24/10/2020

Kiddy Smile: “La comunidad LGTB tiene que ser más abierta”

8 junio, 2017

Las primeras palabras de este artista francés con raíces camerunesas, cuyo auténtico nombre es Pierre Hache, resultan absolutamente reveladoras: “Hay un refrán africano que dice ‘No conoces la felicidad si no has sufrido’. Nuestra condición es a la vez una bendición y una condena”, afirma. “Y para algunas personas llega a ser insoportable, porque las personas LGTB sufrimos, y mucho”.

Kiddy Smile pincha este año en Sónar 2017, en Barcelona, y está muy orgulloso de poder transmitir su mensaje de positividad y autoafirmación vehiculado a través de house de inspiración clásica. Vamos, que lo suyo no es ni mucho menos un mítin, sino un acto artístico que, ante todo, invita a bailar. “Como artista queer y de color, tengo la responsabilidad de lanzar un mensaje, además de divertirme con lo que hago”.

A Kiddy Smile le costó tomar conciencia de esa actitud combativa, igual que confiesa que le costó mucho aceptarse tal y como es. “Hasta que salí del armario, pensaba que la gente como yo tenía un problema, que no debía sentirme orgulloso de mí mismo y que no debía mostrarme tal cual era. Cuando lo hice, mi actitud cambió completamente, vi que ser gay era una bendición…, y empecé a ver el mundo de una manera muy distinta”. Ese momento clave llegó a los 28 años –pide que no revelemos su edad actual, aunque tampoco es que tenga muchos más–, cuando decidió que era el momento de contarle a sus padres que es gay. “Como mi cumpleaños es en abril, decidí contárselo en febrero, para que cuando llegara esa fecha lo tuvieran más o menos asimilado. Al principio me arrepentí de haberlo hecho, porque no se lo tomaron nada bien, pero debía hacerlo. Estaba cansado de tener que ‘bajar el volumen’ de mi homosexualidad cuando iba a visitarles. Pero con el tiempo, es algo que nos ha unido más”.


“No soy andrógino, soy un hombre negro y gay que se expresa en cada momento según se siente”


Se centró mucho más en su carrera musical a partir de ese momento, y lo vio claro. “Tenía que incorporar un mensaje político a mi música, no quería que la gente me viera solo como ese chico que hace canciones monas y bailables. Quería emocionar a la gente con mi música”. Como a él le ha emocionado siempre la música house. “Porque es música con alma”, afirma. “Bueno, hay mucho house espantoso, pero yo me refiero al de maestros como Frankie Knuckles, Romanthony o Todd Terry”. Música con la que siente una fuerte conexión espiritual, además. “Porque surgió de nuestra comunidad, hecha por gente como nosotros, es parte de la herencia cultural con que contamos las personas LGTB”.

Kiddy Smile se refiere a Sylvester como “mi madre” y a Grace Jones como “mi padre”. Son dos artistas que le marcaron profundamente desde joven, y cuyo género es lo que menos le importa, como deja claro. “De Sylvester, además de su voz y su poderosa música, me inspiró su lucha por los derechos gays”, explica. “De Grace Jones me admiran su fuerza, su imagen y su tozudez, nada le podrá decir nunca lo que tiene que hacer”. Y de esos dos referentes nació también la actitud del francés, que ha desplegado en vídeos como Let a B!tch Know, en los que muestra que lo mismo saca a la luz una fiereza intimidatoria que una pluma gloriosa. “Me gusta bucear tanto en mi masculinidad como en mi feminidad. Y no soy andrógino, soy un hombre negro y gay que se expresa en cada momento según se siente”. De paso, planta cara a aquellos gays que, precisamente por ser así, le discriminan. “Por eso en ocasiones no me siento parte de la comunidad LGTB, que debería ser más abierta… Hay demasiados hombres gays que discriminan a aquellos que son muy afeminados. ¿Cómo es posible?”.

Justamente por eso, también se siente tan feliz de formar parte de la escena ballroom de París. Cuando entró a formar parte de The House of Ninja, una de las grandes familias de la escena neoyorquina, que también cuenta con miembros en la capital francesa, descubrió que esa era la comunidad con la que sentía plenamente identificado. “Ellos me hicieron creer en el concepto de comunidad de verdad, porque en ella nadie te juzga por tus características, cada cual es bienvenido tal y como es”.

No es precisamente lo que sintió cuando hizo las audiciones para formar parte del grupo de bailarines de Madonna en el Sticky & Sweet Tour. Porque Kiddy Smile pudo haberse centrado en su carrera como bailarín, aunque no quiso. “Por una lesión me quedé a las puertas del vídeo de Hung Up, recuerda. “Y cuando pensé que sí estaría en aquella gira, cuando me pagaron el viaje a Nueva York para una prueba definitiva, me quedé en puertas. Su equipo me dijo que tenía un físico complicado para encajar con el resto”. De nuevo, se sintió rechazado, no por su talento, sino por cualidades ajenas a él. “Porque soy grande y negro, básicamente”. Ya había trabajado con estrellas pop como George Michael en el vídeo de An Easier Affair, pero decidió no seguir por ese camino, ni le interesaba la fama ni que su carrera la dirigieran otros. “Aposté por pinchar y por hacer mi música, decidí que lo primero era mi individualidad”.


“El house clásico pertenece a la herencia cultural que tenemos las personas LGTB”


En Sónar 2017 dará buena muestra de lo que le hace único con su DJ set. “Me encanta España. Siempre que la visito, cuando vuelvo a París me digo a mí mismo: ‘España nunca te defrauda”. No le crea un estrés extra el hecho de formar parte del cartel de Sónar, el festival especializado en música electrónica de referencia en el mundo. “Ya llevo pinchando bastante tiempo, y solo me ponen nervioso los posibles imprevistos técnicos. Tengo mi sesión preparada, he trabajado mucho en la selección de temas que voy a pinchar, ¡así que voy con los deberes hechos!”, afirma elevando la voz mientras ríe, haciendo honor a su apellido artístico.

No quiere avanzar nada de su sesión, solo que sonarán muchos clásicos del house que le apasionan, y que confía que a los asistentes también. Y que al final no usará la intro que tenía pensada: “Lo primero que iba a sonar era una voz que decía ‘Todo lo que hace, lo hace para los maricones’, así, en español. Pero no voy a utilizarlo, porque no tengo claro si se entenderá la intención”. Feliz de que vayan a ser muchos los artistas queer que actuarán en el mismo escenario que él en Sónar, sí adelanta que no cantará ninguna de sus canciones. “Confío en que el año que viene me vuelvan a llamar para presentar mi álbum y mi show en directo”. Ahí lo deja.


KIDDY SMILE ACTÚA EL VIERNES 16 DE JUNIO A LAS 20’20H EN SÓNAR DE DÍA (FIRA MONTJUÏC) EN BARCELONA. MÁS INFORMACIÓN EN SONAR.ES

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.