14/11/2019

Nathy Peluso: “No hay que tener miedo al ridículo”

11 mayo, 2018

Actuó el año pasado en el escenario Urban & Pop del WorldPride en Madrid y la Plaza de España se rindió a su carisma. La argentina aficanda en España Nathy Peluso tiene, a sus 23 años, todo lo necesario para convertise en diva gay: presencia, teatralidad, fascinación por el riesgo y, sobre todo, un pasión por la música que transmite con una facilidad pasmosa. Y que ha plasmado en su nuevo EP La sandunguera, fascinante ejercicio de eclecticismo en el que caben soul, tropicalismo, hip-hop y latineo melódico.

Lleva tatuado en el pecho ‘Music Is Life’, y es un lema que lleva hasta sus últimas consecuencias en cada lanzamiento y en cada actuación en directo. Ella es, literalmente, ‘la sandunguera’… “Me permite explotar mi lado más histriónico”, explica. “Soy yo, pero exagerando mis cualidades”. Así que hablamos con la sandunguera Nathy, que se define como “una mujer muy fuerte”. Se fue de casa a los 17 años y ha trabajado montando cajas en una cadena de producción, de camarera (“en VIPS viví una de las peores experiencias de mi vida”), de panadera, en una tienda de ropa… También estudió Comunicación Audiovisual y teatro físico, hasta que llegó un momento en que vio que podía vivir de su música. “No he tenido las cosas fáciles, he aprendido a base de luchar”.

SHANGAY ⇒ ¿Cuándo viste que por fin podías dedicarte exclusivamente a la música?
NATHY PELUSO ⇒ Un poco después de lanzar [el EP] Esmeralda, casi coincidiendo con el Orgullo gay del año pasado. Ha ido todo muy rápido, después de un trabajo de hormiga de años. La experiencia en el WorldPride fue relinda. Nunca me han impactado los escenarios grandes, al contrario, nací para eso [risas]. Estoy muy agradecida por esa oportunidad y fui feliz, porque mi sueño es tener público de todo tipo, de cualquier edad, sexualidad o estética, igual que mi música es heterogénea. Busco promover el amor, la libertad, la no etiqueta y la sinceridad.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué huiste corriendo de la etiqueta de trapera que se te colgó cuando lanzaste Esmeralda?
NATHY PELUSO ⇒ Lo hice grabando este disco, porque si a mí me intentas meter en el trap o en el rap, te canto corriendo una baladita o un bolero. Porque, sí, soy una rapera, pero también una mujer romántica, una salsera y todo lo que me apetezca. Me gusta jugar con el desdoble. Porque escucho hip-hop, soul y r’n’b…, pero también a Luis Miguel.

SHANGAY ⇒ ¿Cuándo y cómo creas el personaje de la sandunguera, esa mujer aún más poderosa que tú, melodramática cuando quiere…?
NATHY PELUSO ⇒ Fue poco a poco. La canción la escribí caminando en media hora, la vomité. Conocía la palabra por la canción de Thalía [canta Mujer latina], siempre me he sentido muy identificada con ese tema. ¡Si la sandunguera soy yo, tengo mucho desparpajo! Pero en la portada salgo llorando… Para mostrar que soy humana y que me enorgullezo también de mi tristeza, porque es la que me permite identificar la alegría cuando llega.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué una canción como Gimme Some Pizza?
NATHY PELUSO ⇒ Para dar rienda suelta al romanticismo y la ironía. ¿Por qué comer no es sexy? ¿Por qué todas las mujeres se ponen a dieta? Al contrario, mira qué buena estás, cómete una pizza. Me encantaba jugar con esa contradicción de hacer un puto temón, porque para mí lo es, de r’n’b romántico diciendo solo una fucking frase: “Gimme some pizza, peperoni man”. ¡Se puede hacer! Cada canción tiene mil historias paralelas, y en ellas paso por muchos estados emocionales universales: la pasión, la tristeza, el desajuste…, y también están el sexo, el sabor, la verdad, la familia, la unión…

“En la música vivo encerrada en otra época”

SHANGAY ⇒ En La passione te vienen a la mente artistas como Erykah Badu o Jill Scott, que parece que sean patrimonio exclusivo de los estadounidenses y no…
NATHY PELUSO ⇒ ¡Totalmente! Apenas conozco a un par de artistas hispanoparlantes que hagan música así. Tenemos que hacer lo que nos salga de la concha, y solo porque la raíz de un estilo no esté aquí no debemos dejar de hacerlo. Erykah Badu o D’Angelo me influyen mucho, igual que Dinah Washington o Ella Fitzgerald. Y quería llevar esas influencias a mi música latina. Yo no tengo una voz negra, pero esa música la siento.

SHANGAY ⇒ Además de las que ya has citado, ¿a qué otras divas admiras?
NATHY PELUSO ⇒ Mis divas son todas iconos: Gloria Estefan, Beyoncé, Queen Latifah, Mercedes Sosa… Y luego están los divos: Nat King Cole, Frank Sinatra, Elvis, Prince, Luis Alberto Espinetta, Antonio Machín, Armando Manzanero, el Chayanne de los 90, ¡James Brown, que es mi dios! Muchos de ellos con algo en común: no tenían miedo a caer en el ridículo, y eso les convertía en lo puto más.

«Busco promover el amor, la libertad, la no etiqueta y la sinceridad»

SHANGAY ⇒ ¿Tienes miedo al ridículo?
NATHY PELUSO ⇒ No. De hecho, soy la primera que me río de mí misma, eso es muy lindo. ¿Se me sale una teta? Pues se me ha salido. ¿Me caigo? Pues me caí. ¿Me he equivocado en algo? Soy humana, nos equivocamos. Aunque me equivoco muy poco, porque como no tengo miedo a nada, ni me preocupan lo que puedan pensar de mí…

SHANGAY ⇒ ¿Compañeros de generación con los que te identifiques?
NATHY PELUSO ⇒ Ninguno. Me aburre todo. Bejo es de los pocos que me representan; me encanta su flow, con él se me cae la baba, ¡cómo rapea! Tampoco estudio mucho la escena, seguro que si lo hiciera habría gente que me enamoraría. Pero en la música, y la estética, vivo encerrada en otra época.

SHANGAY ⇒ ¿Eres enamoradiza?
NATHY PELUSO ⇒ Sí. de hecho, todo lo que hago se basa en la pasión. Siempre estoy enamorada, y no solo de mi amado, también de la música, de la comida, de la gente que me sorprende, de mi público, de mi familia… Hay que gente que se mueve más por deseos individuales, yo nací para compartir. Necesito dar.

EL EP LA SANDUNGUERA ESTÁ EDITADO POR EVERLASTING RECORDS. NATHY PELUSO ACTÚA EL SÁBADO 16 DE JUNIÓO EN SÓNAR 2018 EN BARCELONA

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.