15/10/2018

Así es Milo Yiannopoulos, el gay defensor de Donald Trump

21 julio, 2016
111
Léetelo en 2 minutos

“Hola, me acaban de echar de Twitter”. Con estas palabras, y una camiseta con un arma arcoíris que rezaba “contestamos disparando”, se presentaba en la fiesta LGTB “Gays for Trump” (organizada para apoyar al candidato republicano a la Casa Blanca) el periodista gay Milo Yiannopoulos, polémico donde los haya. 

Griego-Británico, se autoproclama “el más villano de internet” y ha estado en el ojo del huracán en más de una ocasión por apología del racismo, antifeminismo e islamofobia. Su última enganchada, un troleo a una de las actrices de “Cazafantasmas”, Leslie Jones, se tradujo en el baneo definitivo de su cuenta de Twitter.

Jones, que abandonaba la red social el pasado lunes, fue objeto de tuits abusivos e insultantes también por parte Yiannopoulos. Un portavoz de Twitter le comunicaba que “las personas deben poder expresar opiniones diversas y creencias en Twitter, pero nadie merece ser sometido al abuso” y acto seguido, su legión activaba el #FreeMilo para tumbar lo que ellos entendían como un atentado contra la libertad de expresión. 

Milo, que aprovechaba la coyuntura para pedir que no se le hiciese “responsable por las acciones de fanáticos y trolls utilizando la lógica especial de pretzel de la izquierda”, aparecía minutos después en la convención republicana dedicada a la comunidad LGTB. “Todavía no entiendo por la cual la prensa de izquierdas se compadece de una ideología que me quiere muerto”, argumentaba en un speech delirante.

Y por supuesto, nada malo hay en ser gay y republicano, pero mensajes del tipo “la matanza en Orlando el mes pasado fue un llamado a despertar, como estadounidenses homosexuales ya no podemos permanecer en silencio acerca de una ideología bárbara que nos quiere muertos y que amenaza de forma activa las libertades de todos los estadounidenses” son bastante peligrosos. Como lo fue destapar en su blog el supuesto Gamergate (y acusar a una “bravucona feminista” desarroladora de videojuegos de ofrecer favores sexuales a cambio de críticas positivas en la prensa) o impulsar el Dangerous Faggot Tour (una charla en la Universidad de Manchester que nunca pronció por hacer apología de la violación en los campus).

Es también una de las voces más sonadas de la alt-right (derecha alternativa sobre la que está calando el mensaje de Trump), que no es más que un “moderno neofascismo” que paradójicamente, discrimina de forma compulsiva a todo aquel que no es “igual”. Y mientras, Donald se acerca a la Casa Blanca…

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.