17/07/2018

¿Padeces hipersexualidad y no lo sabes? Todos estos famosos también

23 octubre, 2017
134
Léetelo en 3 minutos

La hipersexualidad es la nueva adicción al sexo, ya que se define como un impulso sexual excesivo que conlleva un aumento de la actividad sexual. Tal vez os preguntéis qué hay de malo en querer tener sexo como para referirnos a ello como un trastorno, pero el caso es que puede producir numerosos problemas, tanto sociales como físicos o emocionales.

Los motivos por los que una persona puede convertirse en hipersexual son diversos: estrés, frustración, depresión o bajo control de las emociones, pero lo peligroso es que esta adicción, normalmente, se complementa con otras adicciones como el alcohol, las drogas, el deporte, la comida, el juego, etc.

Náuseas, insomnio, ansiedad, o incluso lesiones físicas son los problemas que puede ocasionar la hipersexualidad, aunque algunos psicólogos aseguran que los problemas realmente serios son los trastornos mentales que traen consigo estos impulsos sexuales.

Muchos psicólogos cuentan diferentes maneras de poner remedio a este trastorno, e insisten en que es muy importante solucionar esta adicción, ya que puede derivar en un cuadro de frustración severo cuando el paciente se da cuenta de lo que le sucede y se replantea sus objetivos en la vida sin el sexo como nexo de unión. La asociación Adictos Sexuales Anónimos utiliza la terapia de grupo para ayudar a superar esta dependencia sexual y que los pacientes consigan rehacer su vida, pero en los casos más graves se han llegado a tomar fármacos con los que reducir los impulsos sexuales.

A pesar de que te pueda estar sonando muy raro todo esto, ya os hemos dicho que es más común de lo que pensáis. Muchos famosos de los que ves a diario sufren este trastorno, y os vamos a contar quiénes son. Algunos no lo han reconocido, pero otros han sido ellos mismos los que han pedido ayuda.

Si quieres conocer a los famosos que sufren hipersexualidad, pasa página

Britney Spears fue destapada por su exguardaespaldas, quien publico una biografía de la cantante donde relataba algunos de los encuentros sexuales más escandalosos. Hoy en día, Britney continúa luchando con su adicción al sexo, ya que en 2007 intentó entrar en terapia para reducir sus impulsos sexuales pero no duró ni un mes haciendo caso a su tratamiento. 

Nuestra querida Lindsay ha tenido adicciones a todo lo que un ser humano se puede enganchar. No es de extrañar que el sexo también haya sido uno de sus grandes enemigos, ya que ha estado en varias ocasiones en centros de desintoxicación, pero la falta de sus adicciones principales la ha llevado a utilizar el sexo como vía de escape. 

Michael Douglas fue de los primeros que asumieron su adicción al sexo a pesar de ser un personaje público tan influyente. En 2013, asumió publicamente un cáncer de garganta, y algunos médicos afirmaron que podía deberse a su afición a practicar el sexo oral y verse afectado por el virus del papiloma humano.

Hugh Jackman afirmó en una entrevista que podía estar durante seis horas practicando sexo sin parar. Confesó que el sexo trántico le había convertido en adicto, pero no considera que necesite ningún tipo de tratamiento, ya que su mujer, como él mismo dice, es el mejor de sus remedios. 

Poco hay que decir del señor Charlie Sheen, ya que todos hemos visto sus promociones en contra del VIH que él mismo padece. Su adicción al sexo le ha traído numerosos problemas, y él mismo lo ha reconocido en numerosas entrevistas.

Y no podemos ovidar al señor Robert  Downey Jr. Él mismo asumió su adicción al sexo, y el aumento que le había ocasionado convertise en famoso, pero no considera que necesite tratamiento frente a este trastorno, ya que le ayuda a no caer en otras adicciones peores. 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.