24/05/2018

Hablamos con Jesús Carrillo, el gitano gay de Casados a primera vista

14 marzo, 2017
47
Léetelo en 5 minutos

En Shangay hemos tenido el placer de entrevistar a Jesús Carrillo. Tiene 24 años y es de Córdoba. Seguramente lo conoceréis por su participación en el programa Casados a primera vista. Resulta poco habitual ver en los medios de comunicación a miembros de la comunidad gitana mostrando abiertamente su homosexualidad. El caso de Jesús nos ha impactado y nos ha parecido un ejemplo de visibilidad, por ello no hemos querido dejar pasar la oportunidad de conocerlo más a fondo.

SHANGAY ⇒ Todos hemos podido conocerte por tu participación en Casados a primera vista junto a Jesús Macías. ¿Cómo funciona la mecánica del programa? ¿Realmente no os conocíais antes de participar?

JESÚS CARRILLO ⇒ Tres meses antes de que comenzara, ambos estuvimos haciendo unos tests de compatibilidad para encontrar a la persona idónea. Yo no sabía nada de él hasta que lo conocí en el altar, fue la primera vez que lo vi.

SHANGAY ⇒ Hay algunas personas bastante escépticas en cuanto a la veracidad de lo que sale en televisión. A los que puedan pensar que en Casados a primera vista está todo pactado… ¿qué les dirías?

JESÚS CARRILLO ⇒ Les diría que todo es real al 100%. Yo soy muy natural y absolutamente incapaz de fingir las emociones. Desde que te despiertas a las ocho de la mañana con una cámara en la cara hasta que te acuestas, todo lo que pasa es verdadero.


“Mi sueño es trabajar en un centro de menores”


SHANGAY ⇒ Existe el tópico de que los gitanos dejáis muy pronto los estudios para trabajar y formar una familia. ¿En tu caso se cumple?

JESÚS CARRILLO ⇒ El año pasado terminé la carrera de Educación Social, y ahora estoy haciendo en Cádiz un máster en Identidad, Género y Ciudadanía… Así que no.

SHANGAY ⇒ ¿Qué planes tienes de cara a tu futuro laboral? No sé si quieres seguir en la televisión, o vas a encaminarte más hacia lo que estás estudiando.

JESÚS CARRILLO ⇒ No me importaría hacer alguna cosita más en televisión, porque la experiencia me ha gustado mucho. Pero, realmente, me veo trabajando toda mi vida de lo que he estudiado, de educador social. De hecho, mi sueño es trabajar en un centro de menores.

Para seguir leyendo la entrevista con Jesús Carrillo, pasa página

SHANGAY ⇒ Independientemente de tu caso, ¿dirías que sigue existiendo entre los gitanos esa costumbre de dejar la escuela prematuramente para trabajar?

JESÚS CARRILLO ⇒ En los medios de comunicación suele mostrarse la imagen del ‘gitano marginal’. Algunos programas como Callejeros o Palabra de gitano muestran estereotipos con los que yo no me identifico. Esas personas se ven abocadas al fracaso escolar, pero no por ser gitanos sino por otros factores.

Es cierto que aún queda mucho por hacer en este sentido, pero es algo en lo que se está avanzando mucho. Los gitanos tienen cada vez más conciencia de lo importante que es la educación.


“Mi padre siempre me dice ‘¿por qué tienes que ser un maricón revolucionario?”


SHANGAY ⇒ Gracias a tu participación en el programa, has logrado visibilizar la homosexualidad en la comunidad gitana. ¿Cómo afrontas en tu día a día el hecho de ser gay y gitano?

JESÚS CARRILLO ⇒ Yo tengo muchísima suerte con la familia que me ha tocado. Mis padres y mis hermanos me han aceptado y respetado desde el principio. De hecho, cuando veo un hombre guapo en la televisión, siempre digo “ay mamá, qué guapo es” [se ríe].

Aunque si te digo la verdad, al principio temía que mi padre me echara de casa, porque he visto casos cercanos donde ha ocurrido eso. De hecho, aunque me respeta, a día de hoy no entiende porque quiero dar tanta visibilidad. Siempre me dice “¿por qué tienes que ser un maricón revolucionario?”.

SHANGAY ⇒ Si te presentaras con tu pareja en casa, ¿sería igual que si lo hiciera cualquier otro miembro de tu familia?

JESÚS CARRILLO ⇒ Yo la verdad es que nunca he metido a nadie en mi casa. Para meter a mi pareja, tendría que estar seguro de que es el hombre de mi vida. Yo creo que por la parte masculina costaría más aceptarlo, pero por la parte femenina no habría ningún problema.

Para seguir leyendo la entrevista de Jesús Carrillo, pasa página

SHANGAY ⇒ ¿Has sufrido alguna experiencia concreta que haya sido especialmente dura por el hecho de ser un gitano gay?

JESÚS CARRILLO ⇒ La más dura que recuerdo no me pasó a mí en primera persona. Resulta que mis tíos, que son bastante cerrados y miembros de la Iglesia Evangélica, se enteraron de que mi primo estaba saliendo con un chico de Córdoba. Cogieron y le llevaron al culto para que “le sacaran el demonio de dentro”. Esto fue un verdadero machaque psicológico para él. Yo traté de apoyarlo todo lo que pude.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo ves la homosexualidad a nivel general dentro de la etnia gitana?

JESÚS CARRILLO ⇒ La homosexualidad en la etnia gitana se ve igual que hace 400 años. Es una de las cosas en las que más necesitamos avanzar, porque ser gay para los gitanos es una deshonra.

Yo de pequeño sufrí mucha discriminación: insultos, críticas, etc. Al principio trataba de callarme, de que no se me notara y de ‘hacerme el hetero’. Sin embargo, llegó un punto que me di cuenta de que esa no era la solución, que no podía luchar contra quien soy.

SHANGAY ⇒ ¿Qué crees que es necesario para mejorar esta situación?

JESÚS CARRILLO ⇒ Aunque tengamos nuestras tradiciones, yo creo que todos los gitanos y gitanas homosexuales tenemos que levantar la voz y vivir como queramos, no como quiera la sociedad. La mejor solución, sin duda, es la visibilidad.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.