19/06/2018

Solange por sorpresa. ¡Tiembla, Beyoncé!

3 octubre, 2016
9

Va su ritmo Solange Knowles, y ha demostrado sobradamente que ser la hermana de Beyoncé no le estresa lo más mínimo a la hora de marcarse plazos para sus lanzamientos musicales.

Diez años después de su último álbum, y cuatro después del seminal EP True, grabado junto a Dev Hynes, regresó el viernes por la puerta grande con el brillante A Seat At The Table. Un trabajo combativo en lo ideológico, a la vez que tremendamente reivindicativo en lo musical. Solange defiende los valores de la cultura negra reciclando el soul clásico y fusionándolo con el alt r’n’b que ella misma ha contribuido a poner de moda a través de su sello Saint Heron.

A Seat at the Table es un álbum reposado y envolvente, que invita a escucharlo de principio a fin. Y que cuenta con un plantel de invitados de auténtico lujo, entre los que están Tweet, Lil Wayne, Q-Tip y Kelela. Un disco que se une a la creciente tendencia entre los artistas negros de refererencia a poner sobre la mesa la desigualdad y el racismo, tan presentes en la sociedad estadounidense. Sí, se une a Lemonade de Beyoncé o a Blonde de Frank Ocean –como él, Solange también ha invitado a su madre a soltar un speech en uno de los muchos interludios de su disco–.

Frente al nervio a veces descontrolado que suele lucir su hermana Beyoncé, Solange apuesta siempre por una actitud infinitamente más cool –salvo en aquel episodio del ascensor, claro–. En la portada, luce sus pinzas, serena y confiada. Y en los dos vídeos que ha lanzado simultáneamente, alterna poses congeladas ideales para fotos promocionales con su peculiar manera de entender la danza contemporánea, de la que siempre ha sido muy fan.

Codirigidos por ella y su marido, Alan Ferguson, los vídeos ilustran dos de las mejores canciones del disco, y se complementan de maravilla.

Cranes In The Sky llama la atención por su sonido vintage, y en ella Solange suena al cruce ideal entre Minnie Ripperton y Tweet –invitada en su disco, como ya hemos señalado–.

Don’t Touch My Hair es un brillante dúo con el británico Sampha, y en el vídeo llaman poderosamente la atención las espectaculares localizaciones elegidas.

¿Se habrá marcado Solange todo un visual album como ya es tradición reciente en su hermana? No nos extrañaría. Si lo hace, ya podemos anticipar una batalla encarnizada a final de año entre el team Beyoncé y el team Solange. ¿Tienes ya claro a cuál perteneces?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.