05/03/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Según el exsacerdote Charamsa, el 50 por ciento de los curas son gays

9 febrero, 2017
Léetelo en 2 minutos

El nombre del excura polaco Krzysztof Charamsa dio la vuelta al mundo hace un par de años por su peculiar historia. Para los que no la recuerden, el sacerdote decidió salir del armario a lo grande: con novio. Esto no gustó nada a la Iglesia católica. Tras ser expulsado del Vaticano, se instaló con su pareja en Cataluña.

Ante esta situación, Charamsa ha aprovechado para relatar su historia en el libro La primera piedra: mi rebelión contra la hipocresía de la Iglesia, que ha sido traducido del original italiano al catalán y al castellano.

Una de las declaraciones más impactantes del exsacerdote, y la que más titulares ha conseguido, es así de rotunda: “El 50% de los sacerdotes del Vaticano son gays”. En el libro también muestra su decepción con el Papa Francisco. Dice que no está haciendo todo lo que prometió a colectivos como los de mujeres y homosexuales.

A pesar de todo esto, el autor del libro ha afirmado en una entrevista con El Nacional que “es un libro en favor de la Iglesia, no en contra suya. Es un libro en contra de la hipocresía, porque la Iglesia no tiene capacidad de plantar cara, de hacer una discusión seria sobre el tema de la homosexualidad”. Añade que “tengo con la Iglesia la relación de una persona que está bautizada, que sigue siendo creyente y que sigue considerándose parte de la Iglesia e incluso ministro de la Iglesia. Sigo siendo sacerdote, pero hoy en día me siento liberado; no podría seguir trabajando como funcionario del Vaticano, porque no quiero ser un cura que se calla ante temas impactantes en los que la Iglesia no se quiere involucrar: la sexualidad, la situación de las mujeres, el derecho de autodeterminación… No podría continuar al servicio de una institución hipócrita, farisaica, que no es aquello que yo siento como Iglesia. Creo que como miembro de la Iglesia tengo, ante todo, el deber de hablar claramente; es un deber que tiene cualquier creyente”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.