20/08/2019

Ola de denuncias por ‘el ladrón de Grindr’ en Madrid

23 mayo, 2018

Son ya muchos los casos denunciados. Grindr se ha convertido últimamente en noticia por cosas que no nos gusta nada contar. En este caso, una ola de robos en Madrid. Tenemos el testimonio en primera persona de uno de ellos, al que le robaron 1.200 euros hoy mismo, miércoles 23 de mayo.

Al parecer, según la policía, la técnica es siempre la misma. Contactan a través de la aplicación de citas, quedan y todo marcha sobre ruedas en la primera noche. «Es un chico muy guapo con acento andaluz», nos dice nuestra fuente. «Dice que tiene 29 años y es pasivo. En el sexo es una pasada. Estuvimos toda la tarde y se ganó mi confianza, por lo que sacó información de los bancos con los que trabajo. Me dio muchos datos suyos familiares».

Lo que ocurrió después, el típico robo: le quitó el DNI en un momento de despiste, se lo dio a otra persona con la que estaba compinchada, fue al banco (recorrió varios) y sacó el dinero. Luego, cuando la víctima se había dado cuenta del robo, el ladrón ya le había bloqueado en el Grindr y no pudo contactar con él.

Hoy, cuando la víctima fue a denunciarlo, le dijeron que hay más casos como este en los últimos días, y que en todos se repite el mismo sistema.

Este es el testimonio real de de cómo sucedieron los hechos:

«Conocí al chico en Grindr y ayer, a las siete de la tarde, quedamos en mi casa para pasar la noche juntos. Desde el principio hubo muy buena conexión (en la cama congeniamos estupendamente) y hasta estuvimos planeando nuestro fin de semana juntos. Me estuvo hablando mucho de él, me dijo que es andaluz y que tiene 29 años, (aunque en Grindr pone 28) y es pasivo, muy buen pasivo [se ríe]. Me comentó que actualmente tiene un gimnasio con su hermana y que se ha dedicado desde los 17 años a lo compra y venta de negocios. También me estuvo hablando de su familia. Al parecer, su padre trabaja en Hacienda y su madre es jueza. Actualmente, está trabajando como personal en una tienda de ropa y ha estado alojado en una habitación de hotel hasta hoy, que le daban las llaves de un piso.

Enseguida cogí mucha confianza y fue entonces cuando comenzó a sonsacarme información: mi sucursal bancaria, mi trabajo…

Toda esta historia es la misma que, al parecer, le ha contado a otro chico que le denunció ayer por lo mismo.

Así que pasamos toda la noche juntos y, a la mañana siguiente, él se tenía que ir a las nueve al hotel, pero no se fue. Imagino que aún no había conseguido coger mi documentación y por eso estuvo poniendo excusas para quedarse. En un momento me dijo que me diera una ducha, que aún se va a quedar un rato más y que me vaya duchando y así salimos juntos (imagino que con el objetivo de quedarse solo). Le dije que tenía que hacer unas cosas en el ordenador y después tenía que recoger la casa. Así que él se puso a hablar por teléfono con su padre.

En un momento dado, se asoma a mi habitación y me dice: ‘Anda, tienes ahí la bici. ¿Puedo pasar a verla?’. Le dije que sí, obviamente, y entró en mi dormitorio. Ahí debió de ser cuando me cogió la documentación.

Finalmente se fue de casa. Al parecer se vio con un cómplice al que le dio mi documentación. Fue él quien se acercó al banco para sacar los 1200 euros de la cuenta. Me imagino que habrán pasado por varias sucursales, porque según las imágenes que he visto de las cámaras de seguridad tiene mucha menos barba que yo y no se parece mucho a mi fotografía.

Cuando me di cuenta le llamé y le pregunté por mi DNI, a lo que me respondió ‘yo no toco nada, nene’. Para cuando colgué, me había bloqueado de Grindr y posteriormente las llamadas. Fue imposible volver a contactar con él. Lo único que podía hacer era ir a poner una denuncia y tratar de recuperar mi dinero».

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.