18/06/2018

Curaba a sus pacientes gays acostándose con ellos

14 marzo, 2018
36
Léetelo en 2 minutos

Una de las mayores lacras homófobas con las que hemos tenido que lidiar los gays son las llamadas terapias de conversión/reorientación. Se trata de un tipo de intervención fundamentada en cimientos pseudocientíficos y movimientos de orden religioso que, aunque parezca sorprendente, siguen realizándose puntualmente en la actualidad, a pesar de que desde importantes organismos de Psicología se defiende que este tipo de prácticas son completamente amorales e ilegales. Este tipo de terapia supone un peligro importante para la salud, y sus consecuencias pueden ser catastróficas.

El último caso que hemos conocido es el del Dr. Melvyn Iscove, un psiquiatra estadounidense cuya licencia ha sido retirada por realizar este tipo de conversión, siendo declarado culpable, además, por haber mantenido relaciones sexuales con sus pacientes.

Masturbaciones, felaciones mutuas e incluso penetraciones son las prácticas que dos expacientes de este doctor han denunciado públicamente. Ambos acudieron al Dr. Iscove por problemas relacionados con ansiedad y depresión, pero la relación terapéutica se fue volviendo sexual con el tiempo.

El primero de los pacientes alegó que el Dr. Iscove le abrazó durante una sesión, a lo que siguió un “puedes tocarme si quieres” mientras se sacaba el pene. En el caso del segundo paciente, esta relación no se volvió sexual hasta tres décadas después de que comenzase el proceso terapéutico. Ninguno de ellos denunció su caso porque pensaban que este tipo de conductas formaban parte de la terapia para reinvertir su orientación sexual. En su defensa, el abogado del Dr. Iscove afirma que el psiquiatra está considerando seriamente una apelación, y su licencia de trabajo es probable que sea revocada próximamente. El protagonista de la historia también se enfrenta a cargos por “conducta inapropiada en un baño público para hombres”, según afirman las autoridades.

En definitiva, cualquier terapia que intente modificar la orientación sexual de las personas resulta inaceptable. Lo único que puede hacerse es ayudar a estas personas a conocerse, aceptarse y estar satisfechas con la vivencia de su propia sexualidad.

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.