fbpx
03/12/2022

Mark Rappaport: “No haría un documental gay sobre Travolta o Cruise”

4 enero, 2017

Relacionado


Fotos: Miguel Ángel Fernández

Hace escasas semanas, Rappaport, estadounidense aficando en París, visitó Madrid para recoger el X Premio Paco Rabal de periodismo cultural, otorgado anualmente por la AISGE (la sociedad que gestiona los derechos de autor de los intérpretes). En esta ocasión no se reconocía su labor como cineasta y documentalista, sino como escritor. Por un artículo titulado Vida y muerte de un extra de Hollywood, en el que se mete en la piel de un extra de Hollywood, el mexicano Barry Norton, cuya biografía repasa como si fuese el propio actor, ya desaparecido (“me encanta seguir el rastro de historias que no sé a dónde me llevarán”).

No es la primera vez que Mark Rappaport bucea en la vida de actores, más o menos conocidos. Dos de sus trabajos más celebrados son Rock Hudson’s Home Movies (1992) y From The Journals of Jean Seberg (1995), dos recreaciones personales de sus biografías, a partir de material recolectado de estas estrellas.

Otro de sus más celebrados documentales es The Silver Screen: Color Me Lavender (1997), un divertido repaso por los momentos más o menos velados en que se intuían, o veían, guiños homosexuales en el cine del Hollywood de su época dorada. A sus 74 años, sigue muy activo, y a su paso por Madrid tuvimos la oportunidad de conocer un poco mejor a un creador que siempre ha llevado la independencia y un sentido muy personal del activismo por montera.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué tienes un interés tan desarrollado por recrear las vidas de personajes que ya no están con nosotros ?
MARK RAPPAPORT
⇒ No sé, tengo esta cosa por canalizar la vida de personas muertas [risas]. Crear autobiografías supuestas te permite incorporar un punto de vista sobre un personaje o una película que no es el habitual. Es más emocional que una simple sucesión de datos. En toda mi obra, siempre han sido los ensayos que he firmado sobre personas muertas las que más han gustado, y sigue siendo así.

SHANGAY ⇒ ¿Cuándo empezó esa fascinación por documentar vidas de artistas?
MARK RAPPAPORT
⇒ Cuando hice Rock Hudson’s Home Movies. Había estado dos años muy enfermo, los médicos llegaron a pensar que tenía sida, y viví una auténtica pesadilla de pruebas y más pruebas, aunque al final se confirmó que no. En aquel momento temí que ya no tendría energía para seguir rodando películas, así que pensé que trabajar con vídeo sería más fácil. Estaba totalmente equivocado [risas]. Pero es un trabajo más artesanal, más barato y no dependes de nadie.


“Estoy terminando Sergei/Sir Gay, en el que analizo los elementos homosexuales en el cine de Eisenstein”


SHANGAY ⇒ ¿Te sientes más artista que periodista?
MARK RAPPAPORT
⇒ Sí, porque el modo en que unes las piezas en cada ensayo tiene más que ver con el arte. Y no siempre utilizo datos reales, también invento cosas. Me gusta meterme en la piel de la gente sobre la que hago mis vídeoensayos.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué escogiste a Rock Hudson como protagonista de uno de tus trabajos más celebrados?
MARK RAPPAPORT
⇒ Si te soy sincero, no estaba especialmente interesado en Rock Hudson. Me llamaba la atención solo que era una creación de Hollywood. Porque en realidad solo está bien en un par de películas, en sus comedias estaba fatal. Pero la crisis del sida seguía estando en primera línea informativa, y pensé que podría aportar una historia más, y no una historia cualquiera. Me interesaba mostrar una perspectiva de Hudson que nunca antes se había mostrado, y pensaba que mucha gente se podría identificar con el discurso que planteaba. Muchos amigos míos habían muerto de sida y en 1991, cuando empecé a trabajar en este proyecto, seguía siendo una realidad horrenda. La muerte siempre es horrible, pero en los 80 y los 90 en Estados Unidos las provocadas por el sida eran una constante que no se podía ignorar.

SHANGAY ⇒ La realidad relacionada con el VIH ha cambiado tremendamente desde entonces…
MARK RAPPAPORT
⇒ Sí, la actualidad informativa obliga a hablar de la crisis de los refugiados, de Donald Trump… y ya no hay casi espacio para hablar del VIH, lo cual es muy triste.


“En muchas ocasiones, las historias tras una película o un actor son mucho más interesantes que las películas en sí”


SHANGAY ⇒ ¿Tienes más artistas en mente sobre los que quieras realizar vídeoensayos?
MARK RAPPAPORT
⇒ Justo estoy terminando uno, Sergei/Sir Gay, en el que analizo todos los elementos homosexuales en el cine de Eisenstein. Es un gran artista, lo constaté aún más cuando hace unos meses vi una colección de sus dibujos eróticos gays. He incluido varios en la película, para reforzar aún más su homosexualidad, que no es algo que con lo que yo especule, sino que es de sobra sabido que era gay, como Rock Hudson.

SHANGAY ⇒ ¿Te interesa más explorar la vida de un artista si es gay?
MARK RAPPAPORT
⇒ No, en realidad me hace sentir como un columnista de cotilleo [risas]. Que no me parece algo malo, porque a todos nos interesan los cotilleos. Y la historia del cine es una gran enciclopedia de cotilleo: quién se acostaba con quién, quién quería acostarse con alguien y no pudo… En muchas ocasiones, las historias tras una película o un actor son mucho más interesantes que las películas en sí.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué decidiste hacer The Silver Screen: Color Me Lavender?
MARK RAPPAPORT
⇒ En aquel momento sabía que Rob Epstein y Jeffrey Friedman estaban haciendo El celuloide oculto [otro documental que también exploraba la presencia de personajes e historias homosexuales en el cine de Hollywood, de 1995]. Pero el libro en que se basaba no me había impresionado, sabía casi todo lo que se contaba en él. Así decidí continuar con mi proyecto, investigando muchas más películas que sabía que ellos no iban a tratar, y con un punto de vista muy personal.

SHANGAY ⇒ ¿Qué actores eran sex symbols para ti en tu juventud?
MARK RAPPAPORT
⇒ Sean Connery. Roy Rogers. Gérard Depardieu, antes de que se conviera en un monstruo… Aunque para mí el más sexy de la historia siempre será Steve Cochran.


“De John Travolta sabemos positivamente que es gay, de Tom Cruise no”


SHANGAY ⇒ ¿A qué actor en activo dedicarías uno de tus vídeoensayos para analizar los posibles guiños homosexuales en su trayectoria?
MARK RAPPAPORT
⇒ La verdad es que no es una idea que me atraiga. Entre otras cosas, porque no veo el cine que se hace hoy día. ¿Un proyecto sobre Tom Cruise o John Travolta? ¿De verdad quiero que me demanden? De John Travolta sabemos positivamente que es gay, de Tom Cruise no. Te contaré una anécdota de la que fui testigo en una fiesta en 1978: Dépardieu y Travolta estaban allí, y se pasaron toda la noche en la cocina mientras el resto estábamos en el salón. Y se lo pasaron realmente bien solos [risas]. Lo que sí debería hacer alguien en la versión lésbica de The Silver Screen, porque si los gays estaban mal vistos en Hollywood, imagínate las lesbianas.

SHANGAY ⇒ ¿A qué edad saliste del armario?
MARK RAPPAPORT
⇒ Supe que era gay a los cinco años. Pero estuve casado con una mujer durante seis años, hoy sigue siendo mi mejor amiga. Al separarnos fue cuando salí del armario; no fue antes por no hacerle daño a ella. Nos divorciamos hace escasamente tres meses, despues de quinientos años de matrimonio [risas]. A ella le venía bien por un tema de impuestos… y yo se lo pedí porque quiero casarme con mi novio, ahora que es legal hacerlo en Estados Unidos.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.