23/09/2020

Los secretos más sexys de ‘The Hole Zero’

21 octubre, 2016

CON TODAS SUS CALORÍAS

Ojo, no se confundan, que últimamente asociamos el calificativo ‘zero’ a la ausencia de calorías y de chispa excitante, y The Hole Zero es todo lo contrario. Cinco años después del estreno del primer The Hole, que rápidamente triunfó por su mezcla de cabaret desenfadado y picantón, acrobacias inesperadas y guiños sexys, la tercera entrega aporta novedades. “Como pasa con La guerra de las galaxias, la precuela es importante verla”, afirma La Terremoto de Alcorcón, que una vez más ejerce de impagable maestra de ceremonias. The Hole Zero es una oportunidad de mostrar un universo lejano, a través de aquella Nochevieja de 1979 en Studio 54”. También es una gran oportunidad para comprobar cómo este cabaret ha evolucionado y tiene ya un distintivo estilo propio. “El público verá que, gracias a la madurez de la compañía y a los seis años de andadura que llevamos, este es ‘el agujero’ más repleto”.

FIEBRE DEL SÁBADO NOCHE. Y DEL VIERNES, Y DEL JUEVES…

Ha sido todo un acierto ambientar este nuevo espectáculo a finales de los 70, en plena fiebre de la música disco, un género que vive de nuevo un gran momento de esplendor gracias a series como The Get Down y fiestas como ‘El cuerpo del disco’. En The Hole Zero uno siente realmente como si hubiera viajado al pasado y le dieran la oportunidad de vivir un momento histórico para los defensores del hedonismo y la diversidad sexual. “¡Me habría gustado muuuucho vivir aquella época!”, confiesa La Terremoto. “Hasta ahora, para imaginárnosla, teníamos que conformarnos con los vídeos de los Bee Gees, las actuaciones en televisión de Boney M o esa nefasta película [54]. Ahora, cada noche, yo vivo la experiencia”. Y con ella y el equipo, todos los espectadores que se dejan llevar por una noche loca, loquísima.

LA FIESTA ESTÁ SERVIDA

Desde que uno entra, la sorpresa continua está servida. Nada es lo que parece, para empezar porque el espectador se introduce, literalmente, en un agujero en el tiempo. Las apariencias engañan, todos los personajes del show están por la labor de descolocar –además de asombrar con sus distintas artes– y lo mejor es dejarse llevar. Todos los elementos juegan a favor: los clásicos de la música disco que suenan continuamente, los textos de Félix Sabroso, el vozarrón y la presencia de Marta Ribera, el descaro de El Pony Loco, los cuerpazos y la capacidad de arriesgar de los artistas que realizan los números acrobáticos, las curvas y la chispa de Svet von Bathory, las coreografías de Chevi Muraday… ¿Quién no se apuntaría a una Nochevieja así cualquier día del año?

POR EL PRECIO DE UNA TERREMOTO, DOS

Lo de Pepa Charro es mucho. La actriz y cantante que da vida a La Terremoto de Alcorcón ha colaborado también en la creación de la dramaturgia del show. Y en él canta, baila, improvisa… y se las ve cara a cara con su conciencia, a la que da vida la actriz argentina Noelia Pomba. “No se la pierdan, señores”, afirma. “Es un nuevo alter ego con el que convivo ahora. Lo mío ya es tripolaridad, entre Pepa, La Terre y ahora, mi conciencia… Y con ella hago como todos con la nuestra, en ocasiones la quieres escuchar y en otras ¡amordazarla!”.

Para continuar leyendo el reportaje, pasa página

MUJERES AL PODER

Son muchas las mujeres con papeles relevantes en The Hole Zero. Empezando por la maestra de ceremonias y continuando con Nini, su conciencia (Noelia Pomba), la diva disco Lina (Marta Ribera), DJ Lucy (Svet Von Bathory) o la equilibrista Eliza Khachatryan. Que no se discrimine en The Hole Zero, ni mucho menos, es otro plus para La Terre, orgullosa de su labor, que ya ejerció en el primer The Hole. “En un principio, solo existía la figura del maestro de ceremonias. Hasta que llegó la menda, y una vez más ganó la igualdad”, exclama en su habitual tono, entre jocoso y combativo. ¡Menuda es!

VIVAN EL EROTISMO, LA DESNUDEZ Y LA LIBERACIÓN SEXUAL

Si tanto en The Hole como en The Hole 2 el sexo ya tenía su relevancia, aquí van un poco más allá, porque la época del desenfreno disco se prestaba a vivir la sexualidad del modo más libre posible. Por ello, el erotismo y los desnudos –sí, los hay integrales, tanto de hombres como de mujeres, y hasta los espectadores más desprejuiciados contribuyen a la causa– son fundamentales dentro de la picaresca del espectáculo. “Tiene sentido, porque así era Studio 54”, afirma la vedette. “Allí lo mismo podías ver a Disco Sally bailando hasta desfallecer que a mujeres a caballo, o a Madonna de alterne”

La época disco de finales de los 70 se relaciona, además, con un momento de gran liberación del colectivo gay. ¿Se liberan también los espectadores gays que van a The Hole Zero? “Afortunadamente, están bastante liberados”. La Terre sabe bien de lo que habla. “Aunque estoy segura de que alguno se ha liberado in situ, y alguno caerá en las garras de nuestro Pony Loco antes de transformarse en bestia. Aunque solo veinte afortunados espectadores tendrán esa oportunidad…”. También hay espectadores/as que todavía se escandalizan ante un desnudo integral masculino, que en el caso del Pony Loco es el más rotundo de los tres espectáculos. “A mí, qué quieres que te diga: me encanta verle la churrita entre bambalinas… Y Escándalo es un gran tema de Raphael, ya que hablas de los que se escandalizan. El que no lo entienda, ¡que se aleje!”. Lo dice una mujer que cantó Libérate, el himno del Europride de Madrid en 2007, así que, de nuevo, sabe de lo que habla.

CLÁSICOS QUE SOBREVIVEN A LAS MODAS

La música disco de los últimos 70 y los primeros 80 tiene un protagonismo básico, y totalmente justificado, en The Hole Zero. Desde aquellos tiempos, casi nadie concibe un fiestón –sea un Orgullo o una boda– sin que suenen, por ejemplo, I Will Survive o No More Tears, que no podían faltar en esta Nochevieja retro. El clásico de Gloria Gaynor lo ha rebautizado La Terremoto Sin depilar, y no duda en afirmar, chistosa, que la diva le ha dado su bendición. “Cuando actuó recientemente en Madrid, se quedó en casa de mi familia en Alcorcón. Es ella la que me ha entrenado la voz para que pueda llegar a los agudos”.

Marta Ribera, una de nuestras grandes del musical, es otra de las protagonistas en esta Nochevieja tan peculiar. Y se bate en un duelo –vocal– muy intenso con la maestra de ceremonias que, por una vez se deja el cachondeo y se toma muy en serio el himno gay No More Tears (Enough Is Enough). El cachondeo vuelve en cuanto se le pregunta si se siente más Barbra Streisand o Donna Summer cuando la cantan. “Me siento más Manuel Summers, mezclado con Massiel, Betty Missiego y Baccara, con un pellizquito de Dolores Vargas ‘La Terremoto’ y un toque de Camilo Sesto”.

AMOR POR EL TEATRO CALDERÓN

Mucho ha llovido desde que The Hole abriese sus puertas en el madrileño Teatro Calderón hace cinco años. Tras visitar más de cuarenta ciudades españolas, se ha visto también en París, Milán, Buenos Aires o México D.F., y The Hole 2 continúa su gira nacional. Entre los dos, han conseguido meter en el agujero a más de un millón y medio de espectadores. Ahora, The Hole Zero ha abierto sus puertas –o mejor, sus piernas– de nuevo en el Calderón. “Para mí supone volver a mi teatro talismán, donde debuté en 2005 con la obra Esta noche viene Pedro. En 2012, llegué con The Hole, y en 2016 con el Zero… La verdad, empiezo a sentirme un poco la Lina Morgan del Calderón”, bromea.

La Terremoto no duda en invitar al público a ver The Hole Zero en más de una ocasión. “Porque es un show vivo, que cambia y evoluciona en cada función, con cada maestro de ceremonias”. Porque no va a estar sola en esta ocasión tampoco, en The Hole apuestan por el intercambio de MCs frecuentemente, y con el Zero no iba a ser menos. “Aún no puedo desvelar quién será el otro MC, pero ha mamado cabaret y tablas a mansalva. ¡No deben perder la oportunidad de verla!” [se acaba de confirmar que la nueva MC será Mariola Fuentes]. Dicho esto, La Terremoto de Alcorcón escucha a su conciencia que la reclama, y se sumerge de nuevo en la Nochevieja de 1979. Ahora mismo, su profesión le exige explotar lo que siente al estar atrapada por el pasado, y está encantada. ¿Quién no querría vivir eternamente en la Nochevieja de 1979? La respuesta, en The Hole Zero.


EL ESPECTÁCULO THE HOLE ZERO SE REPRESENTA EN EL TEATRO CALDERÓN  (C/ATOCHA, 18) DE MADRID.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.