo con codo con un profesional. “Estaba seguro de que iba a funcionar. No ensayé con Alfredo y Luis antes de que comenzara el rodaje. Quería que se conocieran en ese momento, sabía que habría una tensión natural entre ellos y quería que se reflejara en la película”.


“Para mí es importante abordar en la película el prejuicio latinoamericano hacia la homosexualidad”


Eso se manifiesta en la relación paterno-filial interesada –en ambas direcciones–, opresiva y marginal de este pandillero con un ‘viejo marico’, que le sirve a su director para hablar de la crisis social y económica de su país, además de la homofobia en Latinoamérica. “Tenemos la inflación más alta del mundo, cuyo resultado es una enorme brecha social entre ricos y pobres… A Elder le atrae la riqueza, pero a medida que avanza la historia, esa atracción puramente económica se convierte en una atracción emocional”, explica. “Dicho esto, la problemática homosexual también está presente en la película. La mayoría de las culturas latinoamericanas siguen siendo muy conservadoras con respecto a la homosexualidad, y la homofobia está presente en todas las clases sociales. En Desde allá, Elder es testigo de los efectos devastadores de la homofobia”.

Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

SHANGAY ⇒ ¿Cómo surge esta historia en colaboración con Guillermo Arriaga?
LORENZO VIGAS ⇒ Surge a partir de mi cortometraje Los elefantes nunca olvidan, primera parte de una trilogía de la que Desde allá forma parte. Quería contar la historia de un autista emocional en la ciudad, alguien sin capacidad para relacionarse con los demás. Ese es el origen del personaje de Armando. Cuando le conté la idea a Guillermo, le encantó, y me invitó a viajar a México para ayudarme con la producción. Entre los dos desarrollamos el argumento y yo pensé que el mejor país para situar la acción era Venezuela por su situación actual, así que hablé con Rodolfo Cova, el productor más importante de Venezuela, que es también el productor de Azul y no tan rosa

SHANGAY ⇒ ¿En qué momento decidís que el tema de la homofobia debe ser la piedra angular de Desde allá?
LORENZO VIGAS ⇒ Desde el principio. Tenía un amigo que murió en Venezuela y que me sirvió de inspiración para el personaje de Armando, y Guillermo también tuvo un amigo al que mataron en México por su condición sexual. Fueron crímenes relacionados con la homofobia, que lamentablemente es una realidad latinoamericana. Para mí es importante abordar en la película el prejuicio latinoamericano hacia la homosexualidad. También sabía que habría un rechazo social muy brutal hacia el personaje en este contexto homófobo. 

Para continuar con la entrevista, pasa página

Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

SHANGAY ⇒ ¿Cómo es la vida para un homosexual en la Caracas de hoy?
LORENZO VIGAS ⇒ Depende mucho del estrato social en el que te muevas. En los estratos más altos, donde la gente es más culta, se acepta perfectamente. Mis amigos homosexuales se mueven en el medio en el que yo me muevo sin problemas, pero cuanto más abajo vas, lamentablemente, la homofobia aflora. Lo que demuestra que la ignorancia y la carencia de educación son gravísimas. Si eres de clase baja, te vas a encontrar con muchos más problemas. De hecho, Luis Silva, que interpreta a Elder, ha recibido amenazas en la calle por interpretar a un personaje gay, y temí por su vida. Ahora mismo vive en Chicago porque decidí sacarlo de Venezuela. La película no se ha estrenado aún allí, lo hará en septiembre, pero únicamente con las noticias de los periódicos ya ha recibido amenazas de palizas. Y ni siquiera han visto la película… Eso te vale para hacerte una día del clima homófobo que se respira. Yo sabía que para un chaval heterosexual interpretar escenas como las de Desde allá iba a ser algo difícil, así que antes de contarle el proyecto salíamos mucho a comer y le mostré películas italianas y francesas para ganarme su confianza. Nos hicimos muy amigos y un buen día le conté las escenas que tenía pensadas con miedo a que me dijera que no. Me respondió: soy un profesional, confía en mí. Así fue, no me defraudó.

SHANGAY ⇒ Entonces, ¿Luis Silva se ha tenido que exiliar?
LORENZO VIGAS ⇒ No es que decidiera exiliarse. Él quería avanzar en su carrera y, dadas las circunstancias, la mejor manera de hacerlo era fuera del país y aprendiendo inglés para tratar de llegar a Hollywood. Y estoy contento, porque le han dado premios en Biarritz y en San Sebastián.  


“Luis Silva ha recibido amenazas por interpretar a un personaje gay, y temí por su vida. Ahora mismo vive en Chicago porque decidí sacarlo de Venezuela”


SHANGAY ⇒ Quizá enmarcar una trama gay en un ambiente tan sórdido no ayuda a sacar al colectivo LGTB de la marginalidad en Latinoamérica…
LORENZO VIGAS ⇒ Es que la película no tiene ese propósito. El objetivo es presentar una realidad que mucha gente de fuera de Venezuela no conoce, y que incluso muchos venezolanos desconocen o no asumen. Ya solo verla reflejada en una película va a generar un diálogo que va a ser positivo. Con una película o una obra de arte uno no puede pretender acabar con un problema, es imposible. Lo que sí espero es que se genere un diálogo sobre la homofobia y la desigualdad.

Lorenzo Vigas: “Orlando nos obliga a reflexionar”

SHANGAY ⇒ Desde allá, Azul y no tan rosa, Pelo Malo… El cine venezolano reciente parece más preocupado que nunca por la diversidad sexual. 
LORENZO VIGAS ⇒ Porque en los países donde cada vez hay más control, como en Venezuela, cada día es más difícil decir lo que uno piensa. Hay una censura enorme en los medios de comunicación y se han cerrado canales de televisión, por eso el arte se utiliza para decir lo que uno piensa y expresar ideas. El tema de la homosexualidad y la homofobia sirve para hablar de la intolerancia en general. Venezuela se ha convertido en el país más intolerante de Latinoamérica.

SHANGAY ⇒ Desde allá se estrena en España una semana después del atentado de Orlando, del que algunos han llegado a cuestionar su carácter homófobo. 
LORENZO VIGAS ⇒ Y es terrible. Cuando hay mucha tensión, esta escapa por las vías más primarias. Por eso son tan importantes la educación y la tolerancia. Todos pensábamos que vivíamos un momento de aceptación de la homosexualidad en general y, de repente, nos encontramos con atentados como este que nos demuestran que estamos más atrasados de lo que creíamos. Orlando nos obliga a reflexionar, es un problema de educación de las masas.


LA PELÍCULA DESDE ALLÁ SE ESTRENA EL 22 DE JUNIO


 

Más noticias de cine, AQUÍ

Shangay Nº 563
Portada de la revista Anuario 2023
  • Mayo 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023