fbpx
02/12/2022

Nuevos ataques homófobos en Madrid

1 julio, 2016
Léetelo en 2 minutos

Mientras Madrid vive la semana grande del Orgullo gay, las agresiones homófobas siguen, desafortunadamente, aconteciendo.

El pasado miércoles, tras haber asistido a los homenajes del activista y político Pedro Zerolo, y de las víctimas de Orlando que trascurrieron en la Plaza Pedro Zerolo, Raúl junto con dos de sus amigos, se disponían a volver a casa. Abandonaban el metro sobre las once de la noche cuando “aparecieron tres chavales detrás de nosotros que empezaron a gritarnos ‘maricón, vete a comer pollas’ o ‘id a Chueca’, al tiempo que nos empezaron a tirar piedras”, describía Raúl. Dos horas más tarde, “cuando mis dos amigos se iban [de su casa], a uno le siguieron otros dos chicos distintos que empezaron a insultarle y le rompieron el labio de un puñetazo”, relataba.

Los chicos pertenecen al colectivo LGTB Magdalenas Diversas. En el momento de la agresión portaban banderas, chapas y abanicos arcoíris por las fiestas del Orgullo.

Al día siguiente, explicaba Raúl, uno de ellos volvió a ser víctima de otro ataque homófobo tras coger un bus en el barrio madrileño de San Blas. “Un neonazi del distrito, al que ya conocemos, le empezó a llamar ‘maricón de mierda’, pero la gente que había en el autobús salió en su defensa y no ha pasado nada más”. En esa ocasión, también llevaba merchandising del Orgullo.

Ayer mismo, la asociación LGTBI Respeta denunció los hechos ocurridos hace una semana en la madrileña calle de López de Haro, en donde una pareja de chicos fueron agredidos mientras repartían panfletos. “Pasaban por un supermercado y se encontraron con un grupo de unas veinte personas que vestían camisetas con las letras HSM, presumiblemente del colectivo nazi Hogar Social Madrid, que tras un cruce de palabras comenzaron a golpearles en el cuerpo al grito de ‘puto maricón’ y ‘maricón de mierda”, narraba Alfonso Martínez portavoz de la asociación. En ese momento, uno de ellos comenzó a ser perseguido por un grupo de agresores y se refugió en un establecimiento. “Los vecinos y los dueños de la tienda no dejaron entrar a los agresores, que se alejaron para coger objetos como botellas… En ese momento fue cuando el chico decidió salir del establecimiento y correr hasta dejarlos atrás”, explicaba Martínez.

Tanto los jóvenes como los dueños del local han decido denunciar los hechos. Denunciar, un acto que muchas personas LGTB no llegan a hacer. En lo que va de año, el colectivo Arcópoli ha contabilizado 105 agresiones en la capital española. Solo 17 han sido puestas en conociminto de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Si eres o has sido víctima de una agresión LGTBfóbica, ponte en contacto con el Observatorio Español contra la LGTBfobia en el teléfono 618547166.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.