19/07/2018

La justicia avala llamar “abominación” al matrimonio gay

17 octubre, 2017
14
Léetelo en 15 minutos

Nos remontamos a septiembre de 2015, a la apertura del curso escolar de la Universidad Católica de Murcia. Su presidente, José Luis Mendoza, dijo en su discurso de bienvenida que “el mal llamado matrimonio homosexual es una abominación a los ojos de Dios”. Esto trajo una oleada de denuncias y de quejas hacia el director por parte de muchos colectivos LGTB.

Dos años después, la Audiencia Provincial de Murcia ha dejado muy clara su postura con la resolución presentada. El auto judicial explica que no se ha apreciado ningún delito de injurias ni de odio como argumentaba la querella presentada por el colectivo LGTB murciano No te prives.

La Audiencia argumenta que no es un delito de odio, sino que, basándose en el contexto en el que se utilizó esta frase y haciendo referencia a Dios, se está ejerciendo un simple acto de libertad de expresión desde el punto de vista ideológico. Aunque esta resolución también quiere incidir en que se trata de una opinión poco afortunada, teniendo en cuenta la legislación vigente sobre el matrimonio homosexual.

“Visto el contexto en el que se vierte la expresión denunciada y su tenor, en especial, la referencia que se hace a Dios, entendemos que las manifestaciones no dejan de ser más que una manera de expresar, aunque sí un tanto desafortunada, una opinión o crítica hacia la nueva legislación que ha permitido la celebración del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero no en sí contra el colectivo de gays y lesbianas (…) El querellado al decir esa frase no está mostrando desprecio hacia el colectivo en sí, ni tampoco está incitando a la discriminación hacia él o provocando una acción violenta contra el mismo, sino que expone su oposición al matrimonio homosexual y desde el punto de vista puramente ideológico o teológico”.

El Padre Ángel, un sacerdote que opina todo lo contrario sobre el matrimonio homosexual. Sigue leyendo


El Padre Ángel con el último ejemplar de Shangay, en la iglesia de San Antón. (Foto: Pablo Carrasco de Juanas)

Es la primera vez que un sacerdote católico habla para una publicación gay. Y, además, lo hace sin tapujos y contestando a todas nuestras preguntas. Es importante dejar constancia de que no solo ha respondido a todo, sin problema, sino que, además, no ha pedido un cuestionario previo, como ocurre con otros personajes que van a hablar de algún tema delicado. Así que lo que publicamos aquí es el Padre Ángel en estado puro, sin trampa ni cartón, hablando de todos los temas por los que le hemos interrogado: matrimomio gay, participación de los gays dentro de la Iglesia, su opinión sobre la postura oficial de la Iglesia católica sobre la población LGTB, adopción, gestación subrogada… 

Hacemos la entrevista en la iglesia de San Antón, en la calle Hortaleza, en pleno barrio de Chueca. Es un templo de lo más singular, que el Padre Ángel mantiene abierto 24 horas al día y en el que todo el mundo –en especial las personas más necesitadas– tienen cabida, e incluso un lugar donde dormir, comer, asearse… San Antón se ha convertido en poco más de un año, en uno de los lugares más transitados de Chueca.


SHANGAY ⇒ Padre, es la primera vez que en Shangay entrevistamos a un sacerdote…
PADRE ÁNGEL ⇒ Bueno, menos mal que no nos discrimináis, como os discriminaban a vosotros –ríe socarrón–. En serio, los sacerdotes ¿por qué no vamos a estar con vosotros? Igual que vosotros con nosotros…

SHANGAY ⇒ Pero no es lo habitual que los sacerdotes estén así, con nosotros…
PADRE ÁNGEL  Si escuchamos la voz del Papa Francisco, él dice: “Abrid las puertas de las iglesias, abrid vuestros corazones, estad con todos… ”. Lo dijo el primer día de su pontificado, todos somos hijos de Dios. Y a veces, daba la sensación de que algunas personas, por ser de alguna manera o de alguna ideología, parece que no eran hijos de Dios, y todos lo somos…

SHANGAY ⇒ En poco más de un año, usted ha conseguido que San Antón sea un referente para la gente, una nueva forma de entender la Iglesia.
PADRE ÁNGEL ⇒ Creo que soy más antiguo que nadie, porque hago lo que hizo Jesús, que fue quien fundó la Iglesia y no cerró la puertas, sino al contrario, salió a la calle para poder predicar por las praderas y los montes.


“Espero que en las iglesias no pongan un guardia pidiendo carnés de identidad con la orientación sexual”


SHANGAY ⇒ Es un templo de acogida, todo el mundo tiene cabida. También usted ha dado cabida y visibilidad al colectivo LGTB.
PADRE ÁNGEL 
 No sé si le he dado yo cabida, lo que sí saben ellos es que aquí pueden entrar todos, los unos y los otros. Y saben que si algún día ellos quieren tener una oración o celebrar una misa o cualquier otra cosa, esta es la Iglesia de todos; pero siempre ha sido así, siempre debía haber sido así, y debe seguir siendo así. Me hace mucha ilusión ver a muchos que viene aquí, a veces con su animal de compañía, lloran y dicen: “Ya era hora de que pudiéramos tener una casa de acogida en la que entráramos todos”. Pero, sobre todo, cuando esta iglesia está en el centro neurálgico de Chueca, donde hay muchas personas que vienen, y a veces, después de divertirse, de estar con los amigos, ven una iglesia abierta y por eso vienen un rato a estar con nosotros. Son muchas personas, y muchos de ellos son gays, no sé porqué les llamamos colectivo, había que empezar a quitarse esas palabras: el colectivo de los gays, el de los cristianos, somos todos una familia, ¿no?

SHANGAY ⇒ Esta era la siguiente pregunta prevista… Que esté en pleno Chueca, el barrio gay más famoso de España, ¿es algo premeditado?
PADRE ÁNGEL ⇒ Creo que fue premeditado –vuelve a esbozar su característica sonrisa entre pícara y socarrona–. Necesitábamos una iglesia abierta, en el centro de Madrid y en un lugar especial, como es este.


“Creo que la ley civil del matrimonio homosexual ha tranquilizado y dado paz a mucha gente. A mí me parece bien esa ley”


SHANGAY ⇒ En los últimos meses ha realizado varias declaraciones en las que afirma que ha acogido a gays y lesbianas que quieren bautizar a sus hijos. ¿También hay aquí personas que vivan y compatibilicen su fe católica con su condición de homosexual?
PADRE ÁNGEL 
Es sentido común: lo único que he hecho es poner sentido común. Gracias a Dios hoy lo vemos muy normalizado, que vivamos y convivamos unos con otros; que no hay padres que echan a sus hijos porque ya no tienen la represión que ellos tenían; empieza a ser normal que se puedan bautizar a los niños… ¿Cómo no se va a poder bautizar a la gente? Es el colmo de los colmos… Cuando viene alguien y me dice que quiere bautizar a su hijo y me pregunta por papeles, yo le contesto que me diga día y hora. A veces me responden “es que no estamos casados, somos dos hombres o dos mujeres que hemos adoptado o hemos tenido un niño”, y les contesto que si creen y quieren hacerlo, yo lo único que necesito es al niño… Que me lo manden si quieren en un taxi y se lo devuelvo bautizado, que no necesito nada más –vuelve a reír–. Es broma, en verdad necesito a los padres para que le arropen.

SHANGAY ⇒ Sin embargo, la postura oficial de la Iglesia en ese sentido habla de “comprensión”, pero no dice abiertamente que se pueda llevar una vida religiosa siendo gay…
PADRE ÁNGEL  Somos todos hijos de Dios y no se pueden hacer esas distinciones. ¡Cuántas veces al Papa le sacan de quicio esas cosas! Él ha recibido a un transexual y a un homosexual hace muy poco en su propia casa, y pedía perdón porque a veces algunos somos demasiado críticos con estas personas y no podemos. A mí me duele mucho que a veces, por la condición sexual, se rechace a alguien.

SHANGAY ⇒ Precisamente por esas barbaridades que han dicho, muchos gays que somos católicos estamos mal vistos por nuestros propios amigos, que no entienden que queramos seguir junto a un grupo de personas que nos agrede, y, por otro lado, también por la propia Iglesia, aunque a usted no le guste que se hable de ‘colectivos’…
PADRE ÁNGEL 
 Bueno, siempre son excepciones. Sobre todo en nuestro caso, el de los sacerdotes o los obispos, que hemos nacido para bendecir, no para maldecir. ¡Y cómo le duele a uno cuando ve que alguien maldice o, incluso, les condena al fuego eterno! Que se preparen, que el Papa ha dicho que no se puede condenar a nadie, y que todos los pecados se pueden perdonar, y hay algunos que parece que son unos santos y nos echan todos los demonios encima…


A la pregunta de si se puede ser católico practicante y gay, mi respuesta es “sí, sí, sí”


SHANGAY ⇒ Pero es que siempre que se dice eso, es como asumir que ser homosexual es un pecado…
PADRE ÁNGEL
 Pues quien crea eso también está en un error. Creo que eso ya empieza a decirse menos, y quien lo dice sabe que está faltando a la verdad. Pero, además, yo le digo a todos: ¿Quién de nosotros no puede tener un hijo o un amigo que lo sea? ¿Y quién de nosotros debería decir que eso es pecado? Gracias a Dios, la sociedad va avanzando. En muchas cosas. En este tema, hemos pasado de que nos den pena a admirarles. Con los gays, igual que con muchos heterosexuales, hemos pasado de criticarles a admirarles: lo que han sufrido esas personas…, y siguen ahí, fuertes. Yo creo que la sociedad ha ganado.

SHANGAY ⇒ ¿Alguna de esas personas que han dicho auténticas barbaridades sobre los homosexuales le ha reprochado en privado su forma de actuar?
PADRE ÁNGEL  En honor a la verdad, muy pocos. Pero algunos sí, pero de los míos, ¡como siempre! –ríe abiertamente–. Es lo que pasa en política: “¡Cuidado, que vienen los míos!”. Pero no me ha afectado, porque uno sabe dónde está. Y cuando hay amor y cariño, todo eso se desarma…

Si quieres saber la opinión del Padre Ángel sobre el matrimonio gay o temas como la paternidad subrogada, pasa página

SHANGAY ⇒ Pregunta muy directa: ¿usted cree que se puede compatibilizar ser católico practicante siendo homosexual?
PADRE ÁNGEL 
 Sí, sí, sí. Sin más.

SHANGAY ⇒ ¿No cree que hay mucha hipocresía con el tema gay en la Iglesia, siempre atacando al colectivo y pasando por alto otros asuntos que son escandalosamente más lejanos a la doctrina cristiana?
PADRE ÁNGEL 
 Hombre… yo no quiero tirar piedras contra mi tejado –vuelve a reír–, contra la Iglesia a la que quiero, amo y admiro, pero a la que también critico. Aunque no soy el único que la critica, el Papa Francisco también lo hace… Pero, en honor a la verdad, yo creo que eso ya ha pasado. Ya poca gente se atreve a criticar públicamente o en privado estas opciones sexuales de la gente. Al menos debíamos pedir el respetar. Y si no, llamar nosotros la atención a quien no respeta a otras personas.


Tras terminar la entrevista, el Padre Ángel posa para Shangay. (Foto: Pablo Carrasco de Juanas)

SHANGAY ⇒ Algún obispo queda que lo sigue haciendo…
PADRE ÁNGEL 
 Sí, pero de todo hay en la viña del Señor… No por ser obispo ya uno es bueno, ni por ser cura. A veces somos curas, obispos o maestros y dejamos un mal cartel al ‘colectivo’ –dice con sorna, mientras sonríe– de los obispos, porque haya uno o dos que no sean capaces de…, pues no todos los obispos son. Y pasa con los políticos, no todos son corruptos.

SHANGAY ⇒ La Iglesia no acepta el sacramento del matrimonio entre personas del mismo sexo, como también ocurre con el divorcio entre parejas heterosexuales, pero en España hay una ley civil del matrimonio gay que ha levantado ampollas. ¿Qué opina usted de esta ley civil?
PADRE ÁNGEL 
 Pues que la ley civil hay que admitirla, es como si te dicen que hay que conducir por la derecha: pues hay que conducir por la derecha. Hay algunos que siguen empeñados en conducir por la izquierda, pues que no sigan. Mira, la Iglesia tiene todo el derecho a poner sus normas y sus leyes, canónicamente. En un matrimonio canónico tiene todo el derecho a poner sus normas. Pero la Iglesia también tiene que aceptar las normas civiles, y en España está aprobado ya el matrimonio civil… Pues dejémonos ya de hacer más cosas: no te puedes oponer al matrimonio civil. Yo creo que ha sido un avance, pero algunos creen que no. Bueno, yo respeto a los que creen que no, pero también pido que me respeten cuando yo creo que sí.


“La Iglesia también es madre de esas personas que no van a misa o de esos que han intentado, o intentan, tener hijos de otra forma. Yo no sería capaz de meterme en eso, porque la sociedad va avanzando”


SHANGAY ⇒ Pero entonces, para que quede claro, ¿a usted le parece bien esa ley civil del matrimonio gay?
PADRE ÁNGEL 
 A mí me parece bien esa ley civil. Me parece que ha sido algo que ha tranquilizado y ha dado mucha paz a mucha gente.

SHANGAY ⇒ ¿Qué le diría a una pareja de hombres o de mujeres que quieran bendecir su unión?
PADRE ÁNGEL 
⇒ Pues ¡qué te voy a decir! Puedo bendecir a animales de compañía, he bendecido a 13.000 perros aquí en San Antón… ¿Y no voy a poder bendecir a dos personas que se quieren? Casar no, porque canónicamente no se puede, y la Iglesia pone sus normas. Pero que yo sepa –y si lo supiera pues haría como los políticos, voto de conciencia–, la Iglesia no prohíbe bendecir. Bendecimos hasta chatarra, viviendas o una gasolinera, ¿no voy a poder bendecir a dos que se quieren?

SHANGAY ⇒ En la homilía de la boda de unos amigos, que usted oficiaba, hace ya bastantes años, dijo que “el matrimonio es la unión de dos personas…”, algo que me llamó la atención.
PADRE ÁNGEL 
 Pues sí, porque el matrimonio civil es la unión de dos personas: hombre y mujer, u hombre y hombre, o mujer y mujer. Y el matrimonio canónico es de hombre y mujer.

SHANGAY ⇒ La gestación subrogada entre los gays siempre se critica por parte de la Iglesia, cuando hay muchos heterosexuales, algunos muy famosos y portadas de ¡Hola!, que recurren a ella…
PADRE ÁNGEL 
 Yo no tengo por qué entender de esas cosas ni saber toda la doctrina de la Iglesia, pero a veces yo creo que no es la Iglesia la que se opone, sino algún cura, o algún obispo. La Iglesia es madre, de todos. No es madre de unos nada más. ¡Que a veces da la sensación de que es madre nada más de los que van a misa, o de los ricos, o los que pueden! Y no: es madre también de los que no van a misa, y de los que no pueden. Y es madre de esos que han intentando, o intentan, tener niños de una forma u otra. Pero yo no sería capaz de meterme en eso, porque la sociedad va avanzando. Es decir, antes era bueno no tomar una aspirina y sufrir el dolor de cabeza por amor a Dios, que es una chorrada: hay que tomarla y no sufrir, sino hacer algo distinto.

SHANGAY ⇒ San Antón es quizás la iglesia más mediática en estos asuntos relacionados con el colectivo gay, pero hay otras, bastantes, al menos en Madrid, en las que los sacerdotes acogen a homosexuales declarados que llevan una vida católica activa..
PADRE ÁNGEL 
 Sí, porque espero que no pongan un guardia como hacen los organismos oficiales, pidiendo en la puerta el carné de identidad ¡y hasta la orientación sexual! Si eso existiera, habría que llamarles la atención, porque eso va contra la doctrina del Papa: “Abrid las puertas de las iglesias”.

SHANGAY ⇒ ¿Conoce la asociación Crismhom? Es un grupo ecuménico de cristianos gays que se reúnen en Chueca, donde tienen su sede.
PADRE ÁNGEL 
 Sí. Y vienen mucho por esta iglesia.

SHANGAY ⇒ Llevan ya más de diez años…
PADRE ÁNGEL 
 Sí. Es una asociación a la que, gracias a Dios, critican poco. Creo que han sido capaces de hacerlo sin oscurantismo. Se sabe que existen y que hay muchas personas que están comprometidas en esa organización.

SHANGAY ⇒ Nada de en secreto, tienen un cartel en la calle.
PADRE ÁNGEL 
 Sí. Yo he estado en su sede –ríe de nuevo–.

SHANGAY ⇒ Aunque imagino que no podrá contarnos mucho, ¿qué se opina dentro de la Iglesia de estos temas que producen posiciones tan enfrentadas? ¿Existe ese debate? ¿Provoca tensiones?
PADRE ÁNGEL  Creo que se ha suavizado mucho. Yo tengo ya muchos años y antes era un tema de debate. Era dejarles en ridículo o no dejarles entrar. Hoy, cada vez que un cura o un obispo dice algo así, enseguida salen los medios a decirlo. Como que no se pueda bautizar a un niño porque sus padres no estén casados. Hoy son excepciones. La prueba es que antes la noticia era que pudiera entrar alguien y hoy es que no dejen casarlo, esa es la noticia. La noticia es que no te dejen entrar.

SHANGAY ⇒ No sé si quiere mandar un saludo a los lectores de Shangay, la revista gay decana de España…
PADRE ÁNGEL 
⇒ Quiero mandarles el saludo que es el primer mensaje que Jesús vino a traer al mundo. Que nos dejemos de rencillas. Y por eso yo os digo, en frase del mismo Papa: el mundo está falto de amor, que la gente se quiera, que la gente se acaricie, que la gente se ame… Esto es el pilar de la sociedad. El mensaje es amaos, amaos mucho. Amaos todos

PADRE ÁNGEL ⇒ ¿Me dejas la revista para verla?
SHANGAY  Sí, claro. Se las dejo todas…


El Padre Ángel con el equipo de Shangay.com que ha realizado el reportaje en vídeo que pronto podrás ver en nuestra web.(Foto: Pablo Carrasco de Juanas)

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.