22/07/2018

El fin de ‘Vis a Vis’

23 junio, 2016
11
Léetelo en 3 minutos

Se acabó. Las puertas de Cruz del Sur se han cerrado para siempre y las reclusas que llenaban sus cárceles se han quedado ahí encerradas, condenadas a una cadena perpetua, esperando el final digno que se merecían sus historias. Pero la televisión se rige por unas leyes distintas. Los peores presagios de los seguidores de la serie española se confirmaban la semana pasada cuando la noticia salía a la luz; Antena 3 y Globomedia decidían no renovar por una tercera temporada. Ni la legión de seguidores que la ficción arrastra en las redes sociales bajo el nombre de ‘Marea Amarilla’, ni las criticas positivas que ha recibido, han conseguido salvar a Vis a Vis. ¿Pero por qué ha sido tan criticada la cancelación de la serie?

Vis a Vis no ha sido una serie más. En una panorama bastante desolador dominado por la comedia y las tramas facilonas, la serie de Antena 3 era un rayo de luz al final del túnel. Hacer algo diferente y de calidad en España era posible. De poco sirvió la polémica surgida por presentar un planteamiento parecido al de la americana Orange Is The New Black, por suerte las reclusas de Cruz del Sur tienen otro tipo de historias, más crudas, mucho más oscuras. A las pocas semanas de su discreto estreno, el caché de Vis a Vis y sus audiencias ya estaban por las nubes. Ya nadie se acordaba de las presas de uniforme naranja. La maldad extrema de Zulema y el calvario de Macarena Ferreiro eran el nuevo entretenimiento de la audiencia. Y qué entretenimiento. La tensión de los espectadores ha llegado a límites insospechados con unas tramas de alto voltaje.

No todo el peso recaía sobre la protagonista, pues otro gran acierto de la serie ha sido el intachable elenco que ha presentado, formado en su gran parte por caras que no eran muy conocidas por el gran público. Si la interpretación de Maggie Civantos ha estado a la altura, las de Alba Flores, Berta Vázquez o Harlys Becerra (que posó así de sexy para Shangay) no se han quedado atrás. Mención especial a la colosal interpretación de Najwa Nimri, que ha pasado de ser aquella mítica Ana de Los amantes del círculo polar a convertirse en la villana más temida de la televisión. Lo de Zulema ha sido un fuera de serie. El personaje es digno de un spin-off.

El color amarillo lo ha inundado todo, y se ha cuidado hasta el mínimo detalle. La dirección de arte de la serie ha sido algo que era totalmente impensable hace muy pocos años en la televisión española. El lenguaje visual es tan internacional que no es de extrañar que haya sido la primera serie española en ser emitida en abierto por un canal de Reino Unido. No sería mala idea que Vis a Vis fuese tomada en un futuro como una especie de manual de estilo. Está más que demostrado que en nuestro país hay talento suficiente para hacer algo de estas características. Solo hay que arriesgar, ir más allá.

Dicen que una retirada a tiempo es una victoria, pero la de Macarena y sus compañeras ha llegado demasiado pronto. El capítulo final ha dejado un sabor amargo entre sus seguidores. Las tramas no se han cerrado, todo ha sido demasiado repentino. ¿El lado bonito de este punto y final? Despedirse de la audiencia con el placer de haber marcado un antes y un después en la televisión española. La ficción carcelaria ha supuesto un punto de inflexión en la forma de hacer televisión, y no hay dato de audiencia que pueda pagar eso. Así que solo nos resta dar las gracias por su buen hacer y por haber llegado donde nadie se atrevía a llegar. Las presas de Cruz del Sur ya tienen un sitio privilegiado dentro de la historia de la televisión española. Hasta siempre.

Siguiente artículo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.