19/06/2018

Eduardo Casanova: “En los rodajes soy como una mujer multiorgásmica”

7 junio, 2017
33

La sinopsis oficial de la película deja muy claro el discurso que Eduardo Casanova ha querido transmitir en su primer largo, cuyo origen está en su cortometraje Eat My Shit, protagonizado por una Ana Polvorosa que aquí retoma su personaje de Samantha, con el aparato digestivo al revés y un ano por boca: “Nadie elige cómo nace. La forma física nos condiciona para con la sociedad, lo hayamos o no elegido nosotros”.

Pieles es la historia de gente físicamente diferente que sufre el rechazo de una sociedad que les empuja a la soledad y a la reclusión. Casanova lleva sus malformaciones y sus diferencias al extremo, en un cuento perverso en donde se entrecruzan las historias de todos sus protagonistas, teñidas de rosa. El color elegido por Casanova para rodar y también promocionar su película. Aunque su manera de ver la vida en rosa tenga poco que ver con un universo idílico. Eduardo quiere remover conciencias –y si es necesario, estómagos–, y eso hay que alabárselo.

SHANGAY ⇒ ¿Qué es lo más sorprendente que has vivido gracias este debut?
EDUARDO CASANOVA
⇒ Que todo esto esté pasando. He rodado una película con 24 años sobre gente malformada, con un discurso muy subversivo, la han producido Álex de la Iglesia y Carolina Bang… El arte tiene que ser coherente con cómo es uno, y así ha salido mi película, en ella hablo de lo que me preocupa sin censurarme. Y en ningún caso buscaba ser provocador, sino natural.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué te preocupa tanto hablar de la diferencia?
EDUARDO CASANOVA 
⇒ Porque aquellas personas que se consideran diferentes son discriminadas y humilladas. Por eso existe la transfobia, la homofobia, la misoginia, la gordofobia… Es una buena causa por la que luchar. Pero Pieles no es La Bella y la Bestia, no es blanca, no dice que lo bonito está en tu interior, sino que lo horrible está en tu interior; habla de que tienes que ser como tú eres, para lo bueno y para lo malo. Y también hay personajes con discursos reaccionarios y políticamente incorrectos. Porque lo que intento es que aceptemos al ser humano como algo maravilloso y horrible a la vez.

SHANGAY ⇒ También incluyes apuntes relacionados con la homosexualidad, en este caso femenina…
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Creo que a cualquier persona que entienda la libertad le gustará la película, sea maricón o heterosexual. Pero no es una película que hable concretamente de los derechos LGTB; aunque haya una relación homosexual, no se nombra, ese no es el conflicto entre esos dos personajes, sino la obesidad y la ceguera. Defiendo la libertad, sin más. Porque, como decía en estas mismas páginas Austra hace poco, ser homosexual ya no es revolucionario, suscribo sus palabras. Hay mucho por lo que luchar, pero no comparto la actitud de todos esos youtubers que suben vídeos y vídeos vanagloriándose de haber dicho que son gays; ese discurso lo veo casi de derechas.


“Aquellas personas que se consideran diferentes son discriminadas y humilladas. Es una buena causa por la que luchar”


SHANGAY ⇒ Eloi Costa interpreta a Cristian, el único personaje con una belleza que podríamos considerar convencional pero que rechaza sus piernas…
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Es que de lo que me interesaba hablar era de su tormento interno. Objetivamente es guapo, pero está claro que su interior es oscuro. Su historia tiene que ver con la transexualidad, porque no reconoce una parte de su cuerpo. Pero al no tener que ver con la genitalidad, ¿qué opiniones genera? Sé incluso de personas transexuales que no llegarían a entender que una persona quiera quitarse las piernas. Porque no determinan el género, y ahí viene el problema.

SHANGAY ⇒ ¿Tú te has aceptado físicamente siempre tal cual eres?
EDUARDO CASANOVA 
⇒ Evidentemente, no. Pero pese a que me quejo bastante y siempre estoy “debería hacer esto”, “debería hacer lo otro”, tampoco le presto tanta atención a eso. El físico, la moda y la estética no me interesan en absoluto.

SHANGAY ⇒ ¿No te interesa la estética? No es lo que indica tu película…
EDUARDO CASANOVA 
⇒ La estética en Pieles es un personaje más, un elemento dramatúrgico. Y también el lubricante que permite que entre bien. Pero la estética sin nada más detrás… es mierda.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué tenía que ser una película en tonos rosa?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Tengo una obsesión extraña por el rosa, por los estigmas y tabús a los que se asocia. Y porque maquillar cosas tan horribles como las que muestro con el color rosa me parecía que provocaba un contraste interesante.

SHANGAY ⇒ De primeras, todos los personajes pueden provocar un rechazo. ¿Cómo lograr que el público les coja cariño?
EDUARDO CASANOVA 
⇒ Es lo que pasa en la vida diaria también… Se rechaza lo que no se conoce, por miedo. La gente no quiere pararse a escuchar a los otros, por eso triunfan las redes sociales y las series, porque no te dan tiempo a pensar.

Si quieres saber cuál es su relación con las redes sociales, o por qué sufrió tanto Jon Kortajarena durante el rodaje de Pieles, sigue leyendo

SHANGAY ⇒ ¿Cuál es tu relación con las redes sociales y las series?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Las redes sociales me ayudan a que mi trabajo se conozca. Mi Instagram es un lookbook de lo que me obsesiona, un libro referencial. Hay un discurso detrás de él, es un Instagram arty. En cuanto a las series, veo que se está metiendo mucho dinero en ellas, que se están haciendo producciones muy buenas y que la gente las consume mucho. Porque resulta más fácil ver capítulos de una serie que Persona de Ingmar Bergman o Un año con trece lunas de Fassbinder.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué recuperaste el personaje de Eat My Shit como germen de esta película?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ El corto funcionó tan bien, incluso fuera de España, que entendí que ese personaje tenía mucho más que contar. En él hablaba de las redes sociales y de quién se puede exponer en ellas, y eso es algo con lo que todo el mundo empatiza, porque todos estamos ahí. Vamos a acabar viviendo en las redes sociales, así que hay que empezar a educar bien sobre el lugar en el que vamos a vivir.

SHANGAY ⇒ ¿Quieres educar al público que vea Pieles?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ No, para eso tendría que haber sido profesor. Solo quiero expresarme, que es lo que busca todo artista.


“La estética sin nada más detrás… es mierda”


SHANGAY ⇒ ¿Cómo llevaron los actores principales transformarse en personajes bien deformes o desfigurados?
EDUARDO CASANOVA 
⇒ A Jon Kortajarena le costó muchísimo. Pasarse todos los días de rodaje, con un calor de 40 grados, siete horas poniéndole kilos y kilos de silicona, fue complicado para él, lo entiendo perfectamente. Porque además es un hombre guapo, y se le puso feo y con muchísimo maquillaje. Macarena Gómez, la actriz con los ojos más grandes del cine español, sale sin ojos. A Ana Polvorosa, que tiene una piel finísima, se le hicieron heridas en la cara, y ella, que tiene un tono de voz precioso, no habla. Y Eloi [Costa], un chico joven y nervioso, tuvo que pasarse para una escena concreta diez horas sin moverse, con un pañal haciéndose caca y pis encima. Es una película que a los actores les ha costado muchísimo, pero han sabido convertir esas dificultades en virtudes.

SHANGAY ⇒ ¿Qué fue lo que más disfrutaste como director de ese rodaje?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Mi disfrute fue parecido al de los personajes de mi película. Disfruto cuando estoy metido en el tomate, con la ansiedad esa de que hay que rodar, hay que rodar, hay que rodar. En los rodajes soy como una mujer multiorgásmica, con pequeños momentos de máxima felicidad. Porque de repente te sientas delante del combo, dices “acción” y ves una imagen impresionante. Y te olvidas del caos que reinaba un momento antes, de que se había roto una lámpara, un actor estaba mareado… Aunque ese caos también lo disfruto.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo superabas los nervios ante cada imprevisto que surgía?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ Con ansiolíticos.

SHANGAY ⇒ ¿Te ha dejado mejor salud Pieles una vez hecha?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ No [risas]. ¡Si estoy destruido! Pero si pongo en una balanza salud y arte, me quedo con lo segundo. Porque es lo único que me hace vivir de verdad.

SHANGAY ⇒ En su día, tu personaje en la serie Aída resultó revolucionario. ¿Tuviste miedo en aquel momento de las posibles consecuencias de ese trabajo?
EDUARDO CASANOVA
 ⇒ ¡Han pasado doce años! Interpreté al primer niño homosexual de la televisión. Eso sí resultó revolucionario en su momento. Miedo no tuve nunca. Miedo he tenido a los aviones, a los ascensores, a los análisis de sangre, porque me dan pánico las agujas, a la oscuridad… Sentí morbo y alegría, porque siempre me ha gustado meterme en esos jaleos. 


LA PELÍCULA PIELES SE ESTRENA EL 9 DE JUNIO EN CINES.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.