23/05/2018

Amor absoluto por el icono trans Amanda Lepore

3 mayo, 2018
310

Ilustración Iván Soldo

¿Cuál es la llave de la felicidad? Sentirse bien con una mismx, autoaceptarse y sentirse libre para poder guiarse por los instintos. Es también clave para que los demás te acepten y te respeten. Es algo que sabe bien Amanda Lepore, icono trans incontestable, una mujer hecha a sí misma que ha llegado a ser una estrella mundial sin abandonar nunca los principios que la han llevado a desarrollarse como persona y como artista.

Sorprendentemente tímida en las distancias cortas –doy fe– y muy educada –algo bastante llamativo, porque no es tan habitual en las criaturas que pueblan la noche, y que además disfrutan de una fama considerable–, Lepore ha sabido –quizá inconscientemente– hacer de sí misma su mejor obra, y el ‘producto’ que vende.

Hostess glamurosa e imprescindible en la cultura de clubs gay, es una auténtica leyenda del underground neoyorquino, como evidencia el documental de Gustavo Sánchez I Hate New York, ya estrenado en el festival de Málaga y ahora en el D’A de Barcelona, y cuyo primer visionado en Madrid se confirmará en breve. En él, Sánchez retrata a diversxs artistas trans de la Gran Manzana, a lxs que ha filmado a lo largo de diez años. Una de ellas es Lepore, que mirando a cámara confiesa sin ruborizarse –¿acaso debería?– que a ella no le importa la política, que su único sueño era convertirse en una rubia imponente, a imagen y semejanza de Marilyn Monroe, y que su principal preocupación ha sido siempre vivir la vida al máximo.

No encaja en la figura tradicional de activista, pero es que ella en sí misma en un acto de activismo. Sufrió cuando crecía bullying, como tantxs miembros del colectivo LGTBI, y no dudó en comenzar a hormonarse a escondidas de sus padres porque tenía la necesidad de verse como la mujer que se sentía. ¿Acaso no fue un acto de valentía? Nadie debería cuestionarlo, pero todo el mundo debería celebrar que apostara por sí misma cuando nadie lo hacía.

Su presencia en I Hate New York resulta fascinante –¿cuándo no?– y su sinceridad, un regalo. Que su historia vuelva a ser recordada y escuchada sigue siendo necesario, y por eso hay que aplaudir que sea protagonista de un documental que esperemos que tenga una larga trayectoria, porque es un instrumento en contra del odio –a pesar de su irónico título– tan válido como las voluptuosas curvas de Amanda, que hablan por sí mismas.


EL DOCUMENTAL I HATE NEW YORK SE ESTRENA EN BARCELONA EN EL D’A FILM FESTIVAL EL VIERNES 4 DE MAYO.


x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.